El violador del Tamarguillo reconoce los hechos y pide perdón a su tercera víctima de agresión sexual

Miguel Ángel F.D., que fue condenado en 2006 por violación y recientemente a 14 años de cárcel por matar e intentar violar a otra mujer en el sevillano Parque Amate, se enfrenta a otros doce años de prisión por este nuevo caso

Un momento del juicio celebrado en Sevilla. FOTO: Europa Press
Un momento del juicio celebrado en Sevilla. FOTO: Europa Press

Miguel Ángel F.  D., acusado como presunto autor de un delito de agresión sexual y un delito leve de lesiones contra una mujer en agosto de 2017 cuando ésta practicaba footing en el Parque Tamarguillo de Sevilla y condenado recientemente a 14 años de prisión por la Audiencia por matar e intentar violar a otra mujer en julio del mismo año en el Parque Amate, ha reconocido los hechos ocurrido la tarde noche del 28 de agosto y ha pedido perdón a la víctima cuando ha hecho uso de su derecho a la última palabra.

La Sección Primera de la Audiencia de Sevilla ha acogido este martes el juicio, que se ha celebrado a puerta cerrada, contra Miguel Ángel F.D., nacido en Badajoz en septiembre de 1978. La vista oral se ha desarrollado poco más de 45 minutos, después de que el acusado haya reconocido los hechos recogidos en el escrito de acusación del Ministerio Público.

Posteriormente, ha accedido a la sala la víctima, A.F.G., cuya declaración ha sido rápida, corroborando los hechos denuncias y respondiendo a las preguntas "necesarias", evitando así "una segunda victimización y un morbo innecesario", según ha trasladado a los medios la presidenta del tribunal, la magistrada Auxiliadora Echávarri. Tras esto, las partes han renunciado a las testificales previstas, siendo oída por la Sala únicamente la declaración de dos médicos forenses.

En virtud de lo desarrollado en la vista oral, la Fiscalía, a lo que se ha adherido la acusación particular, ha rebajado de 15 a doce años su petición de prisión para Miguel Ángel F.D., pues ha tenido en cuenta la atenuante de confesión, pues el acusado se presentó personalmente en septiembre de 2017 ante la Policía Nacional para poner en conocimiento de los agentes lo ocurrido. Además, hoy también ha reconocido los hechos, según ha trasladado a los medios la representante del Ministerio Fiscal. Si bien, la defensa no ha pedido a la Sala que se tenga en consideración las atenuantes de drogadicción y alteraciones psíquicas.

El Ministerio Público, de otro lado, ha reclamado para el acusado prohibición de aproximarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro donde se encuentre a una distancia inferior de 500 metros; y comunicar con ella durante un periodo de 17 años. Por el delito leve de lesiones, el Ministerio Público solicita dos meses de multa con una cuota diaria de diez euros.

Igualmente, la Fiscalía, según su escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, pide medida de libertad vigilada por plazo de diez años una vez cumplida la pena privativa de libertad; así como que el encausado, que actualmente se encuentra en prisión por el crimen del Parque Amate, indemnice a la víctima con 75.561,45 euros por las lesiones físicas y las secuelas psicológicas derivada de los hechos.

La representante de la Fiscalía ha señalado a los medios que el abogado del acusado, Miguel Rivera Casado, ha puesto en conocimiento de las partes que ha desistido del recurso que tenía presentado contra la sentencia de la Audiencia de Sevilla que condenó a su cliente a 14 años de prisión por el crimen del Parque Amate.

Además, la fiscal ha instado al tribunal a que no se le aplique el tercer grado al acusado, en prisión preventiva desde septiembre de 2017, hasta que no cumpla la mitad de la pena.

Tercera víctima

Por su parte, el abogado del acusado, que también lleva la defensa de Bernardo Montoya, el acusado del asesinato, detención ilegal y agresión sexual de la joven Laura Luelmo en El Campillo (Huelva), no ha hecho alegato de defensa. Haciendo uso de su derecho a la última palabra, Miguel Ángel F.D. ha mostrado su arrepentimiento por estos hechos y ha pedido perdón a la que es su tercera víctima, tras la del Parque Amate y a otra mujer que fue violada y por cuyos hechos el acusado fue condenado por la Audiencia Provincial de Mérida en junio de 2006 a nueve años y seis meses de prisión.

Rivera, en declaraciones a los medios, ha expresado que su cliente, como ya hiciera en el juicio del crimen del Parque Amate, ha pedido perdón a la víctima y a los familiares y ha manifestado de forma "indubitada" su arrepentimiento.

Según ha insistido, las veces que lo ha visitado en prisión "su arrepentimiento se ve sólido y tiene pensamiento de someterse a programas de rehabilitación y deshabituación para rehacer su vida y abandonar esta trayectoria". Aunque ya ha hecho algunos programas y cursos, que abandonó, sobre consumo de alcohol y drogas, ahora "está decidido" también a programas de "reeducación sexual" con vista para su reinserción social.

Confesión

El acusado ha reconocido "todos" los hechos recogidos en el escrito de acusación de la Fiscalía desde "el primero al último". Así, sobre las 21,15 horas del 28 de agosto, Miguel Ángel F.D., se encontraba caminando por el Parque del Tamarguillo, mientras A.F.G. practicaba footing en sentido contrario a su marcha.

Al cruzarse el acusado con ella, "de manera sorpresiva", le golpeó fuertemente en el hombro izquierdo haciéndole caer al suelo. A continuación, cuando la mujer trató de levantarse, el acusado con la intención de vencer su resistencia le propinó un fuerte puñetazo en la cara que le hizo caer de nuevo al suelo donde la agarró fuertemente del cuello para levantarla a pulso.

Este momento fue aprovechado por la víctima para tratar de huir corriendo, lo que no consiguió al ser alcanzada por el acusado que la sujetó fuertemente por el pelo tirando de ella hacia atrás hasta que cayó al suelo para de este modo arrastrarla hasta hacerle caer por un terraplén y una vez en el fondo del mismo de nuevo sujetarla con fuerza pasándole su brazo por el cuello.

Sujetándola de esta manera la arrastró unos 200 metros hasta situarse junto a un canalón subterráneo donde le conminó para que entrase. Ante la negativa de la víctima a hacerlo y pese a las suplicas de ésta, el acusado la arrojó nuevamente contra el suelo, la colocó boca abajo ejerciendo fuerza sobre ella para impedirle cualquier movimiento y "le ordenó que no se le ocurriera gritar ni pedir ayuda, manteniéndola así varios minutos hasta que llegó la noche".

Una vez oscureció, el acusado, "movido por el ánimo de satisfacer sus libidinosos deseos", despojó a la mujer del pantalón de deporte que llevaba y de la ropa interior y se dirigió a ella diciéndole "te voy a follar por delante y por detrás", ordenándole a continuación que se quitase la camiseta y el sujetador y que "se pusiese a cuatro patas para entonces situarse sobre ella y comenzar a restregar su pene contra su cuerpo".

Inmediatamente después le ordenó que se tumbase boca arriba y que no le mirase. Una vez ella, "viéndose incapaz de cualquier defensa, hizo lo que el acusado le ordenaba", éste se colocó sobre ella, le tapó a la cara para impedir que le viese echándole el pelo sobre los ojos y colocándole su camiseta en la cara "comenzando entonces a lamerle todo el cuerpo al tiempo que se dirigía a ella de manera vejatoria con el ánimo de así aumentar su satisfacción, preguntándole si tenía un hombre en casa y qué le gustaba hacer con él". Finalmente el acusado penetró vaginalmente a la mujer hasta llegar a eyacular.

Miguel Ángel F.D. fue detenido el 2 de septiembre de 2017 por la Policía Nacional por estos hechos, cuya investigación permitió esclarecer su vinculación con el crimen del Parque Amate, por el que fue juzgado por un jurado popular el pasado mes de noviembre y condenado un mes más tarde por la Audiencia de Sevilla a 14 años de cárcel.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído