Alemania echa el candado a la Navidad: el comercio no esencial, cerrado, como ya lo estaba la hostelería

Las restricciones entran en vigor el miércoles tras rozar las 600 muertes diarias mientras siguen aumentando exponencialmente los casos. Los colegios tampoco abrirán

Merkel, en el centro, con varias autoridades. FOTO: Gobierno Alemán
Merkel, en el centro, con varias autoridades. FOTO: Gobierno Alemán

La segunda ola está siendo mucho más dura en Alemania que la primera. El país suma diariamente hasta 30.000 casos diarios y los hospitales están abarrotados de enfermos, con casi 600 muertes cada día por la enfermedad, cifras que hacen que el sistema sanitario no pueda atender a todos los enfermos y que mantienen perspectivas muy negras para la Navidad. El país llega con un aumento exponencial que tiene que parar antes de que siga en aumento. No es solo la situación actual, es lo que está por venir, indican las autoridades del país.

Por eso, la canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado este domingo una decisión drástica. Así, desde este próxmo miércoles, el sistema educativo presencial queda suspendido y no podrán abrir los comercios no esenciales hasta el próximo 10 de enero, al menos, cuando haya finalizado el periodo festivo de Navidad.

Una decisión dura, más si cabe, teniendo en cuenta el momento en el que se encuentra el país. Aún siendo uno de las economías más robustas del mundo, el golpe es muy importante para todo el sector servicios en un tiempo en el que las tiendas hacen su agosto. Porque desde noviembre, la hostelería está cerrada, así como los espacios culturales. Es, en la práctica, un confinamiento, que se puede poner en paralelo al de Granada en Andalucía durante ese mes de noviembre, pero que va a más. 

Asimismo, desde el Instituto Robert Koch, referente para la gestión de la pandemia en el país, las causas hasta ahora son "muy difusas" de este importante aumento. "Hay numerosos focos en centros de mayores y de dependientes y también relacionados con eventos religiosos", explican. Otras autoridades hablan también del cansancio de la población. Asimismo, las características de Alemania, con un clima frío, propicia encuentros en lugares cerrados, a diferencia de otras zonas más cálidas. La humedad, según los expertos, provoca también que en esos espacios cerrados no se diluyan las gotículas contagiosas, lo que provoca una mayor latencia de elementos contagiosos.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído