Gibraltar refuerza la protección de los macacos por la sospecha de que los humanos transmiten el virus a los animales

El Gobierno de Gibraltar incrementa el dispositivo de seguridad de los monos tras el descubrimiento de una nueva variante del covid que ha supuesto el sacrificio de 15 millones de visones en Dinamarca

Un mono en el peñón de Gibraltar.
Un mono en el peñón de Gibraltar.

El Gobierno de Gibraltar ha incrementado la seguridad de su colonia de macacos con el aumento del dispositivo de vigilancia alrededor de la zona más frecuentada por los mismos. Esta decisión la ha tomado tras el descubrimiento de una nueva variante del coronavirus en visones de granja que ha supuesto el sacrificio masivo de 15 millones de ejemplares en Dinamarca. Además se han publicado estudios que advierten de una hipotética transmisión entre animales y seres humanos. 

El Ejecutivo dirigido por Fabián Picardo apunta que cualquier riesgo de salud pública que pudiera tener su origen en el contacto con animales, "podría incluir la necesidad de sacrificar a nuestros macacos", sobre todo si se detectara una "mutación" de la enfermedad. Aunque hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no ha ofrecido información sobre las consecuencias de la nueva cepa del virus.

Como medida preventiva, la Unidad de Investigación y Protección Medioambiental del Departamento de Medio Ambiente (EPRU) realizará patrullas más regulares en puntos conflictivos conocidos de la Reserva Natural de Gibraltar, así como acciones informativas para fomentar y hacer cumplir la ley.

Las personas que no cumplan con la normativa impuesta para evitar males mayores, serán sancionadas con una multa de nivel 4 en la escala estándar, es decir, entre 250 y 4.000 libras, según se abone o llegue a la vía judicial, y dependiendo de si se produce en la reserva o fuera de ella. Actualmente, está prohibido alimentar a los macacos bajo multa de 250 libras.  

Las medidas de protección ya se endurecieron a principios de este año cuando se publicó un proyecto de ley que prohíbe tocar o interferir deliberadamente a estos animales, y entró en vigo en agosto. Fue entonces cuando se dio a conocer que el coronavirus podía ser transmitido por los humanos a animales como perros, gatos, leones y tigres, de forma que el primate era una especie vulnerable. 

El contagio puede ser bidireccional según los documentos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España. De igual forma siempre se ha desalentado de forma oficial la interferencia con los 264 macacos de Berbería censados en Gibraltar ya que puede perjudicar la salud y estructura social y derivar en un comportamiento agresivo. Además es la principal medida para que no se contagien con enfermedades humanas, algo que ya ocurrió con la Hepatitis A. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

dispensador de jabón blanco Hace 5 meses
muy interesante, buen trabajo y gracias por compartir tan buen blog.
Ahora en portada
Lo más leído