Ni estúpido, ni extraño: Andalucía siempre aprobó sus Presupuestos en año electoral

Tan sólo se puede considerar 1996 como excepción. Aquel año se produjo la pinza entre el Partido Popular e Izquierda Unida, lo que impidió al PSOE aprobar el Presupuesto y provocó un adelanto electoral a mitad de legislatura

Susana Díaz, cuando era presidenta de la Junta de Andalucía, con el líder de Cs, Juan Marín.
Susana Díaz, cuando era presidenta de la Junta de Andalucía, con el líder de Cs, Juan Marín.

“Como Gobierno no nos interesa aprobar los Presupuestos en año electoral. Ningún Gobierno aprueba presupuestos en el último año de legislatura”. Con esas dos frases, Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía y vicepresidente de la Junta de Andalucía, ha puesto en jaque unas negociaciones para sacar adelante los Presupuestos de 2022 que de por sí ya eran complicadas. Como bien dice Marín en el audio filtrado y publicado por la Cadena Ser, 2022 será año electoral. No sabemos si a Ciudadanos le interesa que haya Presupuestos, tampoco si lo pretende el Gobierno – en las últimas intervenciones parecía que sí – pero desde luego, lo que no es cierto es que ningún Gobierno apruebe presupuestos en año electoral.

De hecho, en Andalucía es bastante difícil, por no decir imposible, encontrar un año en el que se hayan celebrado sus elecciones que no tuviera aprobado su Presupuesto correspondiente. Seguramente, en la mente de Juan Marín esté su desembarco en San Telmo en 2019 tras las elecciones en diciembre de 2018. Recordaba Juan Bravo, consejero de Hacienda, esta misma semana que en aquella ocasión tuvieron que elaborar el Presupuesto a mitad de año, una vez arrancada la legislatura, para ejecutar en seis meses. La fecha de las últimas elecciones –debido al adelanto electoral– tampoco permitía otra cosa. Casualmente, ese final abrupto llegó por la ruptura entre Susana Díaz y Juan Marín –o entre Juan Marín y Susana Díaz–. En cualquier caso, 2018 sí tuvo Presupuestos en tiempo y forma.

El único año con elecciones en el que se puede considerar que no hubo Presupuestos cuando tocaba fue 1996, otro adelanto electoral. En aquella legislatura, el PSOE de Manuel Chaves contaba con 45 escaños, la cifra más baja de los socialistas hasta la última cita electoral, y se produjo la famosa pinza entre el Partido Popular e Izquierda Unida. La debilidad parlamentaria provocó la incapacidad para aprobar las cuentas del año 1996 y, como consecuencia, hizo que los andaluces volvieran a las urnas tan sólo dos años después de las anteriores elecciones. Con el nuevo Parlamento, Chaves pudo tener Presupuestos en el mes de julio.

En el resto de legislaturas no se encuentra nada que se pueda asemejar al argumento que esgrimía Juan Marín. “No digo que no vamos a votar nuestro propio Presupuesto, pero podemos presentar un Presupuesto para que nadie lo apruebe”, aseguraba el líder de Ciudadanos delante de sus diputados. Un discurso que choca frontalmente con el de Juan Bravo, quien presentó la ley hablando de Presupuestos “sin ideología”, o Elías Bendodo, que fue más allá y llegó a decir que eran Presupuestos “soñados por cualquier socialista”.

Históricamente es complicado encontrar una situación que se asemeje a la actual con un Gobierno de coalición en San Telmo. El único antecedente es la legislatura en la que, primero Chaves y luego Susana Díaz, compartieron Consejo de Gobierno con Izquierda Unida. No había otra opción porque entonces el PP de Arenas fue el partido más votado, aunque sin socios para poder gobernar. Aquel pacto también acabó con unas elecciones con un año de adelanto. Se celebraron en marzo y, a pesar de que la relación entre ambos partidos ya era tensa y se desgastó aún más por el Caso ERE, nada impidió que el 30 de diciembre de 2014 Andalucía ya tuviera su presupuesto publicado.

En cinco ocasiones, en los años 1986, 1990, 1994, 2008 y 2012, el Partido Socialista se enfrentó al último curso de la legislatura con mayoría absoluta que en algunos casos peligraban y en otros no. Esto podría justificar en términos políticos la aprobación de cada uno de los presupuestos en tiempo y forma, como ocurrió – los de 1990 se aprobaron en febrero –, para que el siguiente Gobierno tuviera que ejecutar las cuentas socialistas o, para que, en caso de perder fortaleza parlamentaria, las cuentas no se vieran condicionadas por una negociación con otra formación política.

Sin embargo, cuando los gobiernos socialistas han tenido menos fortaleza parlamentaria, algo que no ha ocurrido demasiadas veces, también ha sacado adelante los Presupuestos en año electoral. En concreto, esta situación sólo es asimilable a dos años, 2000 y 2004. En ambas ocasiones, el Partido Socialista tenía 52 escaños y elecciones a la vuelta de la esquina. Las dos veces Chaves logró el apoyo del Partido Andalucista para sacar las cuentas, pese a que esos años había elecciones.

Las distintas fechas de los comicios tampoco han sido impedimento para que hubiese cuentas públicas en cada uno de los años electorales. Hasta 1996, las elecciones se estaban celebrando en el mes de junio. A partir de ahí, la cita electoral fue en marzo, incluido 2015, pese a no finalizarse la legislatura. Ninguna de estas fechas supuso un problema para cumplir con los trámites presupuestarios por más que pudiera haber dificultades para la ejecución.

Haciendo un repaso, podemos ver que el Presupuesto de 1986 se publicó el 28 de diciembre, el de 1990, el 2 de febrero; el de 1994 el, 30 de diciembre; el de 1996, en julio tras la celebración de elecciones anticipadas; el del año 2000, el 28 de diciembre; el de 2004, el 29 de diciembre; el de 2008, el 26 de diciembre; el de 2012 el 26 de diciembre; el de 2015, el 30 de diciembre y el de 2018, el 5 de diciembre, aunque en esta última ocasión la ruptura del PSOE con su socio –Ciudadanos– se produjo con el año avanzado, algo que, por otra parte, impidió que hubiera presupuestos para 2019 y propició el adelanto electoral. Queda claro, haciendo un repaso de la historia parlamentaria andaluza, que Juan Marín ni siquiera utilizó razones que se correspondan con la realidad para explicar su estrategia en el último año de legislatura.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera.

Emilio Cabrera

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído