Los 'tuitstar' andaluces ante el 28A: ganará el PSOE, pero dudan que pueda formar Gobierno

Le pedimos a Moe de Triana, María Murnau, Anita Botwin, Mar Gallego, Gerardo TC, Pablo MM, Sara Lauper, Noelia Morgana y Rubén Sánchez un pronóstico sobre las próximas elecciones generales y un mensaje de última hora para los votantes

Los 'tuitstar' andaluces se mojan y dan su pronóstico para las elecciones generales a lavozdelsur.es.
Los 'tuitstar' andaluces se mojan y dan su pronóstico para las elecciones generales a lavozdelsur.es.

Se acerca el 28 de abril, día de las elecciones nacionales en España, e irremediablemente tanto en la calle como en las redes sociales surgen los pronósticos acerca del resultado final de las votaciones. En lavozdelsur.es hemos querido tomar la temperatura electoral consultando a varias personalidades de la red que acumulan muchos seguidores en sus perfiles, las hoy llamadas influencers. Le hemos preguntado sobre sus sensaciones en torno a los comicios y pedido que hagan por una vez de futurólogos. Nos han atendido amablemente Sara Lauper, Gerardo TC, Noelia Morgana, Rubén Sánchez, Anita Botwin, Mar Gallego, Pablo MM, María Murnau y Moe de Triana. A estas alturas no creemos que necesiten presentación, pero si así fuera se les puede encontrar con una sencilla búsqueda en Twitter.

La impresión generalizada señala que el PSOE ganará las elecciones en votos. El enigma también común reside en si podrá gobernar o no. Pablo MM apunta este sentir: "Creo que el PSOE ganará las elecciones y podrá formar Gobierno. La duda está en si lo hará sumando con fuerzas de izquierdas o apoyándose en Ciudadanos. Si los números cuadran y Rivera cambia de opinión, algo habitual en él, es más cómodo para Ferraz y para los poderes fácticos llegar a Moncloa de la mano de Ciudadanos". Moe de Triana opina parecido: "El PSOE podría ser el partido más votado pero después vendría el baile de pactos en el que puede pasar cualquier cosa". Gerardo TC, por su parte, vaticina un empate técnico: "La suma de PSOE y Podemos no alcanzará la mayoría absoluta. La suma de los tres partidos de derechas, tampoco. Creo que PP y Podemos sufrirán un batacazo y VOX sacará un resultado aún mayor del esperado".

En las mujeres entrevistadas reina el pesimismo: "Tengo un pronóstico negativo, de retroceso en derechos y libertades. Aunque espero equivocarme", señala Anita Botwin, coincidiendo con María Murnau: "Va a estar muy igualado, pero me inclino a pensar que las derechas van a sumar, por desgracia". Noelia Morgana, por su parte, no esconde su incertidumbre: "Tengo mis dudas sobre si se conseguirá o no frenar al trifachito, pero desde luego ese es el más puro de mis deseos". Y Sara Lauper se sincera: "Me gustaría que saliera un pacto de las izquierdas. Yo voy a votar a Podemos, y en cierto modo, mis principios me indican que NO vote a PSOE, pero de haber sido totalmente necesario lo hubiese hecho, todo con tal de que no me siga gobernando la mafia ni entre el medievo en el Congreso. Ahora bien, tampoco me apetece una mayoría absoluta, ni de Podemos ni de nadie, por mucho que los vote. En democracia no deberían permitirse las mayorías absolutas". El único resquicio de optimismo lo aporta el portavoz de Facua, Ruben Sánchez, quien señala: "Sin miedo a equivocarme, creo que hará buen tiempo". 

Los candidatos a las elecciones del 28 de abril.

En cuanto a las grandes preocupaciones del electorado y las urgencias a tratar por el próximo Gobierno hay unanimidad, todos los entrevistados hablan de empleo digno, solucionar la precariedad y blindar los servicios públicos. Existen, eso sí, matices y aportaciones diversas: "La única forma de echar fuego al miedo de la ultraderecha es mejorando la vida de la gente", dice la escritora Mar Gallego. "Los problemas del paro, la sanidad y las pensiones son los más importantes. No me creo que no sean cuestiones que preocupen a cualquier ciudadano por encima del presunto peligro de la inmigración o el problema catalán", argumenta por otra parte Moe de Triana. Murnau y Morgana coinciden en que hay que aplicar una perspectiva feminista a la política, situando la violencia de género como otro de los grandes asunto a resolver. Sara Lauper apunta a la educación como elemento transformador: "Es lo más importante para cambiarlo todo".

Pero, ¿qué dirían los tuitstar a los candidatos de los partidos políticos? Anita Botwin indica que "intenten llegar a consensos para luchar contra la desigualdad que vive gran parte de este país. Que miren lo que nos une y hace sentirnos orgullosos (sanidad, educación, pensiones públicas) y se dejen de banderitas". Noelia Morgana diferencia entre dos tipos de candidatos: "A los que soy afín les diría que dejen las peleas de pollas a un lado y que recuerden que el presente de toda una sociedad está en sus manos. Y a los que no soy afín les diría que no hagan más el ridículo con estampas a lo Curro Jiménez y que no se flipen mucho porque vamos a seguir tejiendo alternativas al sistema". Pablo MM reflexiona sobre la coyuntura andaluza: "Andalucía necesita soluciones de urgencia, que salden de una vez la deuda histórica que España tiene con esta tierra. No somos el ariete para sus luchas partidistas ni el elemento folclórico para animar la campaña electoral". María Murnau se moja con cada uno de los candidatos: "Le diría a Sanchez: no te dejes comprarA Iglesias: sé más listo que el restoA Rivera: espero que nunca llegues al poder. Y a Casado: ojalá el país se de cuenta de que eres un trepas". Gerardo TC resume todo su sentir en una frase: "Trabajad para el país y no para vuestros intereses". 

Mensajes muy claros para los votantes

¿Y qué se le puede decir a los votantes? Sara Lauper se dirige a las personas que votarán en Andalucía: "No somos menos que nadie. Nuestro voto, nuestra palabra, argumentos y sabiduría vale lo mismo que la de cualquier otra española o español, y que cualquier persona del mundo. Tenemos que salir a votar y a luchar. Ya está bien de conformarnos con la mierda que le sobra el centro y al norte. Ya está bien de que nos traten así. Tenemos que ser un poco más punkis los andaluces y andaluzas". Pablo MM va en este mismo camino: "Votad pensando en Andalucía. Ni las banderas ni los himnos ni la unidad de España van a solucionar los problemas de esta tierra. Del patrioterismo rancio y naftalino no se come". Mar Gallego, por su parte, advierte que "nos jugamos la privatización de todos los servicios públicos y la venta de Andalucía como destino turístico y privado. Votar y parar a la derecha es urgente". Ruben Sánchez les diría "que voten. Y que apuesten por una candidatura que no se dedique a sembrar odio ni tenga mil imputados por corrupción". 

Juan Marín y Moreno Bonilla gobiernan Andalucía. FOTO: JUNTA DE ANDALUCÍA

Hay un temor flotante entre los interlocutores a que se repita el pacto de Gobierno de Andalucía: "Esta vez se tiene que ir a votar, votar muy fuerte para frenar a la ultraderecha", expone Gerardo TC. "Hay que hacer el vacío a su agenda discursiva", señala Mar Gallego, "eso y gobernar para la gente cuando toca, no estar en campaña electoral incluso cuando se ha ganado las elecciones". "Educación, educación y más educación contra la ultraderecha", responde Anita Botwin. 

Lauper, en cambio, matiza sobre la importancia del voto: "Frenar a la ultraderecha no depende sólo de los votos en la elecciones. La ultraderecha ya está en los corazones y en los cerebros de muchas personas; ha calado muy hondo en la sociedad. Sus bases ya están sembradas, empezaron a brotar en Andalucía. Hasta una persona que se considere de izquierdas a menudo tiene preceptos en sus argumentos en los que impera la ultraderecha. Por ejemplo, casi nadie quiere a los moros, o se defiende formatos de esclavitud disfrazada de libre elección, etc.".

En otro orden, Noelia Morgana apuesta por seguir en la calle: "No es obligatorio obedecer a nadie, sigamos saliendo a la calle y ejerciendo nuestro poder y nuestros derechos. No hay que dejarse arrastrar por el sonido de las escopetas y pensar de forma autónoma". En ese sentido también se expresa Pablo MM: "Se puede frenar a la ultraderecha desde la reflexión personal de cada individuo; los discursos identitatarios se han demostrado muy peligrosos. El fascismo es odio, enfrentamiento y aporofobia. Somos andaluces, ciudadanos de una tierra que es fruto de la mezcolanza, de emigrantes y de inmigrantes, de llegadas, y sobre todo de salidas. Somos la Andalucía fenicia, tartesa y turdetana, romana, árabe y gitana. Somos todo lo que odia el fascismo y deberíamos ser el principal dique de contención contra su barbarie".

Moe de Triana se desmarca apuntando a los medios de comunicación: "No hay que darle promoción en los medios ni justificarlos haciendo pasar su ideario por algo natural o razonable. Recuerdo que en los 90, a grupos como Frente Nacional se les trataba como radicales o neonazis. A día de hoy he oído hasta catalogarles de políticamente incorrectos quitándole bastante hierro al peligro de las ideas que promulgan. Pero así es el morbo de la ultraderecha que cada X años viene a enseñar la patita y a movilizar a sectores desencantados con propuestas populistas. Dicho sea de paso, hay que tener la vida bastante resuelta para que tu principal objetivo sea la unidad nacional". Y Ruben Sánchez, concluye: "Hay que destapar el olor a podrido que intentan tapar con nuestra bandera". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído