La Junta busca esquivar el 'impacto ambiental' para dar vía libre a Cepsa en su refinería de San Roque

El Ejecutivo de PP y Cs califica el proyecto 'Fondo de Barril' como de interés estratégico para Andalucía pese al rechazo de los ecologistas: "En los movimientos de tierra se han cortado miles de acebuches y se han movido hasta restos arqueológicos"

La refinería de Cepsa en San Roque en una fotografía de archivo.
La refinería de Cepsa en San Roque en una fotografía de archivo.

Ecologistas en Acción va a denunciar la declaración de interés estratégico para Andalucía del proyecto Fondo de Barril, que ha desbloqueado la Junta esta misma semana. Esta iniciativa de Cepsa contempla la inversión de 1.000 millones de euros en tres años y la creación de 3.200 puestos de trabajo, según sostiene la multinacional.

La declaración del proyecto como de interés estratégico permitirá una tramitación preferente, prevista para el próximo otoño. Juan Bravo, consejero de Hacienda, Economía e Industria habló en una visita al Campo de Gibraltar el pasado mes de mayo del proyecto, lamentando su "paralización por una traba administrativa muy grande" que según ABC consistía en la autorización de la Declaración de Impacto Ambiental, que ahora pretende esquivar pese a su tramitación en curso. Con esta nueva estrategia, la Junta quiere dar vía libre a Cepsa que sostiene que dotará a la refinería de la "más moderna tecnología" mediante la instalación de una nueva unidad de hidrocraqueo que se llama LC-Fining.

Este hecho supone para Verdemar Ecologistas en Acción un "atentando contra nuestro patrimonio y el dominio público, sin que ni las instituciones públicas municipales y autonómicas hagan nada por remediarlo". Los ecologistas señalan que la ampliación se encuentra en trámite de exposición pública la Declaración de Impacto Ambiental y que, además, en las alegaciones existen denuncias de esquilmación de restos arqueológicos.

Una fotografía de la manifestación en San Roque este viernes contra la situación ambiental del Campo de Gibraltar.

"En los movimientos de tierra se han cortado miles de acebuches, otros del monte mediterráneo, y se han movido hasta restos arqueológicos", señalan desde la asociación, que va a denunciar la declaración de interés estratégico de este proyecto. El colectivo señala que Cepsa tiene como objeto adaptar su proceso productivo a las actuales exigencias de un mercado que demanda combustibles marinos con bajo contenido en azufre, algo que "sigue sin resolver los problemas climáticos por la utilización de combustibles fósiles": "El fuel ligero no tiene ningún beneficio climático", señalan, negando cualquier justificación ecológica que se apoye en el proyecto como escusa de la contaminación atmosférica en el transporte marítimo.

Para los ecologistas el coque "siempre es contaminante" y tiene incidencias como la emisión de su polvo, que aumenta las de tolueno, además de generar mucho ruido tras un proceso ininterrumpido de catorce horas, que da como resultado ese polvo tan volátil. Este tipo de plantas no suponen para la asociación ningún avance tecnológico como sostiene la Junta y Cepsa, sino que además están "obsoletas y anticuadas", ponen en peligro a la población circundante y han sido denunciadas en el País Vasco.

"La planta de coque es un horno que vuelve a cocer los residuos del petróleo para sacar algo más de diesel, un 5%, y un residuo sólido que es el carbón de coque, que se utiliza en las cementeras. Es sorprendente que sigan con proyectos, al parecer les interesa apurar más el petróleo, sobre todo en refinerías como esta, que procesan crudos pesados y ultra pesados", concluyen.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído