¿Cuántos edificios de la Junta tienen uralita?

El diputado Ismael Sánchez, de Unidas Podemos por Andalucía, pregunta al Gobierno andaluz cuándo se va a retirar el amianto en edificios públicos de la administración andaluza

Un techo de uralita, en una imagen de archivo.
Un techo de uralita, en una imagen de archivo.

“El amianto, o asbesto, es uno de los componentes del fibrocemento, un material de construcción que en España fue comercializado por la empresa Uralita, de ahí que comúnmente se conozca como uralita. Está compuesto por fibras microscópicas que pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente para que representen un riesgo respiratorio y está comprobado científicamente que este material provoca cáncer”, así se recoge en la iniciativa que ha registrado el diputado de Unidas Podemos por Andalucía, Ismael Sánchez y en la que se plantea la retirada de este peligroso material de los edificios públicos de la Junta de Andalucía en toda la provincia sevillana.

Ismael Sánchez, que ya ha solicitado en numerosas ocasiones la retirada del amianto en los centros educativos sevillanos, recuerda que este material se ha usado en una gran variedad de productos manufacturados ya que era muy rentable para las empresas por sus propiedades aislantes o de resistencia al calor y a las llamas y su bajo costo. Por ello, ha registrado una iniciativa parlamentaria en la que interpela a la Dirección General de Patrimonio de la Consejería de Hacienda y Financiación Europea si tiene inventariado todos los edificios públicos titularidad de la Junta de Andalucía con amianto en sus infraestructuras o instalaciones y cuándo se prevé proceder a la retirada del amianto de todos estos edificios públicos.

El diputado recuerda que el simple hecho de estar en contacto con el amianto no supone casi riesgo para la salud, pero la situación cambia cuando el contacto es prolongado y se manipula el material de manera que las fibras pasen al aire y sean fácilmente respirables. Esto sucede en derribos, trabajos como el corte, taladro, rotura o cuando el material está muy envejecido. De esta manera, las fibras pueden adherirse a la ropa y el riesgo de pasar al aire respirado aumenta.

Por ello, Ismael Sánchez demanda “una actuación planificada y urgente de la Junta de Andalucía, de forma que no se ponga en peligro la salud de las personas”, entendiendo que este material está presente en tejas de recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, tuberías, productos de cemento, y que las enfermedades que puede provocar son las del aparato respiratorio, siendo el cáncer de pulmón la más mortal de las enfermedades que afectan a las personas expuestas al amianto

“En diciembre de 2001 España se adelantaba al plazo máximo previsto por la UE y prohibía la comercialización y el uso del amianto blanco, el único tipo que todavía seguía siendo utilizado. Las variedades más perjudiciales para la salud, el amianto azul y el amianto marrón, fueron prohibidas en nuestro país en 1984 y 1993, respectivamente”, destaca Sánchez Castillo en su iniciativa- “Sin embargo, aún queda amianto en construcciones anteriores a la prohibición, edificios públicos donde se expone a las personas que viven allí y sus alrededores, ya que el amianto empieza a deteriorarse a partir de los 30 a 35 años” ha finalizado el diputado.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído