Vox se la guardaba a Canal Sur: recorte de 14 millones, un canal menos y posibles despidos tras tocar la partida de personal

El futuro de la pública queda en entredicho, una vez que las cuentas prevén un recorte del 19% en masa salarial. La plantilla estudia movilizaciones. La Fundación Audiovisual Andaluza quedará liquidada o integrada en la corporación televisiva

Alejandro Hernández, portavoz de Vox a la derecha, en una entrevista en Canal Sur. FOTO: RTVA
Alejandro Hernández, portavoz de Vox a la derecha, en una entrevista en Canal Sur. FOTO: RTVA

A todo o nada. Así ha afrontado Vox su relación con Andalucía TV, la segunda cadena de RTVA, enfocada a dar apoyo a la cabecera, Canal Sur, y de ser portavoz de Andalucía en las plataformas de pago en el satélite. Contenidos más pedagógicos, más atemporales: desde documentales a programación infantil, Andalucía TV ha recibido la sentencia. Los 14 millones de recorte pactados por Vox con PP y Ciudadanos a última hora, la noche antes de la tramitación parlamentaria final de los Presupuestos para Andalucía de 2021, se traducen en el fin de una cabecera que surgió tras el fin de Canal 2 Andalucía. 

Y todo cuando Vox propuso durante días que el cambio de denominación de Canal Sur, la autonómica más antigua de España, era una prioridad. Citando a fuentesde Vox, y compartida dicha noticia por el consejero por la formación ultraderechista en el Consejo de Administración de RTVA, una pieza del periódico especializado encomunicación Extradigital recogía días atrás la propuesta de Vox para que Andalucía TV, ATV, fuera la nueva denomincación del canal principal. Hablaban de un lavado de cara al estilo de otras marcas, desde Continente hasta Telefónica. Un "empezar de cero", para hacer la TV pública "más cercana, útil, ágil y rentable. Traer a Canal Sur al siglo en el que estamos. No tiene nada que ver con ideología, no se trata de cerrarla o no cerrarla, sino un nuevo intento para llegar a la audiencia situada entre los 20-50 años, que tiene etiquetada a una Canal Sur en otro tiempo", señalaba Vox al citado medio.

Por ahora, se abre la puerta al cambio de marca, pero el Gobierno de Moreno Bonilla no ha querido ser el que le dé la puntilla a Canal Sur. En concreto, el acuerdo recoge expresamente que "se analizará la conveniencia de una renovación de marca, valorando a través de procedimientos de consultoría, su impacto, la implementación de nuevas estrategias de mercado, de mejora de la penetración en el sector publicitario y de mejora de audiencias, a través de la selección de las marcas Canal Sur 1, Canal Sur, Canal Sur Andalucía y Andalucía Televisión".

En rueda de prensa, el consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha señalado que cuando se analiza una televisión pública hay que atender varias "variables", entre las que ha destacado, para empezar, que sea una cadena "independiente y libre", algo en lo que dicho medio de comunicación ha realizado "un enorme esfuerzo". Además, hay que buscar "mejorar las audiencias", y que la cadena "no sea un problema presupuestario", un "esfuerzo" que Canal Sur también "ha asumido", según ha continuado el consejero.

Bravo ha señalado que la RTVA tiene "enormes retos por delante", porque "hay que acomodarse a las nuevas demandas de los clientes", de acceder a los contenidos "a la carta", lo que requiere "una transformación digital importante" que se refleja en el documento del acuerdo con Vox, así como "la posibilidad de salir fuera, a los países de habla hispana" en Latinoamérica o Estados Unidos. Todo con 14 millones menos.

En cualquier caso, hay que recordar la promesa electoral de Vox: cerrar Canal Sur. Con ese programa fue a las urnas y por ese programa consiguió 13 diputados. Ahora, ha usado a los que le quedan (bajas mediantes) para aupar las cuentas que le meten un tajo definitivo al futuro de la RTVA. Porque hay más, como que se amorticen puestos de trabajo o sea viable, con el nuevo recorte, ofrecer contenidos de mayor calidad que puedan competir con las televisiones actuales.

La plantilla teme ya los despidos

El Comité Intercentros de la RTVA, órgano unitario de representación de los trabajadores de Canal Sur, ha anunciado este miércoles que estudia movilizaciones tras el acuerdo suscrito por PP, Ciudadanos (Cs) y Vox. Según informa el Comité Intercentros en un comunicado, recogido por Europa Press, el acuerdo "pone en el disparadero la continuidad del modelo de Canal Sur Radio y Televisión como servicio público de gestión directa, recordando peligrosamente la historia reciente de otras televisiones autonómicas, como los ERE en Telemadrid o el cierre de Canal Nou".

En su opinión, este acuerdo "plantea un recorte de casi un 19% en el capítulo destinado a personal, lo que podría suponer la eliminación de cientos de puestos de trabajo de un plumazo y el recorte de derechos laborales y salariales" y que constituye un "nuevo golpe que se suma a la ya maltrecha situación de la RTVA, denunciada por su plantilla en los últimos años, un déficit de personal y de medios que pone en verdadero riesgo la prestación del servicio público encomendado".

El Comité Intercentros asegura que el cierre de Andalucía Televisión "no supondrá un ahorro de más de un 0,4% en los presupuestos" y advierte de que este pacto "no solo ataca a los trabajadores de la RTVA y a sus derechos", sino que también supone "una amenaza para la maltrecha situación del sector audiovisual andaluz al reducir en un 10% el presupuesto destinado a aprovisionamiento".

Por último, señala que el acuerdo entre PP, Cs y Vox "modifica la carta de servicio público actualmente en tramitación parlamentaria y va en contra del que en 2018 posibilitó la renovación de los órganos de extracción parlamentaria y que fue refrendado por amplia mayoría, en ese acuerdo se garantizaban tanto el mantenimiento de la plantilla como un plan de inversiones para la necesitada renovación tecnológica".

El texto del acuerdo, consultado por Europa Press, detalla nuevas medidas tras las adoptadas en anteriores pactos presupuestarios que persigan "el objetivo de servicio público que tiene la RTVA, maximizando los recursos disponibles", para lo que se anuncia una enmienda al estado de gastos para que la financiación de explotación de la RTVA y de Canal Sur Radio y Televisión para 2021 mantenga "el importe consignado en los presupuestos aprobados por el Parlamento para 2020, dado que, a la vista de la prioridad de las necesidades de otras políticas en el conjunto del presupuesto de la Junta de Andalucía, se considera necesario mantener esta partida".

Junto a ello, el texto acordado por PP, Cs y Vox anuncia "la suscripción de un plan de eficacia, eficiencia y racionalización sobre la RTVA que se marca como objetivo la consecución de un ahorro en gastos de 14 millones de euros en comparación con el gasto real de explotación al cierre del ejercicio económico de 2020, en aras de la consecución del equilibrio económico-presupuestario", que se "complementará con las conclusiones derivadas del proceso de auditoría operativa actualmente en desarrollo".

En rueda de prensa, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha indicado que no tiene en mente cambiar las condiciones de la plantilla. "Pueden estar tranquilos", vino a decir. Pero está ese recorte en el capitulo de personal que denuncia la plantilla de casi el 20%. Difícil dar un tajo a ello sin recortes de personal. Pero el plan también incluye cerrar "las vacantes que se produzcan por jubilación en la entidad serán amortizadas; las convocatorias de ofertas públicas de empleo por tasa de reposición de vacantes "quedan supeditadas a las necesidades del presente plan"; o el "análisis coste-beneficio de procesos de prejubilaciones voluntarias, que en ningún caso implicaría salidas forzosas, en beneficio de posibles medidas de conciliación, que permitan seguir avanzando en el proceso de rejuvenecimiento progresivo de la plantilla".

El otro machetazo a las cuentas llega con la liquidación de la Fundación Audiovisual de Andalucía, una entidad de la Junta que cuenta con financiación europea y española que tiene entre sus objetivos uno de los que tiene Canal Sur, la promoción de los contenidos audiovisuales andaluces. En el mejor de los casos, las tareas de la fundación se integrarán en RTVA, pero "eliminando en todo caso el coste de aportación; la reducción de las cantidades referentes a aprovisionamiento y contratación externa de programas en un 10% "con el objetivo de fomentar la producción propia y el aprovechamiento de los recursos humanos y técnicos propios; el fomento de la actividad del departamento comercial como vía de generación de ingresos; y la "absorción con las medidas de ahorro del incremento de gastos de personal de carácter general".

PP, Cs y Vox también acuerdan adoptar "las medidas de procedimiento normativo y tramitación necesarias para la rectificación de la propuesta de carta de servicios actualmente en tramitación, con el objetivo de que la financiación proveniente de la Junta de Andalucía sea la consignada cada año en los Presupuestos, sin cláusulas de condicionamiento, con el objetivo de salvaguardar la autonomía del Parlamento en el ejercicio de sus funciones de aprobación del Presupuesto consignadas en el Estatuto de Autonomía".

En un plan más técnico, el acuerdo apuesta por impulsar "la plataforma digital de RTVA y de integración de contenidos a la carta con otras plataformas" en la búsqueda de nuevos procesos de comercialización y desarrollo de mercados y por "atender especialmente a la consecución de soluciones técnicas que permitan exportar la emisión de los contenidos a Estados Unidos y los países iberoamericanos, contribuyendo así desde Andalucía al impulso de la hispanidad, mediante el acceso a la cultura andaluza, y permitiendo el conocimiento de la marca Andalucía en mercados y países de habla hispana".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído