La emotiva carta de un alumno nada estudioso a su profesora fallecida: "Hiciste que tuviese ganas de ir a clase"

La muerte de Mónica Gómez-Salvago ha conmocionado a la comunidad educativa del Instituto San Isidoro de Sevilla

La emotiva carta de un alumno nada estudioso a su profesora fallecida.
La emotiva carta de un alumno nada estudioso a su profesora fallecida.

La muerte de Mónica Gómez-Salvago, una profesora de 58 años de Lengua y Literatura, ha dejado un hondo pesar en la comunidad educativa del Instituto San Isidoro de Sevilla

En la puerta del centro, sus alumnos han improvisado un altar en el que han colocado flores y cartas. Las mismas han sido compartidas a través de las redes sociales. 

Una de ellas ha llamado mucho la atención, la de un chico "repetidor de dos cursos. Ahora estoy en Tercero. Nunca he sido muy estudioso y siempre he estado desganado en este sentido, pero este curso Mónica ha conseguido lo que ningún profesor, que este trimestre no me haya quedado ninguna asignatura". 

"Mónica ha conseguido lo que ningún profesor, que este trimestre no me haya quedado ninguna asignatura"

El alumno le daba las gracias a su profesora, que llevaba dando clases en el instituto desde el año 2010, por haberle devuelto "el interés por el instituto gracias a sus clases. Mónica es, para mí lo sigue siendo, una persona magnífica, no solo como profesora. Llegó a establecer relaciones con los alumnos que hacían que tuviésemos ganas de ir a clase. Mónica me ha comprendido y ayudado como nadie no la he hecho nunca".

Sobre el autor:

R. G.

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de 'Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino' y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por contar la vida en lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído