La precariedad en Burger King: horarios que cambian "sin previo aviso" y 34 céntimos por nocturnidad

CCOO reivindica mejores condiciones laborales durante la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, poniendo el foco en la cadena de comida rápida, a la que pide que cumpla el convenio

Un momento de la movilización organizada por CCOO en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. FOTO: MANU GARCÍA
Un momento de la movilización organizada por CCOO en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. FOTO: MANU GARCÍA

Amparo lleva siete años trabajando en Burger King, por eso tiene mejores condiciones —aunque no mucho mejores— que muchos de sus compañeros que entraron a partir del verano de 2018, cuando cambió la propiedad de la empresa. Entonces, Burger King Spain (sociedad de la compañía Restaurant Brands Iberia) compró Megafood, el mayor franquiciado de la cadena en el país, por unos 100 millones de euros. Después llegó la precariedad. O mejor dicho, un aumento de la misma.

Amparo Parra fue una de las empleadas subrogadas por la compañía, donde “echas muchas más horas de las que marca el convenio, porque aquí sabes cuando entras a trabajar, pero no cuando sales”, dice la empleada durante una movilización organizada por CCOO en la plaza del Arenal de Jerez con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. La trabajadora cuenta que “siempre se echan horas de más en los cierres, si tienes que terminar a las dos de la mañana, se sale a las tres y media o las cuatro, y no te devuelven esas horas, ni te las pagan”. La nocturnidad se paga a 0,34 euros.

Ella, que tiene tres hijos, concilia su vida laboral con la familiar como puede, ya que “nunca tenemos los horarios a tiempo, los cambian de un día para otro sin previo aviso”, señala. Además, el hecho de que trabaje cuatro horas pero en dos turnos —dos por la mañana y dos por la tarde— le impide buscar otro empleo con el que compatibilizar éste y aumentar sus ingresos familiares. “Desde que entró Burger King Spain vamos de mal en peor”, dice sin tapujos, añadiendo que los compañeros que entraron después de efectuarse la compra “ganan 500 euros echando muchísimas horas, para llegar a 600 euros tienen que echar el doble de horas que nosotros —los subrogados—”.

José Luis Ferral, presidente del comité de empresa de Burger King Spain, hablando durante la protesta. FOTO: MANU GARCÍA

José Luis Ferral, presidente del comité de empresa de Burger King Spain, cuenta que “nos contratan por jornadas de cuatro horas pero las que realizamos son muy distintas”. “Se sabe cuando se entra pero no se tiene la certeza de cuando se sale”, añade, apuntando que el comité ya propuso a la empresa que los empleados trabajaran en turnos de cuatro horas ininterrumpidas y que hubiera más encargados por tienda, ya que “los que existen en la plantilla difícilmente cubren las necesidades de la empresa”. Pero no han atendido sus peticiones.

Las vacaciones es otro de los caballos de batalla de los trabajadores de Burger King. “No hay planificación, nos las asignan según actúe la venta. Irse de vacaciones es una actitud de riesgo, no se puede planificar nada”, añade Ferral. El comité también pide mayor inversión en prevención de riesgos laborales, ya que trabajan, normalmente, en cocinas pequeñas, con freidoras, planchas y tostadoras, que hacen que estén a altas temperaturas, pero "no hay buena ventilación”, explica.

Las bajas, además, pueden acabar en despido. “Nos lo pensamos mucho antes de ir al médico, no sea que no podamos trabajar por cuestiones de salud y nos despidan”, cuenta José Luis Ferral, quien añade que con estas condiciones, “hablar de vida familiar es hablar de ciencia ficción”. En Burger King, añade, “todo está supeditado a la venta, los trabajadores estamos en un segundo o tercer plano, no somos valorados y nuestro recambio es fácil y barato”.

Juan Carlos Mayo, secretario de organización de la Federación de Servicios de CCOO, da una cifra que muestra la precariedad de los trabajadores de Burger King: cobran 34 céntimos en concepto de nocturnidad, “por toda la noche”, una cantidad “irrisoria”. Para Mayo, el hecho de tener jornadas divididas en dos turnos hace que “los trabajadores de la cadena sean cada vez más pobres”, ya que “si nunca sabes cuándo vas a trabajar, no puedes buscar otro empleo para complementar tu salario”.

Trabajadores de Burger King, hablando con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

“Mejorar la estabilidad y la calidad en el empleo, la lucha por unos salarios dignos, acabar con la lacra de los accidentes y las muertes en el trabajo o la consecución de unas condiciones laborales y salariales en igualdad entre trabajadores y trabajadoras son algunas de las cuestiones que para CCOO son fundamentales abordar”, señala el sindicato en la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

CCOO critica que “mientras los salarios han subido de media menos de un 1% en los últimos cinco años, los niveles de precariedad en el trabajo han alcanzado cotas máximas. Una contratación temporal abusiva e injustificada, una tasa de desempleo 15 puntos por encima de la media europea, cifras de contratación de jornada a tiempo parcial involuntaria del 70% o una rotación de 5,6 contratos realizados por persona y año, hacen de la precariedad la norma que marca la generación de empleo en nuestra comunidad”.

El sindicato pide a los Gobiernos que “orienten sus políticas a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la derogación de las reformas laborales, el cumplimiento del Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), reforzar la acción de la Inspección de Trabajo, invertir en prevención y en protección de las personas trabajadoras, garantizar el sistema público de pensiones, agilizar la Renta Mínima de Inserción Social, recuperar e impulsar las Políticas Activas de Empleo y, por supuesto, fortalecer el conjunto de los servicios públicos”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído