Moreno renuncia a reducir los impuestos: "Se les olvida siempre después de bajárselos a los ricos"

PSOE-A y Adelante valoran para lavozdelsur.es el giro de la Junta en materia impositiva y creen que es fruto de su "choque con la realidad" y las bonificaciones fiscales de 2019 que "mermaron las arcas"

Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía. Foto: Junta
Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía. Foto: Junta

Hace unas semanas, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, hacía referencia a su publicitada bajada de impuestos diciendo que la actual situación de crisis económica tras la pandemia le impedirá llevarla a cabo este 2020. De este modo, el máximo responsable del Gobierno andaluz daba por finiquitada una de sus banderas para alcanzar el poder en Andalucía, la de la bajada masiva de impuestos. “En esta tesitura no puede haber más rebajas fiscales. Cuando llegue la recuperación económica, podremos pensar en volver a bajar de nuevo impuestos”, esgrimía el presidente en el diario ABC.

No se trata de un asunto menor y no solo por ser una de las propuestas estrella del PP en la pasada campaña, sino porque se antoja un tema clave a la hora de conseguir la aprobación de los presupuestos, para lo cual, la coalición entre PP y Ciudadanos necesita el apoyo de Vox. La formación de ultraderecha ya ha hecho pública su postura en este tema en diversas ocasiones. Los pupilos de Abascal en Andalucía siempre se han mostrado abiertamente a favor de cualquier rebaja impositiva y es uno de los puntos donde más cómodos se han encontrado con el Gobierno de Moreno Bonilla.

Pero no todos los partidos leen este renuncio del presidente del mismo modo que desde la Consejería de Hacienda se ha vendido, enfocándolo en las necesidades recaudatorias que va a contraer la Administración con menos ingresos por la pérdida de actividad económica y un mayor gasto, especialmente en Sanidad. Los datos apuntan a otra cosa, al menos en el gasto presupuestario. Según datos oficiales del Ministerio de Hacienda, hasta el mes de junio, la ejecución de gasto del Gobierno andaluz ascendía al 34,5% del presupuesto, lo que queda lejos de la mitad y habiendo soportado los efectos de la pandemia. Por ello, la pregunta que se hace el socialista Antonio Rodríguez de Arellano, ex consejero de Hacienda de la Junta, es “¿en qué se está gastando el Gobierno de Bonilla el presupuesto y en qué se va a gastar los miles de millones que va a recibir del Gobierno central?”.

Inmaculada Nieto, parlamentaria de Adelante Andalucía, cree que “las bonificaciones fiscales aplicadas por PP y Ciudadanos en el Ejecutivo reducen tanto los ingresos que ya han tenido sus consecuencias disminuyendo el margen de maniobra que han tenido para afrontar la pandemia”. Para la diputada, la incertidumbre respecto a la futura recuperación económica “puede” que haya provocado que el Gobierno andaluz repare en “la temeridad que suponen estos agujeros en forma de bonificaciones fiscales a la Hacienda pública”.

En todo este asunto juegan un papel crucial los fondos europeos covid, que se suman al endeudamiento que el Gobierno de España ha enfrentado para poder hacer frente junto a las comunidades a la caída de ingresos debido a la paralización de gran parte de la actividad económica y a la puesta en marcha de estabilizadores automáticos como son los ERTE o las prestaciones por desempleo.

Por tanto, la Junta de Andalucía disfrutará este 2020 de más de 3.200 millones de euros en ayudas provenientes del Estado y de los fondos europeos, pero el panorama parece más oscuro para el 2021. El próximo año, todas las administraciones verán fuertemente mermados sus ingresos por la caída de la actividad económica en el ejercicio actual. Este es uno de los motivos que Ramírez de Arellano encuentra a la hora de que el Gobierno andaluz renuncie a su vociferada bajada masiva de impuestos.

El diputado socialista, además, advierte de que fue el PSOE-A quien ya advirtió que esta bajada solo se iba a centrar en las mayores rentas y patrimonios. “Se dieron mucha prisa con el decreto 01/2019 en bajarle los impuestos a las clases más pudientes”. Y matiza que este hecho se centró sobre todo en las grandes herencias y en el impuesto sobre la renta, el cual “se bajó a las clases medias y obreras unas 20 veces menos que a los que más poder adquisitivo tienen”.

Desde Adelante, Nieto da al Ejecutivo andaluz la bienvenida “a la realidad de la vida” y celebra que se pueda dar cuenta de que “sin recursos públicos no se pueden mantener los servicios públicos”, asegurando que la traducción en los impuestos sería que “abandonaran el disparate de mermar las arcas de las que luego tienen que tirar para gestionar el día a día”.

Las negociaciones presupuestarias no han hecho más que empezar y a los llamados desde PP y Ciudadanos “presupuestos más sociales de la historia de Andalucía”, correspondientes a los 36.495,5 millones de euros que aprobaron en 2019 con la ayuda de Vox, le surgen para este ejercicio algunos problemas añadidos. El primero corresponderá al papel que Vox juegue en esa supresión de la bajada de impuestos anunciada por Moreno Bonilla, ya que es el único partido aún más vehemente en su propuesta de rebajas fiscales que el PP.

Y desde el partido de extrema derecha ya avisa Alejandro Hernández, su portavoz, que recuerda que “no sucederá como con los de 2019” y “se convertirán de verdad en los del cambio”. Aunque se desconocen aún los detalles de las negociaciones, tanto PP como Ciudadanos esperan que la irrupción de la pandemia no les encarezca la aprobación por parte de Vox.

Ya el pasado 22 de julio empezaron a verse los posicionamientos cuando fue rechazada por las tres derechas el proyecto de proposición de Ley presentado por Adelante y apoyado por el PSOE que pretendía incluir un artículo en la legislación autonómica que blindara la Sanidad. A ello hay que sumar las concesiones del Ejecutivo andaluz a la Sanidad privada y a la Educación concertada, algo que Vox ve con muy buenos ojos.

Sobre estas concesiones en materia sanitaria, Nieto, portavoz de Salud de Adelante, ve una espiral perfecta creada por la derecha. “No invierten en Sanidad aposta, eso les hace deficitarios en los servicios sanitarios públicos y por ello tienen que recurrir a la privada, a la que destinan grandes partidas de dinero”. Y cree que de invertir esas cantidades en la pública (35 millones de euros en 2019 y 135 millones en 2020 según ha anunciado el consejero Jesús Aguirre) se ofrecerían desde esta los servicios para no tener que derivar a la privada.

Vox es uno de los máximos patrocinadores de esa colaboración público-privada, y para Nieto, su papel frene al PP no es lo que parece. “Vox en Andalucía hace mucho ruido con frases y titulares llamativos pero luego no le da ningún problema al PP y Ciudadanos”. La diputada no ve a Vox saltándose su obligación para sustentar al Gobierno andaluz y la prueba es que “todas las votaciones importantes se las saca adelante en el Parlamento”.

En el único caso que lo contempla es el de que intenten provocar algún tipo de desestabilización del Ejecutivo o quieran forzar un presupuesto prorrogado. Y tiene claro que las concesiones al partido de ultraderecha no son un gran problema para Moreno Bonilla. “No pide muchas cosas Vox en materia económica que no se les haya ocurrido hacerlas antes al PP”.

Ramírez de Arellano encuentra un patrón común en todas las comunidades gobernadas por el PP. “Llegan con el mantra de la bajada de impuestos pero siempre se les olvida después de bajárselos a los ricos”. El antiguo consejero no duda a la hora de calificar al PP y Ciudadanos como “los representantes de estas clases pudientes” y cree que desde un punto de vista meramente económico, “no existe ninguna razón que pueda justificar que en Andalucía se bajen solo los impuestos a las clases más adineradas”.

Además, el parlamentario por Sevilla ve incongruentes las quejas del Gobierno andaluz sobre el reparto de los fondos extraordinarios del Estado, de los cuales llegarán 2.100 millones a Andalucía. “Aquí se quejan del reparto pero el PP en el Congreso ha votado a favor de ese decreto”. Y recuerda los recortes a todas las consejerías que la Junta ha aplicado recientemente para crear un fondo propio de 700 millones de euros. “De esos 700 millones hay 100 para contingencias covid que crearon en marzo. Pues de esos 100, tres meses más tarde habían gastado 20 millones, y los 80 restantes los van a incorporar al nuevo fondo, contando dos veces la misma cantidad. El socialista señala que “la Junta de Andalucía ni explica ni tiene claro en qué se tiene que gastar el dinero este año”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído