La Junta presume de sanidad pública en plena ola de críticas

El Partido Popular no quiere repetir los errores socialistas y es consciente de que la sanidad puede hacer perder unas elecciones, por ello, Elías Bendodo ha hecho gala de una serie de cifras económicas y Jesús Aguirre ha vuelto a insistir con el plan presencial de atención primaria

La Junta presume de sanidad pública en plena ola de críticas
La Junta presume de sanidad pública en plena ola de críticas

El PSOE conoce bastante bien lo que puede suponer el descuido de la sanidad en términos políticos. Ahora, el Partido Popular parece que no quiere cometer los mismos errores que sus antecesores en el Gobierno de la Junta de Andalucía, y, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este pasado martes, ha sacado a la palestra una batería de datos para presumir de las mejoras sanitarias durante la legislatura. A la habitual presencia de Elías Bendodo se ha sumado por segundo martes consecutivo, algo menos habitual, el consejero de Salud, Jesús Aguirre.

La intervención de Elías Bendodo ha comenzado con muchas cifras referentes a la sanidad andaluza para intentar frenar todas las críticas de las últimas semanas que se centran, principalmente, en la falta de personal y en las deficiencias de la atención primaria. El portavoz de la Junta la ha definido como “una prioridad del pasado” y, como no podía ser de otra forma, ha comparado la actuación del Ejecutivo actual con las de los gobiernos socialistas, “de los eslóganes del pasado a los hechos del presente”, algo que, por otra parte, no suena mal como eslogan.

“Levantar la bandera de la sanidad sin presupuesto es un fraude”, continuaba Bendodo, para presumir posteriormente de un aumento de plantilla, de la inversión del 7% en sanidad —según Aguirre se mantendrá este porcentaje cuando acabe la pandemia— del incremento de 300 euros en gasto por habitante en Andalucía durante la legislatura o del pleno empleo en el ámbito sanitario dentro de la comunidad, “el que quiera trabajar en Andalucía lo puede hacer, faltan médicos y enfermeros”.

Sobre esta falta de personal, ha dicho Aguirre que “se va a ir agudizando en los próximos años”, algo que achaca a las jubilaciones que se tienen que producir durante esta década. El consejero ha hecho público que se ha reunido varias veces con el ministro de Universidades, Manuel Castells, para abordar esta problemática e intentar que aumente el número de estudiantes de medicina, “tardan 10 años —en referencia a la carrera y el MIR— y hay que dar soluciones de cara a 10 años”, ha explicado Aguirre que en ningún momento ha hecho referencia a las condiciones materiales, pese a que hay estudios, como el realizado por el Sindicato Médico de Granada, que evidencian que los médicos de atención primaria andaluces son los peor pagados del país.

La atención primaria no sólo copa la mayor parte de las críticas hacia la Junta, sino que también parece ser la principal preocupación del Gobierno. Quizás por ello, el consejero de Salud ha vuelto a insistir en la presentación del plan presencial de atención primaria que la Junta lleva anunciando más de una semana en lo que, para Aguirre es “una apuesta grande por la presencialidad”.

De hecho, el consejero ha manifestado que “el modelo andaluz ha servido como base para gran parte de las medidas del ministerio a nivel nacional”. La realidad es que la oposición continúa presionando para desgastar al Gobierno con un tema en el que la ciudadanía puede acudir a la experiencia propia para comprobar quién dice la verdad.

Por si acaso, el Ejecutivo que dirige Moreno Bonilla insiste en presumir de sanidad. Aguirre ha repetido que “se ha apostado de forma clara y contundente por la presencialidad”, para añadir poco después que hay determinadas demandas que se pueden hacer por consulta telefónica para lo que se “van a sumar recursos en las nuevas tecnologías”. Unas consultas telefónicas que, según los datos de a la consejería de Salud, “tardan dos o tres días de media”.

La medida estrella en este plan es el poder acudir sin cita para ser atendido por la enfermería directamente, algo que desde la Junta se ha llamado “consulta de acogida”. El consejero de Salud ha afirmado que esta consulta tiene una capacidad de resolución del 50% y que consta de “circuitos perfectamente planificados” en relación a una pregunta sobre si los enfermeros están capacitados para el diagnóstico de todas las dolencias y enfermedades. La Junta, con esta medida, pretende “potenciar la rapidez para ser atendidos”.

Andalucía se acerca a la inmunidad de rebaño

Otros de los anuncios importantes que se ha realizado desde la consejería de Salud es la inminente llegada a la inmunidad de grupo. Actualmente, en Andalucía está vacunada el 89,7% de la población diana. Aguirre no ha querido lanzar las campanas al vuelo y ha pedido prudencia, pero también ha recordado que con la cepa británica el umbral se situaba en el 70% y con la variante Delta se había aumentado hasta el 90%, una cifra que Andalucía está rozando.

Según las proyecciones de Salud, las vacunas han evitado la muerte de 5.000 andaluces por covid en lo que va de año ya que en 2020 no se disponía de fármacos para combatir el virus. Esto hubiera supuesto más de 16.000 fallecidos por el virus en la comunidad autónoma.

Sin embargo, pese a las cifras de vacunación, Andalucía apuesta ahora por continuar dándole uso a las mascarillas durante el invierno. No sólo para prevenir el coronavirus sino también otras infecciones respiratorias. Por ello, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha afirmado que “la mascarilla ha venido para quedarse” y “debería utilizarse para proteger a los demás en determinadas situaciones”, haciendo referencia a los viajes en transporte público cuando se tenga algún tipo de síntoma.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído