Mueren 46 ancianos de un geriátrico de Los Barrios en uno de los peores brotes del país en toda la pandemia

La Junta medicalizó la residencia a mediados de enero, pero a finales la intervino directamente para hacerse cargo de la situación. "Llorábamos de impotencia", explica la gerente

La residencia Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios.
La residencia Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios.

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ya había medicalizado la residencia de mayores Nuestra Señora del Rosario en Los Barrios a mediados de enero, pero tras una inspección de Servicios Sanitarios de la Delegación Territorial de Salud y Familias, el pasado día 31 decidió intervenirla con motivo de la situación y evolución del Covid-19.

"Ante el riesgo inminente para la salud pública, y en particular para los usuarios y trabajadores de este centro, al no poderse garantizar el actual protocolo de desinfección y aislamiento de los casos positivos", explicaba la Junta. El brote lleva ya contabilizadas 46 muertes, informa El País

Según recogía el acta de inspección, "ante la necesidad de acometer medidas que mejoren los cuidados asistenciales", fundamentalmente de enfermería, el director de Enfermería del Área de gestión Sanitaria Campo de Gibraltar Oeste se hizo cargo de la dirección y coordinación la actividad asistencial de la residencia de mayores Nuestra Señora del Rosario. Así, podría disponer de los recursos materiales y humanos del centro residencial intervenido, así como de los recursos vinculados de la actividad sanitaria asistencial que se presta de forma habitual a los residentes del mismo. "Los efectos de la intervención sobre esta residencia conllevarán en su caso trasladar a sus usuarios a otros recursos", precisaba la Junta.

La realidad es que el brote se ha cobrado la vida de alrededor de un tercio de las personas que allí vivían. La gerente del centro, que se infectó también, Gema Fritschi. "Nadie puede imaginar lo que hemos pasado. Llorábamos de impotencia día y noche", explica a El País. El brote supuso le contagio de 72 mayores y 43 empleados. Ninguno de estos últimos ha fallecido, los 46 son ancianos. Al iniciar el año, enfermó gran parte de los 120 residentes. 

Además, para más inri, tanto mayores como trabajadores habían recibido en los primeros días de enero la vacunación preceptiva. Pero no les dio tiempo a desarrollar inmunidad, que tarda hasta dos semanas en surgir tras el segundo pinchazo, con lo cual no habría sido hasta esta misma semana, la primera de febrero, cuando habrían comenzado a estar protegidos. Un mes de diferencia y que ha costado la vida a casi medio centenar de personas en una sola residencia. Una tragedia mayúscula y uno de los peores brotes del país en toda la pandemia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído