El rebrote en Alemania: 650 infectados y 7.000 aislados en uno de los mayores mataderos del país

Las autoridades se han visto obligadas a volver atrás en su desescalada, con el cierre de colegios, mientras peligra el 20% de la producción cárnica debido a la paralización de la empresa

La campaña de test masivos a sus empleados, a comienzos de junio. FOTO: Tonnies
La campaña de test masivos a sus empleados, a comienzos de junio. FOTO: Tonnies

Las autoridades alemanas han decretado una vuelta atrás en la desescalada en la región de Renania del Norte-Westfalia, después de un rebrote de coronavirus que ha afectado principalmente a la empresa Tönnies, uno de los mayores mataderos del país. Diversas agencias y medios nacionales indican que, por el momento, afecta a 650 personas que han dado positivo, los cuales se suman a otros 7.000 que están aislados a la espera de saber si también lo están. La empresa había realizado test a sus empleados semanas atrás, algo que no ha impedido este brote.

Esto ha generado el mayor parón abrupto en una región europea en la segunda oleada, por lo que de forma regional no hay muchas dudas entre las autoridades de calificarlo como rebrote. Los positivos se han ido dando desde el comienzo de la semana. A raíz de esto, el Gobierno alemán y los gobiernos federales -similares a los autonómicos de España- han decidido que finalmente los colegios no abrirán hasta el curso que viene, mientras se debatía si hacerlo en los próximos días ya que el curso escolar acababa oficialmente el 29 de junio, y los grandes eventos, mínimo, serán cancelados hasta octubre.

Estas empresas se nutren principalmente de trabajadores precarios del Este de Europa, uno de los mayores secretos de la industria de transformación en Alemania, de la que suele presumirse que basa su eficiencia en el conocimiento técnico y la preparación. Pero no es así. Muchos de estos empleados compartían pisos en condiciones difíciles, sin posibilidad de mantener en las viviendas una distancia social. Eso, sumado al contacto prolongado entre convivientes y no convivientes en el puesto de trabajo, ha provocado un rebrote muy importante para la región y el país que Europa mira con preocupación.

Por otro lado, el golpe para la producción alemana es muy importante. Cerca del 20% de la producción cárnica del país, mientras el matadero siga cerrado, podría perderse. La razón es que los ganaderos de la zona no tienen en sus granjas espacio para albergar a los animales a los que les esperaba el final, mientras las crías siguen creciendo. No hay fecha para la vuelta a la normalidad de la empresa, pero, salvo la posibilidad de encontrar recambio rápido para casi 5.000 empleados de baja, todo hace indicar que poco o nada se puede hacer. "El coronavirus sigue aquí", ha advertido en multitud de ocasiones la canciller alemana, Angela Merkel. La empresa se expone ahora a una investigación de la que, con probabilidad, surgirán sanciones.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído