El mítico Estudio Joca, en peligro por las fotos del DNI 4.0, que se harán en comisaría: "Si cierro no sé qué voy a hacer"

Juan Oca, heredero del negocio que han regentado sus padres, con más de 50 años de vida, teme que el nuevo DNI le obligue a cerrar. "Voy a intentar potenciar las fotos de estudio", cuenta

Juan Oca, de Estudio Joca, en el local que tiene en la Asunción.
Juan Oca, de Estudio Joca, en el local que tiene en la Asunción. JUAN CARLOS TORO

Con 12 años, Juan Oca cogió su primera cámara de fotos. Se crió entre carretes y trasteando por el laboratorio del negocio familiar, Estudio Joca, que abrió en 1968, y que él regenta ahora, más de 50 años después de su nacimiento. El futuro de este mítico establecimiento de Jerez, que empezó en la calle Corredera, luego se trasladó al Arroyo para estar frente a la comisaría de Policía Nacional, y ahora se encuentra en la calle Paquera de Jerez, en la Asunción, al lado de las nuevas dependencias policiales, es incierto.

Hace unos días, una noticia dejó en shock a Juan: el DNI 4.0 no requiere que los ciudadanos lleven fotografías, se harán en las comisarías. El Ministerio del Interior calcula que afectará a un 10% de la facturación de las tiendas de fotografía, pero para tiendas como la de Juan, el destrozo es mucho mayor. “El 90% de mi negocio son las fotos de carnet”, confirma Oca cuando lavozdelsur.es visita el estudio.

El 2 de agosto entrarán en vigor estos cambios, para cumplir con el Reglamento UE 2019/1157 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de junio de 2019, reseñan desde el Ministerio del Interior. “La imagen facial y la huella ya no son solo imágenes o fotografías convencionales, ahora pasan a ser datos biométricos”, justifica la cartera que dirige Fernando Grande-Marlaska, en declaraciones a Newtral.

joca foto carnet050
Juan Oca, de Estudio Joca, fotografiando a un cliente. JUAN CARLOS TORO

Juan Oca hijo, desde que leyó la noticia, está dando “un cambio radical” a su negocio. Ha quitado mostradores, ha puesto artículos de papelería en liquidación y está vendiendo ordenadores que antes usaba para que los clientes personalizaran sus álbumes digitales. “Me tengo que centrar en salvar el negocio”, apunta. Tampoco descarta tener que cerrar. “Me daría mucha pena, por la historia que tiene, que se acabara de un día para otro”, dice, aunque es optimista a pesar de todo.

Juan Oca padre, amante de la fotografía desde muy joven, abrió la tienda en la calle Corredera en 1968. “A él lo querían meter en una imprenta, no le gustaba y empezó a hacer fotos por su cuenta”, cuenta su hijo. Filibel Garó, su mujer y madre de Juan, pronto empezó a echarle una mano en el negocio, hasta que en 1990 se hizo con las riendas del estudio. Ella se jubiló hace cinco años y fue entonces cuando Juan Oca hijo se quedó con la tienda.

Cuando empezaron las obras de la comisaría de Policía Nacional en la Asunción, Juan alquiló un local, en el número 11 de la calle Paquera de Jerez, para estar cerca de su principal vía de negocio. Durante tres largos años estuvo pagando el alquiler de ambos locales, hasta que pudo trasladarse definitivamente en enero del año pasado. Dos meses después, la pandemia lo obligó a cerrar. “He ido a trancas y barrancas hasta ahora. No me ha dado tiempo de que el negocio funcione de otra cosa que no sea la foto carnet”, cuenta Juan.

joca foto carnet048
Juan Oca, en su estudio. JUAN CARLOS TORO 

“Estoy intentando adaptarme. Voy a intentar potenciar el estudio”, relata. Quiere dedicarse a niños, embarazadas y mascotas, sobre todo. “Quiero reactivar las posibilidades que puedo tener en fotos de estudio”, dice. Ahora hace unas tres o cuatro al mes, y cree que “puede haber negocio”. Entre eso y las bodas o comuniones espera salvarse, aunque ahora mismo está todo “muy parado”. "Estando con mi madre hacíamos entre 150 y 200 comuniones al año. Este año he hecho dos, y da gracias, porque el año pasado, ninguna”.

Las fotos carnet son el sostén de Estudio Joca en estos momentos. Antes, en el Arroyo, hacía más de 30 diarias. Ahora está en unas 20. Hay negocios cerca que también ofrecen estos servicios, y un fotomatón frente a la comisaría. Todo influye. “Cuando leí la noticia, cerré la tienda y fui a preguntar a la Policía Nacional. Me dijeron que sería para el año que viene, pero se ve que es inminente…”, señala Juan.

A sus 45 años, Oca lleva siendo fotógrafo toda su vida. “Ha sido mi pasión desde siempre”, dice. Su idea siempre ha sido jubilarse en el estudio, pero ahora ve peligrar su futuro. “Si cierro no sé qué voy a hacer. No tengo paro, ayudas no hay, y nadie me va a dar trabajo”. “Me voy a centrar en hacer publicidad para levantar esto”, señala Juan. “En volver a los orígenes”.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído