El astro dejó huella tres veces en Jerez

Maradona vino a hacer de árbitro para un partido benéfico, participó en una gala solidaria del Jerez Industrial y disputó el Mundial 'indoor' en el Palacio de Deportes de Chapín, en 2006

Foto de familia en la gala del Jerez Industrial en 1993. Autor: JEREZ INDUSTRIAL
Foto de familia en la gala del Jerez Industrial en 1993. Autor: JEREZ INDUSTRIAL

Diego Armando Maradona, fallecido este pasado miércoles a los 60 años tras una parada cardiorrespiratoria, ha dejado una estela cósmica compuesta por un sinfín de gestas, gestos y anécdotas que cada uno de sus cientos de miles de aficionados guardará por siempre en un rincón del corazón. Allá donde estuvo o lo que dijo cobran ahora la máxima relevancia tras la pérdida prematura de uno de esos astros populares que, quizás no lograra grandes avances en la historia de la humanida ni descubriera nada, pero sí fue capaz de movilizar y hacer feliz a muchísima gente con solo un toque de pelota, aunque fuese para marcar un gol con la mano. El caso es que Maradona, que en los 90 pasó por el Sevilla FC, también se dejó caer en aquella época —y posteriormente— por Jerez. 

El primer recuerdo data de 1991, un 29 de diciembre, en el Polideportivo Ruiz-Mateos, en un encuentro de artistas contra toreros con carácter benéfico en el que Maradona hizo de árbitro. "Se trataba de una oportunidad única en la que recaudar fondos para implementar esas otras acciones solidarias que se acometían para ayudar en fechas tan entrañables a los más desfavorecidos. Pero, a su vez, ofrecer a los incondicionales de la radio la oportunidad de disfrutar cerca de primeros nombres de la actualidad nacional", narra Gabriel Álvarez Leiva, periodista de la Cope en su crónica sobre aquella memorable tarde de colapso de público enfervorecido en el graderío del equipamiento deportivo de la zona Noroeste de Jerez. 

Diego Armando Maradona con Alfonso García, en el Palacio de Deportes de Chapín en 2006.
Diego Armando Maradona con Alfonso García, en el Palacio de Deportes de Chapín en 2006.

Unos años más tarde, después de aterrizar en Nervión, en la temporada 92/93, coincidió en el Sevilla FC con el jerezano Alfonso Cortijo, que convenció al 'barrilete cósmico' para que acudiera a una gala que se realizó en el Club Nazaret a beneficio del Jerez Industrial. "Maradona fue, aunque lo hizo con varias horas de retraso. Cuando llegó, aquello fue la revolución, ya que cientos de personas lo esperaban, incluso una pareja italiana natural de Nápoles que lo veneraba tras su exitoso paso por el club del sur de Italia. Se hizo fotos con todos e incluso se atrevió a marcarse unas bulerías al son del Coro Rociero Blanca Paloma. Fernando López le colocó la insignia de oro del Jerez Industrial y, terminado el acto, Maradona pudo vivir por una vez la noche jerezana", cuenta el veterano periodista deportivo David Sánchez, en su crónica de Diario de Jerez.

La última vez que el astro argentino estuvo en la ciudad del sherry fue en 2006, en un partido de fútbol indoor en el Palacio de Deportes. El entonces concejal de Deportes en el gobierno de coalición de Pedro Pacheco y Pilar Sánchez, Alfonso García, que en aquella era conocido en los medios por unas declaraciones donde se refirió a una oruga que atacaba al césped de Chapín como "un bicho chungo", ha recordado en una foto junto a Maradona el buen rato que el futbolista propició para tantos jerezanos en otra de sus visitas a la ciudad. Con las selecciones de España, Holanda, Brasil y Argentina en disputa del Mundial de Fútbol indoor, Maradona dejó muchas de sus perlas en los futbolístico pero, sobre todo, parte de sus excentricidades y peculiar forma de ser. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído