Cádiz Abolicionista, el colectivo de mujeres que quiere eliminar la prostitución en la ciudad

Un grupo de mujeres apuesta por poner encima de la mesa debates como el de la eliminación de la prostitución, los vientres de alquiler o la pornografía: "El cuerpo de la mujer no es una mercancía"

Mujeres integrantes de Cádiz Abolcionista, preparando material para el 8M. FOTO: EULOGIO GARCÍA ROMERO
Mujeres integrantes de Cádiz Abolcionista, preparando material para el 8M. FOTO: EULOGIO GARCÍA ROMERO

“Hay quien dice que la prostitución es un trabajo, pero nosotras pensamos que el cuerpo de la mujer no es una mercancía”, afirma Maica Romero, portavoz de Cádiz Abolicionista, un colectivo de reciente creación que aglutina un movimiento que aboga por el fin de la prostitución, los vientes de alquiler y la pornografía. “Queremos poner nombre a cosas que existen y que no se querían ver, como que un hombre se va de putas y abusa de mujeres, es increíble que lo hayamos normalizado”, agrega.

El colectivo, que prepara su participación en la jornada del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, al margen de la comisión 8M, acudirá “como bloque abolicionista a la manifestación convocada al considerar que es un día no para señalar lo que nos separa, sino para visibilizar nuestras ganas de luchar para que Cádiz sea considerada ciudad abolicionista”, señalan en un comunicado. La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que más del 90% de las mujeres explotadas sexualmente proceden de la trata, tan solo un 1% se dedica a la prostitución de lujo y alrededor del 5% afirman que han elegido libremente esta actividad”, señalan.

“El 95% restante reconoce que lo hacen por necesidad y obligadas”, insisten desde Cádiz Abolicionista. Su portavoz, Maica Romero, cuenta que el colectivo lo forman mujeres que proceden de otros colectivos de la ciudad. “El de la prostitución, la pornografía y los vientres de alquiler es un debate censurado”, se queja, por lo que optaron por desligarse para constituir este movimiento con el que esperan “construir una alternativa real para las mujeres que se encuentran en situación de prostitución en la ciudad de Cádiz”.

“Nuestros cuerpos no son una mercancía para el poder y gozo del hombre. Por ello, necesitamos estar juntas en la lucha y poder vivir un 8M histórico en el que quepan todas las reclamaciones por los derechos de la Mujer”, señalan desde Cádiz Abolicionista. “Creemos que si se escucharan de verdad los testimonios de las mujeres que han conseguido sobrevivir a dicha situación y se diese voz a aquellos que no tienen el privilegio de poder hablar, se aparcaría el mito de la libre elección en la prostitución”, añaden.

Cádiz Abolicionista tiene dos vías de trabajo, una que pasa por organizarse y coordinarse con otros colectivos y una segunda que sirve para sensibilizar e informar a mujeres explotadas sexualmente sobre “en qué consiste la abolición de la prostitución”. “Intentamos buscar recursos —explica Maica Romero— para que esas mujeres salgan de esa situación, a la que se dedican por necesidad económica, pero si le das alternativa no tienen por qué ser putas”.

Mujeres de Cádiz Abolicionista, con material del 8M. FOTO: EULOGIO GARCÍA ROMERO

“Vamos a llamar a las cosas por su nombre y ser conscientes de la población que tenemos”, señala Romero, “en Cádiz hay un 53% de desempleo femenino. Los hombres se tiran a la mar y la mujer se tira a los cuidados, al servicio doméstico y, cuando es insuficiente, el capitalismo y sistema patriarcal les ha hecho pensar que su cuerpo puede ser una herramienta de trabajo. Y no lo es. Cuando mantengo sexo quiero que sea consentido”.

La lucha de estas mujeres pasa por combatir la prostitución desde lo local, por ejemplo, censurando la actividad de la conocida Sala Muelle de San Fernando, que se sospecha que se dedica a esta actividad, y a la que la Junta de Andalucía otorga licencia como hostal-pensión —y la inscribe en el Registro de Turismo de Andalucía— tras decretar el Ayuntamiento isleño el cierre del establecimiento. “Eliminamos su publicidad, pero ya hemos sufrido amenazas. Tenemos miedo”, señala Romero. El colectivo también tiene constancia de que existen locales donde hay menores que ejercen la prostitución. “Por eso es importante que haya una Ley abolicionista, porque la prostitución no es ilegal”, agrega la portavoz.

“Vamos a señalar y decirle a sociedad que hay hombres que quieren consumir prostitución y que quieren tener sexo con niñas, algo que para nosotras es de estar enfermo. ¿Cómo hemos podido llegar a este punto?”, se pregunta Maica Romero. El lobby proxeneta, dice ella, “presiona para que no se elimine la prostitución, porque hay mucho dinero en juego”. El objetivo del colectivo es conseguir que el Ayuntamiento declare Cádiz como ciudad abolicionista, una propuesta que trabajarán con los grupos municipales con representación en el pleno. ¿Lo conseguirán? “La concejal de Feminismo (Lorena Garrón) no nos va a apoyar, porque ella es neoliberal, pero confiamos en que el alcalde apueste por esta medida, ayudaría a sensibilizar sobre este problema”, responde.

La prostitución "debe ser reconocida como violencia machista"

“No entiendo que se haya hecho una ley contra la violencia sexual y no se haya tenido en cuenta la prostitución y la pornografía", asegura la filósofa y activista Victoria Sendón, ya que para ella “la prostitución es violar a mujeres previo pago”, durante una comparecencia del Movimiento Feminista de Madrid, en la que analiza el anteproyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual. ”¿No se les ha ocurrido que eso es violencia sexual?”, agrega.

“No toleraremos una sociedad donde los puteros tengan acceso a los cuerpos de las mujeres y estas sean percibidas como objetos sexuales”, avisa Sandra Díez, de la Asamblea Abolicionista de Madrid, quien pide una "ley abolicionista para perseguir y combatir la explotación sexual y proteger a las mujeres que la han sufrido”.

La prostitución "debe ser reconocida como violencia machista”, entienden desde el colectivo, ya que la industria sexual "es hoy una multinacional del crimen”. El anteproyecto de Ley considera violencia sexual la trata con fines de explotación sexual, ya que entiende como tal “cualquier acto de naturaleza sexual no consentido o que condicione el libre desarrollo de la vida sexual en cualquier ámbito público o privado”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído