"El negocio de los comedores escolares no está controlado por la Junta y perjudica a las familias"

Las AMPAS reclaman una mayor fiscalización para evitar "el negocio fácil de estas empresas". "Imbroda dijo que contarían más con las PYMES y mejorarían la calidad, y no ha sido así"

Imbroda y Moreno, en una  imagen de archivo. FOTO: JUNTA
Imbroda y Moreno, en una imagen de archivo. FOTO: JUNTA

Las AMPA de Sevilla han denunciado que los comedores escolares están fuera de control por parte de la administración, en detrimento de la calidad de los platos servidos a los alumnos andaluces, mientras que se lucran gracias a la externalización del servicio por parte de la Junta de Andalucía. En un comunicado, Escuela de calor explica que "desde hace años venimos denunciando el actual sistema de gestión de los comedores de los centros públicos andaluces. Una gestión que prima, por cuestiones meramente económicas, que no cuenta con control y fiscalización por parte de la Administración de la Junta y que carece además de la transparencia que como familias usuarias del servicio desearíamos tener".

"Somos precisamente nosotras las Ampas y familias las que en numerosas ocasiones hemos dado la voz de alarma y hemos denunciado como las empresas que gestionan el servicio de comedor incumplen los criterios recogidos en los pliegos de contratación e incluso del propio plan Evacole", señalan.

Al inicio de este curso "fuimos testigos de cómo el nuevo consejero de educación, el señor Javier Imbroda, manifestaba su intención de mejorar la gestión de los comedores escolares, apostando por unos nuevos criterios que favoreciesen la participación de las Pymes y una gestión de cercanía. No obstante, pudimos comprobar que nada más lejos de la realidad y que en los nuevos pliegos de contratación se recogían de nuevo criterios que favorecían a las grandes empresas y oligopolios de siempre, como ejemplo el hecho de que se concediesen 80 puntos sobre 100 por volumen de negocio, y tan sólo 30 sobre 100 por criterio de cercanía".

A la denuncia pública se suma que, con una nueva regulación, los progenitores deben "notificar las ausencias con 3 días de antelación, si no queremos que se cobre el menú". Al inicio de curso Escuela de Calor y FAMPA denunció esta situación e instó a la administración "a que rectificase, las familias no tenemos dones adivinatorios y no podemos prever cuándo nuestros hijos e hijas van a ponerse enfermos, además de que a lo largo del curso suceden otras causas sobrevenidas e imprevisibles".

Por otro lado, señalan que "la empresa Aramark, sin aún haber terminado el proceso de adjudicación, ya estaba enviando a los centros circulares donde notificaban que las ausencias se tenían que avisar con 3 días de antelación, y fue la propia APAE (Agencia Pública Andaluza de Educación) la que admitió que había instado a esta empresa a rectificar. ¿Nos está diciendo la administración que una empresa que gestiona el servicio de comedor había intentado cometer una ilegalidad? ¿Por qué la APAE que fiscaliza la gestión de estas empresas no tuvo conocimiento de este hecho hasta que las familias denunciamos?".

A pesar de todo, "nuestras denuncias para eliminar este criterio la administración continúa adelante, eso sí, tranquilizando a las familias puesto que se considerará justificada la ausencia si las familias aportamos justificante médico en las 48 horas siguientes. Ello es porque "no todas las ausencias son por enfermedad, teniendo en cuenta que también hay familias que tienen el servicio de comedor subvencionado y que en este caso hablamos de dinero público que revierte de esta manera fácilmente a las empresas, nos encontramos con que la Consejería de educación nos exige algo que administrativamente no es viable, los y las profesionales sanitarios NO facilitan justificantes para centros educativos, esto corresponde a los tutores o tutoras legales del alumnado (Ley Orgánica 8/85 del 3 de Julio y 41/2002 del 14 de Noviembre)".

A juicio de Escuela de Calor, esto demuestra "ignorancia, ineptitud o bien el hecho de que nuestros y nuestras responsables no han pisado jamás la educación pública, y que en cualquier caso se debe rectificar y eliminar este criterio que viene a favorecer los intereses económicos de las empresas por encima de los de las familias usuarias de los comedores escolares".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído