Las donaciones de plasma de curados podrían propiciar la aparición de las nuevas cepas del covid

Un grupo de investigadores de Cambridge publica en 'Nature' sus sospechas sobre las nuevas variantes como la británica

Una donación de plasma. FOTO: Bancsang / Generalitat
Una donación de plasma. FOTO: Bancsang / Generalitat

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha advertido de que podrían surgir mutaciones del SARS-CoV-2 similares a las de la variante B1.1.7 de Reino Unido en casos de infección crónica, en los que el tratamiento durante un periodo prolongado puede ofrecer al virus múltiples oportunidades de evolucionar. En un artículo publicado en la revista científica Nature, estos investigadores informan de la mutación del SARS-CoV-2 en el caso de un paciente inmunodeprimido tratado con plasma de convalecencia. En concreto, observaron la aparición de una mutación clave que también se observó en la nueva variante que llevó a Reino Unido a tener que volver a ser confinado de forma estricta, aunque no hay indicios de que la variante se originara en este paciente.

Utilizando una versión sintética de la proteína de la espiga del virus creada en el laboratorio, el equipo demostró que los cambios específicos en su código genético (la mutación observada en la variante B1.1.7) hacían que el virus fuera dos veces más infeccioso en las células que la cepa más común.

El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, es un betacoronavirus. Su ARN (su código genético) está compuesto por una serie de nucleótidos (estructuras químicas representadas por las letras A, C, G y U). A medida que el virus se replica, este código puede transcribirse erróneamente, dando lugar a errores, conocidos como mutaciones. Los coronavirus tienen una tasa de mutación relativamente modesta, de unas 23 sustituciones de nucleótidos al año.

Son especialmente preocupantes las mutaciones que pueden cambiar la estructura de la proteína de la espiga, que se encuentra en la superficie del virus y le da su característica forma de corona. El virus utiliza esta proteína para adherirse al receptor ACE2 de la superficie de las células del huésped, lo que le permite entrar en las células donde secuestra su maquinaria para permitirle replicarse y propagarse por todo el cuerpo. La mayoría de las vacunas actuales que se utilizan o se están probando se dirigen a la proteína de la espiga y existe la preocupación de que las mutaciones puedan afectar a la eficacia de estas vacunas.

Investigadores del consorcio COVID-19 Genomics UK (COG-UK) han identificado una variante particular del virus que incluye cambios importantes que parecen hacerlo más infeccioso: la supresión de aminoácidos H69/V70 en parte de la proteína de la espiga es uno de los cambios clave en esta variante.

Aunque la deleción H69/V70 se ha detectado en múltiples ocasiones, hasta ahora los científicos no la habían visto surgir en un individuo. Sin embargo, en este trabajo, los investigadores de Cambridge documentan la aparición de estas mutaciones en un paciente con COVID-19 ingresado en el Hospital de Addenbrooke, perteneciente a la Fundación de Hospitales Universitarios de Cambridge.

Se trataba de un hombre de unos 70 años al que se le había diagnosticado previamente un linfoma marginal de células B y que había recibido recientemente quimioterapia, lo que significaba que su sistema inmunitario estaba gravemente comprometido. Tras su ingreso, el paciente recibió una serie de tratamientos, entre ellos el fármaco antiviral remdesivir y plasma de convalecencia, es decir, plasma que contiene anticuerpos extraídos de la sangre de un paciente que ha conseguido eliminar el virus de su organismo. A pesar de que su estado se estabilizó al principio, más tarde empezó a deteriorarse. Fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos y recibió más tratamiento, pero posteriormente falleció.

Durante la estancia del paciente, se dispuso de 23 muestras virales para su análisis, la mayoría de ellas procedentes de su nariz y garganta. Éstas se secuenciaron en el marco del COG-UK. Fue en estas secuencias donde los investigadores observaron que el genoma del virus estaba mutando.

Entre los días 66 y 82, tras las dos primeras administraciones de sueros de convalecencia, el equipo observó un cambio drástico en la población del virus, con una variante con deleciones H69/V70, junto con una mutación en la proteína de la espiga conocida como D796H, que se convirtió en dominante. Aunque esta variante pareció desaparecer inicialmente, reapareció de nuevo cuando se administró el tercer curso de remdesivir y la terapia de plasma convaleciente.

"Lo que observamos fue esencialmente una competición entre diferentes variantes del virus, y creemos que fue impulsada por la terapia de plasma de convalecencia", explica el líder de la investigación, Ravi Gupta, del Instituto de Inmunología Terapéutica y Enfermedades Infecciosas de Cambridge.

El virus que finalmente se impuso (que tenía la mutación D796H y las deleciones H69/V70) se impuso inicialmente durante la terapia con plasma de convalecencia antes de ser superado por otras cepas, pero resurgió cuando se reanudó la terapia". Una de las mutaciones se encuentra en la nueva variante del Reino Unido, aunque no hay indicios de que nuestro paciente fuera el lugar donde surgieron por primera vez."

En condiciones estrictamente controladas, los investigadores crearon y probaron una versión sintética del virus con las deleciones H69/V70 y las mutaciones D796H, tanto por separado como en conjunto. Las mutaciones combinadas hicieron que el virus fuera menos sensible a la neutralización por el plasma de convalecientes, aunque parece que la mutación D796H por sí sola fue la responsable de la reducción de la susceptibilidad a los anticuerpos del plasma. La mutación D796H por sí sola condujo a una pérdida de la infección en ausencia de plasma, típica de las mutaciones que adquieren los virus para escapar de la presión inmunitaria.

Los investigadores descubrieron que la deleción H69/V70 por sí sola hacía que el virus fuera dos veces más infeccioso que la variante anteriormente dominante. Los investigadores creen que el papel de la deleción era compensar la pérdida de infectividad debida a la mutación D796H. Este paradigma es clásico en los virus, donde las mutaciones de escape van seguidas o acompañadas de mutaciones compensatorias.

"Dado que tanto las vacunas como la terapéutica se dirigen a la proteína spike, que vimos mutar en nuestro paciente, nuestro estudio plantea la preocupante posibilidad de que el virus pueda mutar para burlar nuestras vacunas. Es improbable que este efecto se produzca en pacientes con sistemas inmunitarios funcionales, en los que es probable que la diversidad viral sea menor debido a un mejor control inmunitario. Pero pone de relieve el cuidado que debemos tener cuando tratamos a pacientes inmunodeprimidos, en los que puede producirse una replicación viral prolongada, lo que da mayor oportunidad al virus de mutar", concluye Gupta.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído