Batas fabricadas con plástico de invernaderos de flor cortada llegan al Hospital Puerta del Mar

Empresarios de la Costa Noroeste donan material a los sanitarios para que tengan equipos de protección individual realizados por ellos mismos

Dos trabajadoras de la flor cortada, fabricando batas.
Dos trabajadoras de la flor cortada, fabricando batas.

Los plásticos de invernaderos donde se cría la flor cortada en terrenos de la Costa Noroeste están sirviendo para fabricar batas para el personal sanitario de la provincia. Empresarios de la zona han decidido donar y darle forma a este material para que sirva a profesionales del Hospital Puerta del Mar de Cádiz para protegerse de posibles contagios.

Más de 250 batas de plástico han fabricado trabajadores de la flor cortada en sus naves, que han sido donadas a celadores y personal sanitario del centro hospitalario gaditano, que también han recibido pantallas, guantes y mascarillas hechas por voluntarios de toda la provincia.

El sector, muy tocado por la crisis del coronavirus, contribuye así a la lucha contra el coronavirus, aportando material de prevención a sanitarios, que se vienen quejando de la falta de EPI (equipos de protección individual) desde los primeros brotes del virus.

"Confiamos en el apoyo del Gobierno andaluz"

Los agricultores de la Costa Noroeste de Cádiz están viviendo tiempos especialmente difíciles a consecuencia de la pandemia de coronavirus. La supresión de la Semana Santa y de todos los eventos sociales ha dejado sin vender toda la producción de flor cortada de esta campaña de primavera. Los floricultores no sólo tienen que hacer frente a la falta de ingresos y a tener que tirar o regalar la totalidad de la producción, sino que además la mayoría de ellos adquirieron importantes deudas bancarias para poder afrontar la campaña, ya que el sector estaba en modo supervivencia, pendiente de un hilo, desde hace varios años. La ruina, por tanto, está servida.

Ante estas circunstancias, y en una búsqueda incansable de ayudas que puedan paliar de algún modo esta dramática situación, los agricultores de la Costa Noroeste, centro neurálgico de la flor cortada en Andalucía, esperan que el Gobierno andaluz responda al SOS lanzado por el sector y ofrezca su apoyo declarando prescrita la deuda en litigio con los regantes de esa zona.

Luis Manuel Rivera, responsable de flor cortada de COAG Andalucía, asegura que “sería un gran gesto por parte de la Junta, que nos daría así su respaldo y oxígeno para intentar tirar para adelante. Confiamos en el apoyo del Gobierno andaluz en estos momentos en los que estamos desesperados”. El responsable de COAG Andalucía recuerda que la Junta requirió por vía judicial a los regantes de la Costa Noroeste diez millones de euros por las obras realizadas en los regadíos hace más de treinta años, una deuda que nunca se les comunicó y que no reconocen.

Asimismo, destaca que la Junta ha hecho prescribir los sectores I y II y exige solamente a los sectores, III, IV y V una cantidad no pormenorizada, sin saberse donde está aprobado ese dinero y sin que exista una explicación de por qué no se exige el pago de las obras correspondiente a los sectores I y II, ya que en las resoluciones recibidas por los comuneros se alega que el proyecto es único.

Por todo ello, desde COAG se insta a la Junta de Andalucía a que dé solución a esta problemática en un momento, además, crucial para la supervivencia del sector de la flor cortada, necesario y clave para el desarrollo socioeconómico de los municipios de la Costa Noroeste de la provincia de Cádiz.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído