Quién fue Bernardo de Gálvez, el militar malagueño (y posible masón) que Vox quiere hacer Hijo Predilecto de Andalucía

Es uno de los pocos a los que Estados Unidos ha reconocido como Ciudadano Honorario. Fue clave en la Guerra de la Independencia y ayudó a consolidar el Virreinato de Nueva España

Extracto del cuadro 'Por España y por el Rey, Gálvez en América', de Augusto Ferrer-Dalmau.
Extracto del cuadro 'Por España y por el Rey, Gálvez en América', de Augusto Ferrer-Dalmau.

Apenas comenzaba la pandemia, el pasado 8 de marzo -sí, 8 de marzo-, cuando Vox emitió un comunicado a la prensa en el que pedía que el militar español Bernardo de Gálvez nacido en Macharaviaya, Málaga, fuera reconocido como Hijo Predilecto de Andalucía. Su trayectoria es la de esos líderes militares que en tiempos convulsos acaban dejando su nombre en la Historia. Baste decir, por ejemplo, que una ciudad en Estados Unidos lleva su nombre, Galveston, pues la tomó durante la Guerra de la Independencia y lleva su nombre desde 1839.

Nacido en 1746 (año de la muerte de Felipe V) y procedente de la hidalguía del Sur de España, participó en la Guerra de los Siete Años, que enfrentó a la alianza borbónica de Francia y España contra Gran Bretaña allá donde colisionaran los intereses de las potencias. Eso se tradujo finalmente en la oportunidad de hacer las américas ya como consolidado militar.

Allí se casó con una joven criolla poco después de ser nombrado gobernador de Luisiana Occidental, y acabaría siendo Virrey de Nueva España, un amplio dominio americano previo a las rebeliones independentistas que llegarían en el XIX. En aquellos tiempos, la región recibió a miles de inmigrantes europeos que la convirtieron en una región floreciente. 

En paralelo llegó el Boston Tea Party, desencadenante de la Revolución Americana hacia la Guerra de la Independencia. España, así, no pudo más que apoyar a las Trece Colonias, germen del actual Estados Unidos. Venció en varias batallas a los británicos, siendo la más celebre la conquista de Pensacola, que le dio el poder sobre el actual estado de Florida, la península del Sureste del país.

Esta zona alrededor del río Mississippi suele considerarse la zona francesa de Estados Unidos, con Nueva Orleans como mayor exponente. Pero la influencia española fue anterior y decisiva. No menos importante fue su influencia militar sobre el Caribe, reductos británicos.

Por todos esos logros, Carlos III, el Borbón de la Modernidad y la Ilustración, le nombró conde, portando el lema "Yo solo", por el que sería conocido. Impulsó en algunos puntos la instalación del alumbrado público, todo un hito, construcción de catedrales, palacios... Por todo ello, se habla de él como un hombre con popularidad entre el pueblo.

De todo aquello quedan estatuas, calles a su nombre, un retrato en el Congreso del país, y que Barack Obama le nombrase ciudadano honorario de EEUU poco antes de dejar la Casa Blanca. Por eso, un malagueño es considerado, si no uno de los padres fundadores, algo en teoría reservado más bien a los firmantes de la Constitución de 1776, sí pieza fundamental para la Independencia.

El debate sobre si fue masón

Cuanto más atrás se viaje en la Historia, más dudas surgen sobre una organización perseguida como ha sido la masonería. Más allá de teorías conspirativas al estilo de El Código Da Vinci, es una institución que en tiempos pretéritos se acercaba más a un acercamiento a la ciencia y las nuevas ideas frente al oscurantismo de tintes medievales que aún impregnaban el mundo en aquel siglo XVIII de Bernardo de Gálvez. La masonería podría considerarse un foro que no necesariamente obligaba a unas decisiones y, por ende, difícil es hoy interpretar que sea una institución omnipotente que siquiera pudiera rivalizar con el poder de la Iglesia.

Dicho esto, el Catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la UNED Javier Alvarado Planas le sitúa como masón en su libro Masones en la nobleza de España. Asimismo, los estudios emanados de las propias Logias así lo califican. Con todo, otros historiadores lo han puesto en duda por su cercanía con la Iglesia en el Virreinato.

En la actualidad

Los últimos años ha surgido un movimiento más bien civil para la recuperación de los líderes militares de la historia de España. Desde la popularidad de algunas novelas históricas hasta razones políticas, la figura de Blas de Lezo es la que más halagos se lleva y no sin razón en vista de su importancia histórica. Y Bernardo de Gálvez no ha sido menos.

A las instituciones ha ido llegando por peticiones de Vox. A la citada petición al Parlamento andaluz de que fuera nombrado Hijo Predilecto y que se trabajara en torno a su figura poco antes del estado de alarma, se sumó en la negociación de los Presupuestos para Andalucía, marcados por el covid, que se reservaran 200.000 euros para impulsar una película sobre él -paradójico, cine español subvencionado- que recogía Sur en noviembre de 2020 y que finalmente PP y Cs no incluyeron en el acuerdo presupuestario.

Elías Bendodo, actual portavoz del Gobierno andaluz y entonces presidente de la Diputación de Málaga, en el acto de entrega del cuadro a Estados Unidos, donado por la fundación sobre el militar.
Elías Bendodo, actual portavoz del Gobierno andaluz y entonces presidente de la Diputación de Málaga, en el acto de entrega del cuadro a Estados Unidos, donado por la fundación sobre el militar.

Asimismo, no hay que olvidar que el movimiento Black Lives Matters, surgido tras varios homicidios de ciudadanos afroamericanos debido a la brutalidad policial e intensificado este pasado verano con la muerte de George Floyd, una parte de ese movimiento decidió retirar figuras históricas que marcan el pasado colonial del territorio, sin incidir realmente en si tuvieron influencia en temas de esclavitud, por ejemplo.

El periodista sevillano Francisco Reyero publicó hace no mucho Y Bernardo de Gálvez entró en Washington, un libro sobre las peripecias del militar malagueño y recuerda que el olvido de su memoria no es una cosa solo española: "Hay un investigador malagueño, Manuel Olmedo, que descubrió en 2010 el compromiso de 1783 de colgar un retrato de Gálvez en el Congreso de los Estados Unidos. Vio que el compromiso estaba firmado, pero que no se había cumplido", decía en una entrevista en Diario de Sevilla. De ahí el cumplimiento finalmente de ese compromiso por el Senado en 2014.

Explica también en su libro que llegó a marchar en el desfile triunfal de la victoria de las colonias sobre la metrópoli por las calles de Filadelfia junto a George Washington, y le atribuye sin dudas que, de no ser por Bernardo de Gálvez y sus victorias estratégicas en Florida y el Caribe, el Reino Unido habría mantenido su hegemonía en el territorio. La historia podría haber sido otra. Es la historia de un malagueño universal y que, probablemente, sea necesario recordar. Otra cosa es querer sacar conclusiones politicas para el presente. Pero ese sería otro artículo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Juan Hace 2 meses
Andalucía no tiene hijos imperialistas. Es una nación universal y humanista por esencia y su Pueblo es de paz y cultura. Sus hijos son pintores, escritores, poetas, médicos, arquitectectos, músicos, bailaores.
Ahora en portada
Lo más leído