El conflicto en una central de alarmas entre un delegado sindical "radical" y un gerente "irrespetuoso"

Los empleados interponen una denuncia ante la Inspección de Trabajo tras no llegar a un acuerdo durante las negociaciones de convenio. El gerente sostiene que "estamos aplicando el sectorial conforme a la Ley"

Instalaciones de Ibercra, en una imagen reciente.
Instalaciones de Ibercra, en una imagen reciente.

Una denuncia ante la Inspección de Trabajo de Cádiz pide a la autoridad laboral que vele por los intereses de los empleados de la empresa Ibercra, una central receptora de alarmas con base en Jerez, ante la “indefensión” que aseguran que sienten los trabajadores, “algo que está mermando los ánimos de gran parte de la plantilla”.

La compañía, según el relato de la denuncia presentada ante la Inspección de Trabajo, a la que tiene acceso lavozdelsur.es, “incumple sistemáticamente tanto el convenio colectivo como el artículo 14 de la Constitución Española —“los españoles son iguales ante la Ley”— actuando de forma discriminatoria". La versión de los empleados descontentos es que la empresa, tras caducar el convenio colectivo, “comienza una negociación en la que se cierra en banda a aplicar ninguna mejora, presentando incluso propuestas que están por debajo del Estatuto de los trabajadores”.

Ángel Borrego, gerente de Ibercra, asegura en declaraciones a lavozdelsur.es que no se llega a un acuerdo tras cinco reuniones con los representantes de los trabajadores —“todas ellas a petición de la empresa”— por la negativa del comité a negociar. “Había un escollo insalvable porque decían que pagamos poco de nocturnidad y propusimos un aumento del 25% en 2020 e igualar con el sectorial en 2025. Pero dijeron que no”, explica.

La misiva enviada a la Inspección de Trabajo recoge que “tras la negociación fallida, y viendo que tiene que aplicar el convenio sectorial, la empresa comienza represalias contra algunos trabajadores, principalmente con dos despidos, según la empresa por motivos económicos, sin demostrar pérdidas, uno de estos trabajadores en periodo de lactancia”. Borrego lo desmiente y alude a motivos económicos, ya que diversos clientes les adeudan cantidades superiores a los 300.000 euros.

“Ahora estamos luchando para que Hacienda nos devuelva el IVA de los 180.000 euros que nos adeuda una empresa de Sevilla que ha cerrado, pero no podemos dar de baja a sus clientes porque tienen contrato en vigor”, reseña Borrego a modo de ejemplo, quien añade que “somos una empresa modelo, siempre cumplimos con Hacienda y nunca hemos tenido un conflicto con los trabajadores”. Hasta ahora.

Los representantes de los trabajadores también critican que la empresa, “de forma unilateral”, ha modificado los turnos de trabajo de diciembre y enero, asignando turnos fijos y todos los festivos de diciembre a los trabajadores que la compañía “considera culpables de reclamar sus derechos, incumpliendo así el artículo 8 del convenio sectorial de seguridad privada, que hace referencia al principio de igualdad”, reseñan.

Debido a ello, “habrá trabajadores que no podrán conciliar la vida familiar ni pasar las fiestas con sus seres queridos”, señalan los representantes de la plantilla. “El jefe nos ha empezado a faltar el respeto, dice que estamos podemizando a la plantilla”, denuncia uno de los empleados. El gerente, Ángel Borrego, señala que el delegado sindical, “bajo mi punto de vista, es un poco radical”, y no entiende que Ibercra hayan enviado a la inspección de trabajo a las instalaciones. "La pasamos sin problemas”, señala. “No nos ha llamado nadie para negociar, ni para quejarse, ni para plantear nada, estamos aplicando el convenio sectorial conforme a la Ley”, añade Borrego.

La denuncia ante la autoridad laboral también critica los turnos de doce horas asignados los fines de semana, algo que el gerente justifica diciendo que “si ponemos turnos de ocho horas los sábados y domingos implicamos a más gente los fines de semana”, y defiende la legalidad de estos turnos. La ausencia de pausas visuales de descanso —“siendo trabajos de atención máxima en el ordenador al ser una central receptora de alarmas de vigilancia 24 horas”—, de un plan de emergencia por incendios o la deficiente instalación eléctrica son otras de las quejas de los representantes de la plantilla.

Los representantes sindicales de Ibercra, en un comunicado remitido a los medios, señalan que la empresa, “que tiene contrato con el Ministerio de Defensa, ha comenzado una caza de brujas contra algunos trabajadores, después de que éstos solicitaran una negociación del convenio por caducidad del que tenían”. Además, “sin ánimo en ningún momento de negociar se ha negado en todo momento a las peticiones de los trabajadores y sus representantes, que hasta ese momento tenían un convenio inferior al sectorial”.

El gerente, Ángel Borrego, que fundó la compañía en 2009 después de estar muchos años trabajando en el sector, se enorgullece de ser “una de las mejores centrales de alarmas del país”, y una de las pocas de estas características que hay en Andalucía. “Una mosca cojonera como esta no me la he encontrado en mi vida”, lamenta, “emocionalmente te jode vivo, y más cuando han llamado a la prensa cuando el convenio colectivo —el sectorial, que sustituye al propio que tenía la empresa— está en vigor desde 1 de noviembre”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído