El bulo de la vacunación "a quien llegue" a Ifeca: una bola de nieve que creció en 'WhatsApp'

Una cadena de difusión provocó que muchas personas acudieran sin cita al lugar de inmunización masiva de Jerez. Contenía el teléfono personal de una sanitaria que estaba trabajando, pero el SAS apunta a que de alguna forma un tercero lo obtuvo y difundió e investiga por qué

La organización de la vacuna en el exterior de Ifeca, dando paso a los vehículo, días atrás.
La organización de la vacuna en el exterior de Ifeca, dando paso a los vehículo, días atrás. JUAN CARLOS TORO

Un bulo provocó colas en el centro de vacunación de Ifeca en Jerez este pasado domingo, una situación que ya se había dado en otras ciudades, principalmente en Sevilla, que cíclicamente ha vivido la llegada de personas que se personaban voluntariamente para recibir el pinchazo. Y nada más lejos de la realidad. Porque el proceso de vacunación es, ante todo, una labor burocrática que obliga a la administración, a la Junta, a estar continuamente cruzando datos. Primero, localizar a las personas que están en el proceso y llamadas a hacerlo según el grupo a que pertenezcan, en el que además se elige específicamente una vacuna. De 69 a 60 años, la AstraZeneca; para más edad, Pfizer o Moderna, y también estas dos para personas de riesgo -por ejemplo, pacientes en ciclos de quimioterapia por un cáncer-.

Este domingo, informan desde el SAS, se llamó a personas para vacunarse y "que no se tirara ninguna dosis". Un mensaje en WhatsApp del que alertaba Diario de Jerez ofrecía la vacuna "a quien le llegara". "Alguien ajeno a la organización ha elaborado un mensaje pidiendo a la población  que acudiera y ofreciendo el teléfono personal de contacto de una profesional sanitaria, lo cual ha generado una enorme confusión", señalan desde Salud.

Es decir, efectivamente, una cadena de WhtasApp estaba animando a acudir sin cita, y que contenía el teléfono personal y real de una sanitaria que estaba trabajando en el turno. Desde el SAS informan que esta persona no sabía de la citada cadena de mensajes. "No se están haciendo llamamientos masivos para la vacunación. Los ciudadanos, en función del grupo al que pertenezcan, serán citados desde su centro de salud y no es necesario que se dirijan a ningún punto de vacunación sin tener su correspondiente cita".

En el caso de estas personas citadas previamente, "si por cualquier razón no ha podido o querido ir, pueden ponerse en contacto con su centro de salud, que le volverá a dar cita. En ese sentido, hay que reiterar que si hay algún mayor de 80 años que aún no haya sido vacunado, lo comunique proactivamente a su centro de salud, para que se le gestione la cita de forma inmediata". 

Por todo ello, hay que partir de la base de que el SAS nunca va a funcionar con un llamamiento irregular. Sí se ha dado otro fenómeno, y es que en alguna ocasión, si a un vacunado le acompaña una persona susceptible de ser vacunada en los días siguientes, se intenta aprovechar el viaje. Pasa con matrimonios en el que ambos se encuentran en el mismo rango de edad. Eso simplemente facilita el proceso, pero en todo caso es una respuesta de la administración a la que no está obligada, y los sanitarios pueden siempre ceñirse a las citaciones para el día. "Lo que se intenta es que no se pierda nunca ninguna dosis", señala el SAS. Es decir, si una persona llamada a vacunarse no va a su cita, y si se da esa circunstancia extraordinaria, puede ser que un acompañante acabe vacunado. Pero lo que nunca se va a producir es un llamamiento masivo por mensajes encadenados en el teléfono. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído