Encerrados una semana para nada: el SAS da el alta laboral a un jerezano a la espera de las PCR de su familia

Una familia de la zona Sur denuncia lo que los sanitarios llevan días denunciando, la tardanza para hacer las pruebas, y que el criterio para mandarlas no funciona correctamente

El centro de salud de Jerez Sur, en una imagen de archivo.
El centro de salud de Jerez Sur, en una imagen de archivo.

Un joven matrimonio jerezano ha puesto su propio ejemplo para desmontar la versión del SAS de que no se están mandando pruebas de PCR para más de una semana. La denuncia pública partió de los propios sanitarios, que explicaban la saturación de los laboratorios, no por falta de personal, porque "ya están al 100%".

El caso de esta familia va más allá, porque explican que se les exigió un confinamiento que el propio SAS suspende antes de conocer los resultados. La historia es la siguiente. Un pequeño bebé de 10 meses comenzó con fiebre hace unas dos semanas. El hermano mayor y la madre también tuvieron fiebre. Del bebé, les dijeron en el centro de salud que sería alguna infección propia de la edad, de los meses en los que salen los dientes.

"En principio, no nos quisieron mandar la PCR a nosotros, pero les dije que mi hermano y mi padre son de riesgo, así que al final nos la mandaron". Eso fue el 19 de agosto. También mandaron la PCR al padre de la mujer, el abuelo del bebé. "Yo tenía", explica la madre, "fiebre, diarrea, no podía con mi cuerpo". Las pruebas se las realizan el jueves. "A mi padre se las mandaron para el 29 aunque luego se la han cambiado al 27 como a mí".

Al pedir las pruebas, la propia doctora llamó al marido de la mujer, uno de los convivientes de esta familia de la zona Sur de Jerez, para que procediera a aislarse como sospechoso, dentro de la operativa normal de rastreos. "En el tiempo que yo volvía del centro de salud ya me lo encontré en casa". En total, una semana encerrados a la espera de las pruebas de la mujer, del hijo mayor y del padre.

La sosrpresa ha llegado cuando pasado ese tiempo, sin ninguna explicación, le han dado el alta. "Que viene de arriba la orden de dar el alta nos han dicho", denuncia. Una vez que le llega el fin de la baja, el empleado de una empresa lo ha comunicado a sus jefes. "Le han dicho que ni se le ocurra ir a trabajar". Calculan que perderán entre 100 y 120 euros por no tener esa baja, por los días que oficialmente constarán oficialmente como no trabajados, a la espera de conocer los resultados de las PCR en su familia. En este caso, tanto el hombre, que es principal sustentador, y la empresa, son las perjudicadas al mantener una mayor autoexigencia frente a lo que el SAS les ha indicado.

"En la empresa le han pedido que a ver si podían dar la baja otra vez. En Salud Responde nos han dicho que si es la doctora la que ha dado el alta, que no pueden hacer nada. Al final es que es estar de baja para nada, porque puede contagiar si resulta que tiene el virus", lamenta.

Este testimonio va en la línea de lo ya denunciado por los propios sanitarios. En concreto, hablan de órdenes de la dirección sanitaria para reducir el número de pruebas de PCR. Como publicaba lavozdelsur.es este martes, "desde el hospital envían mensajes que los médicos consideran contradictorios: por un lado, se les pregunta si todas esas pruebas son realmente necesarias; por otro, Andalucía mantiene el menor nivel por habitantes de todas las comunidades de España, porque hay menos brotes, pero también porque hay menos capacidad de realizarlas".

En paralelo, el Gobierno debatirá si se darán bajas a los padres y tutores en el caso de que, derivado de la vuelta a clases, un menor sea aislado por entrar en contacto con un positivo en la aulas. Antes de que llegue esta situación, es un ejemplo de las dificultades que suponen los aislamientos preventivos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído