¿Cuándo podré ir a comprar ropa? ¿Y a una gran superficie? Así será la desescalada de los comercios

El Gobierno de Pedro Sánchez permitirá abrir antes a las pequeñas tiendas, ya que las grandes aglomeraciones pueden ser focos de nuevos contagios

El interior de la tienda Mariquita Trasquilá en Trebujena. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
El interior de la tienda Mariquita Trasquilá en Trebujena. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

El camino hacia la nueva normalidad que plantea el Gobierno estará marcado por el desarrollo de 4 fases. La fase 0 es la actual y se prolonga hasta el 11 de mayo, cuando empiece la fase 1. A partir de ahí, cada dos semanas se seguirá avanzando gradualmente. Si hay repuntes de contagios en cada provincia, cabe la posibilidad de que no se avance o, incluso, de que se retroceda a una fase previa. Siguiendo el mejor de los calendarios, así es como se desarrollará la actividad comercial.

Fase 0 (previsto del 4 al 11 de mayo) - Establecimientos con cita previa

Se permitirá la atención individual para una tímida reactivación económica. Sánchez, en su comparecencia, ha puesto como ejemplo la recogida de comida, pero también la actividad con atención individual. No ha especificado si, por ejemplo, podrán ser tiendas de ropa, trajes a medida, peluquerías...

Fase 1 (previsto del 11 de mayo al 25 de mayo) - Apertura de pequeños comercios

Pedro Sánchez habla de apertura de pequeños comercios “en condiciones de estricta seguridad”, pero ha especificado que no en grandes superficies, “donde son más probables las aglomeraciones”. Así, la reactivación comenzará por las tiendas de toda la vida: informática, ropa, joyería... Queda saber con detalle, algo que explicará llegada la fecha, si afecta a los que cuentan con denominación de Centro comercial abierto, que suelen ser calles comerciales y sus aledaños. Son tiendas al aire libre, y no grandes superficies en el sentido de centro comercial cerrado.

Fase 2 (previsto del 25 de mayo al 8 de junio) - Cines sí, pero centros comerciales no

Curiosamente, sí se permite la apertura de cines con aforo limitado, pero la realidad actual es que muchos de ellos se encuentran en centros comerciales, por lo que está por ver cómo se implementa esta medida. Aún permanecerá abierto el comercio de toda la vida.

Fase 3 (del 8 de junio al 22) - Apertura de grandes superficies, con limitaciones

El presidente del Gobierno ha especificado que se permitirá la apertura de toda la actividad comercial podrá abrir en esta fase, salvo cambios, pero contará con limitaciones, concretamente dos muy importantes: el aforo quedará restringido al 50% de la capacidad del local, garantizando en todo caso en cada momento una distancia de dos metros de seguridad entre personas.

La nueva normalidad (a partir del 22 de junio hasta que haya una vacuna o tratamiento efectivo) - Grandes medidas de seguridad

El uso de mascarillas se recomienda para estar en espacios públicos cerrados desde la fase 0. Sánchez ha hablado de medios de transporte públicos, pero son estos solamente algunos de ellos. Ir a una tienda con mascarilla, contar con dispensadores de geles hidroalcohólicos... Todo ello será básico haya los casos que haya en cada provincia. Para esta época, se irá permitiendo la movilidad entre territorios, por lo que aunque no haya casos en la zona, estos pueden venir importados de otros puntos de España o, pasado el tiempo, incluso, del extranjero. En definitiva, la cuestión es que no existe la certeza absoluta.

Las dudas que plantea este desescalamiento: ¿Qué pueden hacer los trabajadores?

Si bien el contacto se regulará con muchas precauciones y distancia de clientes, los trabajadores pueden ser vectores de contagio. Necesitarán mascarillas, preferente, si las hubiera FFP2. Si no, al menos quirúrgicas. Estas no impiden contagiarse, pero bien usadas, sí limitan el contagio a otros. Será necesaria la higiene frecuente después de cada contacto. Todo apunta a que la ropa que se pruebe deberá dejarse en aislamiento unas 48 horas para evitar contagios posteriores. Esto plantea retos en los almacenes, y en cómo se desplaza hasta el lugar indicado las prendas usadas. La guía para estas prácticas puede ser la del comercio que se ha mantenido abierto, el de alimentación. Los clientes han pasado con cuidado, y se les ha provisto de guantes a su llegada, facilitando incluso el uso de geles. A fin de cuentas, las aperturas llevan obligaciones de medidas de seguridad, y sólo si existen materiales suficientes, podrán llevarse a cabo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído