El PSOE-A puede llegar a primeros del año próximo sin saber quién será su candidato en las autonómicas

La convocatoria en la segunda quincena de octubre del congreso federal, donde Sánchez aspira a la reelección, retrasará en principio a comienzos de 2022 el cónclave andaluz

El PSOE-A puede llegar a primeros del año próximo sin saber quién será su candidato en las autonómicas. En la imagen, Susana Díaz y Pedro Sánchez, en la investidura de la primera como presidenta de la Junta en 2015.
El PSOE-A puede llegar a primeros del año próximo sin saber quién será su candidato en las autonómicas. En la imagen, Susana Díaz y Pedro Sánchez, en la investidura de la primera como presidenta de la Junta en 2015.

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha decido este lunes, en su primera reunión de este año, que su 40º Congreso Federal se celebre en la segunda quincena de octubre, cuatro años y cuatro meses después del 39º Congreso en el que el ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recuperó el liderazgo del partido tras vencer en las primarias a la presidenta andaluza, Susana Díaz. Precisamente Díaz gana de esta manera tiempo para amarrar definitivamente su candidatura a la presidencia de la Junta andaluza a finales de 2022, aunque tendrá que esperar a un congreso socialista andaluz que, en principio, se produciría en enero del año que viene.

El objetivo de llevar a octubre el congreso federal es que este pueda ser "mayoritariamente presencial", según ha explicado la dirección del PSOE tras la reunión telemática que han mantenido, y que no ha estado presidida por Sánchez, sino por la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra. Con estos plazos, el calendario precongresual se iniciaría a primeros de septiembre. La previsión del Gobierno es que para finales del verano el proceso de vacunación contra la Covid-19 haya logrado ya inmunizar a gran parte de la población, lo que debería hacer posible la celebración de este tipo de eventos multitudinarios.

Según los estatutos que se aprobaron en ese 39º Congreso de la segunda quincena de junio de 2017, este debía celebrarse de forma ordinaria entre el tercer y cuarto año desde la celebración del congreso ordinario anterior. Ya a principios de 2020, cuando Sánchez logró ser investido de nuevo presidente y conformar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, la dirección del PSOE aseguró que su intención era dejar el nuevo Congreso para 2021, apurando así ese plazo de cuatro años, aunque pudiera celebrarse ya desde junio de 2020.

El motivo que esgrimieron entonces fue el de dar prioridad en los siguientes meses a consolidar ese nuevo Gobierno, apoyando y explicando desde el partido sus actuaciones, además de afrontar las elecciones que había previstas en Galicia y País Vasco. La irrupción en marzo de la pandemia del coronavirus enfrió aún más si cabe estos plazos, hasta el punto de que finalmente el Congreso ni siquiera será en junio, cuando se cumplen cuatro años del anterior, sino en octubre, es decir, cuatro años y cuatro meses después.

Esta es la propuesta que se aprobará en el Comité Federal ordinario que se celebrará de forma telemática el próximo 23 de enero a las 10:30 horas, con la presencia en Ferraz del secretario general y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de algunos miembros de la Ejecutiva y de los miembros de la Mesa del Comité Federal.

"Lo razonable es aplazar"

La celebración del 40º Congreso desencadenará a continuación los respectivos congresos regionales, entre ellos, el de Andalucía, como ha recordado este lunes el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa tras la primera reunión de este año de la Comisión Ejecutiva Regional de la federación socialista andaluza.

Cornejo ha defendido este lunes que "lo razonable" es "aplazar" la fecha de celebración del próximo Congreso federal del PSOE que debería organizarse este año 2021 si se sigue el calendario ordinario, debido a la "situación excepcional" que se vive actualmente como consecuencia de la pandemia de la Covid-19.

El 'número dos' del PSOE-A ha querido dejar claro que la federación socialista andaluza hará "lo que acuerde la dirección" federal del partido y lo va a "apoyar, como siempre hemos hecho", pero también ha incidido en señalar que "lo razonable en estos momentos es que los tiempos ordinarios del Congreso no se puedan cumplir por la evolución de la pandemia".

Voces del partido de la corriente susanista entienden que, de demorarse hasta el año de autonómicas, Susana Díaz tendría más opciones de mantenerse como la candidata socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía, aunque se da por hecho que habrá batalla en las primarias en las que, presumiblemente, rivalizará con el diputado jienense Felipe Sicilia.

Cornejo ha explicado que los Estatutos del PSOE establecen que el congreso ordinario debe celebrarse "antes del cuarto año" tras el desarrollo del anterior, que en este caso fue el que se llevó a cabo a mediados de junio de 2017, del que volvió a salir elegido Pedro Sánchez como secretario general. El dirigente socialista ha puesto de relieve que aquel último congreso federal ordinario celebrado por el PSOE se convocó "el 14 de enero de 2017", pero entonces los plazos eran los "ordinarios" y la situación no era "excepcional" como ahora, según ha apostillado.

"Parece razonable, probable, que se produzca un aplazamiento" del Congreso Federal, según ha comentado Cornejo, que ha añadido que eso traería consigo un aplazamiento también del congreso del PSOE-A, que, según los Estatutos, debe celebrarse "dentro de los 90 días posteriores a la celebración del Federal", según ha detallado.

Sánchez, en situación radicalmente diferente a la de 2017

Sánchez llegará a este nuevo Congreso en una situación radicalmente opuesta al anterior, cuando logró vencer a Díaz en contra de los pronósticos, tras haber sido descabalgado por la dirección socialista por su negativa a permitir con su abstención la investidura del Mariano Rajoy en octubre de 2016.

En estos cuatro años ha logrado hacerse con el control del partido y aplacar las críticas internas de los barones que entonces apoyaron a la dirigente andaluza, como el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o el de Aragón, Javier Lambán.

No obstante, el acercamiento del Gobierno a ERC en estos últimos meses y el apoyo de Bildu a los Presupuestos han despertado los recelos y el malestar en algunos sectores, al que han puesto voz algunos de esos barones y también históricos socialistas como Felipe González.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído