El SAS cesa al médico 'Spiriman' en plena baja para superar su cáncer, "sin avisar y sin indemnización"

Candel llevaba 18 años trabajando en urgencias del Hospital Clínico de Granada. Denuncia en su despedida "muchas puñaladas y muchos quebraderos de cabeza"

'Spiriman' en un vídeo de Youtube.
'Spiriman' en un vídeo de Youtube.

El médico granadino Jesús Candel, conocido en redes como Spiriman, ha sido "cesado", según ha explicado, del Hospital Clínico de Granada tras 18 años. "Me han comunicado mi cese después de años y años trabajando en un hospital que sólo me he encontrado zancadillas por hacer lo que otros tendrían que haber hecho. Y estando además de baja y sin avisar. Y sin indemnización", señalaba en un mensaje en sus redes. "Todo pasa por algo, estoy seguro. La semana que viene tenía ilusión por incorporarme ya a trabajar y de pronto, ¡¡¡pum!!! ¡¡¡Ostión!!!".

Conocido especialmente por su activismo en redes y en las calles para evitar la llamada reorganización hospitalaria de Granada, con el tiempo pasó a ser referencia para asuntos de gestión sanitaria en la sociedad, siendo especialmente crítico con el Gobierno por mantener el estado de alarma y llegando llamar "asesino" a miembros del Gobierno. Además, tuvo juicios con responsables públicos como Susana Díaz cuando ésta recibió insultos y acusaciones en su etapa como presidenta de la Junta.

"Ya sabéis, hacen falta médicos como churros en la sanidad pública, pero así nos tratan si no eres de esos que tengan que sacarse una plaza fija por cojones o suplicar después para conseguir una comisión de servicio y mantenerte calladito. Nos vamos unos cuantos a la puñetera calle y seguramente nos ofrezcan en un tiempo contratos que dé vergüenza firmar. Y esto no depende de nuestros políticos y de nuestros sindicatos, como algunos siguen creyendo, sino del apesebramiento de muchísimos de mis compañeros sanitarios de nuestra querida sanidad pública", ha denunciado en sus redes Spiriman.

"Toca seguir y quizás sea esta la oportunidad por un cambio, que falta me hacía. Muchas puñaladas y muchos quebraderos de cabeza por mejorarla, para seguir obteniendo esto. No os preocupéis por la nueva Unidad de Apoyo al Paciente Oncológico que se pone en marcha si o si, porque he ayudado a su creación para que nunca dependiera de mi, con excelentes profesionales que velarán por ella. Gracias a las muchísimas personas que con vuestro dinero lo habéis hecho posible. Seguiré buscando fondos y más fondos para que pacientes oncológicos de otras provincias puedan disponer de estas unidades en un futuro próximo".

Asimismo, indicaba que "hoy sí tengo claro una cosa, que jamás volveré a trabajar en las urgencias del Hospital Clinico Universitario San Cecilio ni volveré a firmar un contrato basura después de estar desde hace ya más de 18 años trabajando en esta empresa. Por dignidad y por principios de lo que siempre he defendido a los que estaban en peores condiciones que yo. Y si algún despistado me dice, “pues haberte sacado plaza”, lo siento, he estado ocupándome por mis pacientes y por el interés de toda una provincia y defendiéndome en los juzgados de las denuncias de unos cuantos golfos mientras otros miraban sólo su ombligo. Pero ha merecido la pena y estoy seguro que mi nueva vida me depara una gran aventura, porque así lo deseo con todas mis fuerzas. Que paséis estos días muy agusto y con este post me despido del que ha sido mi servicio durante muchísimos años, pero que le vayan dando".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Cheli Hace 10 días
No conozco demasiado a fondo la trayectoria de este médico; sin embargo, creo, que sus últimas declaraciones son demasiado "peligrosas". ¿Cómo se atreve a decir que, quién quiere, se cura de cáncer? Es insultante y falta de toda lógica y empatía. ¿No quieren los padres de niños con cáncer, que se curen sus hijos; no quieren curarse los enfermos -de las edades que sean-? No sé nada de su valía como médico, pero sí puedo llegar a reconocer que, como persona, deja mucho que desear.
Ahora en portada
Lo más leído