Vejer asume el cierre total, pero con las miras puestas en un próximo evento hípico internacional: "Es federado, se celebrará"

Una vez que la tasa ha superado los 1.000 contagios, la hostelería se ve obligada desde este miércoles a quedarse en casa. O no. Serán tiempos de reformas, y de aguantar una época que nunca fue especialmente buena para el sector. "Yo habría confinado dos o tres semanas para que mejore la situación y volver", dice el dueño de un mesón

Los propietarios de Sushi Time, en Vejer, que cerraron algo antes de que lo impusiera la Junta para hacer ellos mismos las reformas.
Los propietarios de Sushi Time, en Vejer, que cerraron algo antes de que lo impusiera la Junta para hacer ellos mismos las reformas. JUAN CARLOS TORO

En el mercado gastronómico de San Francisco, en el corazón de Vejer, no hay clientes. Ni en los bares, que aún este martes 26 podían abrir, horas antes del cierre impuesto por la situación de contagios de la localidad, ni en los puestos de la plaza. La razón es que Vejer de la Frontera tiene dos almas: la de pequeña ciudad de La Janda y la de enclave turístico. Y el mercado gastronómico, para bares y puestos, está en el centro histórico, o lo que es lo mismo, en la zona más bonita y menos habitada por los vejeriegos. Por eso, esas nuevas restricciones de la Junta no suponen gran cosa: desde que se cerró perimetralmente la localidad, la situación de la hostelería ha sido de un imposible. En este tiempo de las primeras medidas, las cifras de covid no han mejorado, sino que al contrario, han llevado a la localidad a una situación límite. 

Dani y Juan son propietarios de Sushi Time. En una de las mesas centrales al paso en la plaza tienen dos grandes maderas que son la decoración interior que estará lista en breve. Un espacio pequeño, del tamaño de una minifrutería, donde caben ellos mismos sirviendo los crudos de estilo japonés a modo de food truck sin ruedas, pero enfocado a servir atún rojo de almadraba. Comenzaron hace siete años y hasta ahora les había ido bien, con eso de estar en una zona tan turística, y por contar con el apoyo de mucho comensal del pueblo. "Nos estamos adaptando al servicio a domicilio, para tenerlo más cómodo. Aquí hay que hacerlo todo. Menos fontanería, hacemos todo, eso es ser empresario", dicen entre listones. 

Paco y Jose, padre e hijo, propietarios de El Palenque. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Paco y Jose, padre e hijo, propietarios de El Palenque. FOTO: JUAN CARLOS TORO

"Esto se veía venir", señala tras varios días cerrados, como muchos otros compañeros en esos pasillos del mercado, que directamente han echado la baraja a la espera de que vuelva el turismo. Los últimos años no habían sido malos para los meses de enero, y el último, "muy bueno", el de 2020, poco antes de esta pesadilla. "2020 empezó muy bien, acabó mal, y este 2021 empieza peor. Pero tenemos esperanza. Ahora vamos a mejorar la entrega, con envase más bonito, biodegradable". Nueva cara para que enero no sea el mes de darle vueltas a la cabeza, y menos un febrero que llegará en pleno cierre impuesto. "Yo veo correcta la medida. Alguna había que tomar. Nosotros tenemos que adaptarnos. Ahora hay que ver que funciones, esperamos". 

A unos metros del mercado está el mesón El Palenque. Jose es uno de sus propietarios. "Todos los años baja, pero esto sin carnavales, por ejemplo, lo perdemos". Hay esperanza con el Circuito Hípico del Sol, en la Dehesa de Montenmedio, que reúne durante semanas entre febrero y marzo un evento hípico con personas que vienen de toda Europa. "Es federativo y al aire libre, en principio, se va a celebrar", señala. "Yo hubiese cerrado al completo", aunque sea difícil. "Para que la cosa baje, aunque sea para 15 ó 20 días. Si en enero no tenemos ingresos. Vamos a arder. Estamos quemados". Paco, su padre y propietario, señala que "la gente de Vejer no está saliendo a la calle". El cierre perimetral era suficiente para quitar las posibilidades a esta hostelería turístico. "La gente se adapta a comer fuera los fines de semanas. Salen a otros pueblos y cuando estaba abierto han venido", a por pescaíto frito, por ejemplo.

Un camarero limpia una mesa en Corredera 55, de Ellie Cormié. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Un camarero limpia una mesa en Corredera 55, de Ellie Cormié. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Ellie Cormié es escocesa y llegó hace unos años a Vejer. Con su marido forman el conglomerado de establecimientos de Grupo Califa, con hoteles, casas y restaurantes. Tenía restaurantes en Escocia y en 2010, fruto de un viaje y de querer un cambio en su vida, se decidió a comenzar de nuevo en la zona. "Vejer es el sitio, mágico, con gente abierta". Es optimista, aunque ha notado en 2020 esa bajada generalizada del turismo extranjero, cubierto solo en parte por el turismo nacional. Ya tiene reservas para alojamiento de holandeses, alemanes de todo el mundo, para Montenmedio, que reunirá "a unas 3.000 personas, que son federados y se hará". "El alcalde es muy cumplidor en tema de protocolo, y la gente cumple, con mucha confianza". Y "la gente tiene ganas de salir", aunque ahora toque cerrar. "La medida por salud es buena. En las próximas dos semanas, todo cerrado, es bueno pero recuperarnos". 

De hecho, en su Escocia natal, "es peor la situación, está cerrado todo, incluso colegios, hasta mediados de febrero". En las dos semanas que le toca cerrar, "tenemos un grupo de personas trabajando para hacer reformas, una para pintar, decorar, cambiando la carta con productos locales, y estaremos buscando proveedores. Estaremos preparando nuevas cosas para cuando podamos abrir", sin ERTE. "En principio es muy bueno, pero como empresaria no me gustan las restricciones para poder montar el equipo luego otra vez", dice en referencia a la obligación de unos meses de mantener los contratos. Insiste: "La gente tiene ganas, playas, el pueblo se llena de velas en verano".

Las miras de la hostelería están en ese evento que, algo apartado de la ciudad, en una finca, congregará a los profesionales de la hípica, desde los que corren hasta los que van con ellos, como ayudantes o proveedores. Un evento para el que la hostelería espera poder abrir, cuando las cifras acompañen. De las siete semanas, al menos, que algunas puedan disfrutarse. Será el primer revulsivo de un 2021 duro para el sector en un pueblo que vive del turismo.

Ellie Cormié, en su restaurante. FOTO: JUAN CARLOS TORO
Ellie Cormié, en su restaurante. FOTO: JUAN CARLOS TORO

 

Sobre el autor:

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído