La presión de España logra que Turquía rectifique, que promete cumplir con la entrega del material

El Gobierno indica que "no se robó material", sino que los respiradores son producidos allí y su estado de alarma impedía exportarlos

González Laya, ministra de Asuntos Exteriores. FOTO: PSOE
González Laya, ministra de Asuntos Exteriores. FOTO: PSOE

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha asegurado este sábado que Turquía se ha comprometido a que los 114 respiradores comprados por Castilla-La Mancha y Navarra llegarán a España "a la mayor brevedad".

"Hemos recibido el compromiso de Turquía de cumplir con la entrega de los respiradores a la mayor brevedad", ha dicho González Laya en declaraciones a Europa Press. La ministra ha hablado este sábado con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y con la presidenta de Navarra, María Chivite, para trasladarles el compromiso de las autoridades turcas.

En todo caso, González Laya ha puntualizado que Turquía no ha "requisado de material de procedencia de países terceros", porque son productos de fabricación turca y comprados a una empresa de este país, "sino simplemente un retraso en la entrega de la mercancía". El motivo es que Turquía ha impuesto restricciones a la exportación "porque ellos entienden que en estos momentos necesitan estos respiradores" y que su intención es permitir la entrega tan pronto hayan mejorado su propia capacidad de producción.

Además, ha subrayado que ella no ha dado en ningún momento por perdido el material: "Dije que hoy hemos llegado hasta aquí, pero también añadí que Turquía nos ha garantizado que en cuanto pasen estos días, que son para ellos también críticos, el contrato se podrá ejecutar".

El incidente ha llevado a la ministra a hablar tres veces con su colega turco y sí consiguió desbloquear otros productos del pedido, que incluía también mascarillas, EPIs, cubrecalzado y gafas para los que Turquía dado ya las licencias de exportación. En todo caso, si algún producto no llegase a entregarse, ha dejado claro que la empresa tendría que devolver el dinero pagado por él.

En esta situación, ante quienes reclaman una queja diplomática a Ankara, la ministra ha recalcado que hay "una relación constante" con Turquía, que se sigue discutiendo y que se trabajará para que, efectivamente, los respiradores lleguen. La ministra ha explicado que en estos momentos son muchos países los que están introduciendo restricciones a la exportación -"de eso se trata, no de robar material", ha apuntado- para garantizar su propio abastecimiento en plena epidemia de coronavirus.

"No es muy común, no es muy bien visto por las reglas de comercio internacional, pero ellos lo explican por la urgencia de la situación", ha señalado. Esto, dice, lo está haciendo Turquía, lo está haciendo Rusia con productos alimentarios como el trigo y lo ha hecho Estados Unidos, en este caso no restringiendo la exportación sino decretando la "nacionalización de determinadas empresas que consideran de interés estratégico en este momento".

Con todo, de Estados Unidos sí que se ha logrado "que se cumpliese la entrega de un producto que había sido comprado y pagado con anterioridad a la introducción de la medida". A ello contribuyó incluso el Rey, que esta semana habló con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Todo ayuda, esto es una labor a todos los niveles, de los embajadores, una labor mía y una labor a través del jefe del Estado", ha dicho.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído