Espadas rechaza que su mujer declare en la comisión de la Faffe, una fundación donde era "una trabajadora más"

"Es inaceptable", señala el alcalde de Sevilla, que considera que se superan "determinadas líneas rojas", pues Ibanco no era dirigente de la extinta entidad. Su sueldo era de 1.500 euros, reveló Espadas en 2010

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en una imagen de archivo.
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en una imagen de archivo.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha considerado "inaceptable" la petición de comparecencia de su esposa, María del Carmen Ibanco, que fue trabajadora de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), en la comisión de investigación sobre la extinta fundación. El regidor y posible candidato a las primarias socialistas andaluzas ha pedido a los grupos que lo han apoyado que reflexionen sobre si puede aportar algo importante para "la investigación que dicen que está haciendo esa comisión", ya que entiende que traspasar determinadas "líneas rojas" hace que se pierda la "ética, que debería ser fundamental en política".

El nombre de Ibanco se encuentra en el listado de nuevas comparecencias aprobabas por la comisión de investigación sobre la extinta Faffe, junto a otros como el de secretaria general del PSOE-A y expresidenta de la Junta, Susana Díaz, y a la exconsejera de Hacienda y actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, un listado que ha contado con los votos de PP-A, Ciudadanos, Vox y Adelante Andalucía, mientras que el PSOE-A no lo ha apoyado.

A preguntas de los periodistas, Espadas ha advertido que, "cuando en política se superan determinadas líneas rojas, creo que se pierde la ética, que es un elemento fundamental para moverse en sociedad y que desde luego debería ser una pauta fundamental en política". Por todo ello, espera que los grupos que han apoyado ese listado de personas "reflexionen sobre si es o no procedente y si significa que es algo importante para la investigación que dicen que está haciendo esa comisión". "Me parece absolutamente inaceptable entrar en ese tipo de planteamientos, sobre todo cuando se rebasan esas líneas rojas, lo que en política no debería ocurrir en ningún caso", sentencia.

Por su parte, Ciudadanos, con quien tiene un acuerdo en el Ayuntamiento de Sevilla, ha señalado que "a nosotros no nos tiembla el pulso por solicitar la comparecencia de quien sea, se apellide como se apellide", pero que, "si somos serios y rigurosos", no genera "ninguna" repercusión en el entendimiento con el PSOE a nivel municipal, señalaba el portavoz andaluz Sergio Romero. "Entendemos que esta señora puede aportar información, hacer una valoración que derive en tener información que nos sirva para que los andaluces tengan claro lo que ocurrió con el dinero de todos los andaluces", indicaba.

En la comisión de la Faffe se investiga la existencia de una serie de gastos de la dirección, que habrían usado fondos públicos en locales de alterne, alrededor de 30.000 euros. En 2011, a los ocho años de su existencia, la fundación se extinguió y sus 1.200 trabajadores pasaron principalmente al SAE como empleados.

"Una trabajadora más"

El alcalde sevillano ya habló del asunto años atrás. En 2010, cuando comenzó su carrera municipal en Sevilla, venía de haber sido consejero de Vivienda en la Junta y tuvo que responder a preguntas sobre la posición de su esposa. "Siempre se ha dedicado a la orientación laboral desde un nivel básico y en el más absoluto anonimato, lleva allí cuatro años y ni siquiera tiene un contrato indefinido", señalaba a ABC en 2010.

"Si yo hubiera querido ejercer presiones para su beneficio, como se pretende hacer ver, igual tendría un mejor contrato, ¿no? No hay nada de eso, nada". Afirmaba el entonces candidato municipal que Ibanco cobraba 1.500 euros mensuales. "Ella no goza de un trato diferencial, sino que tiene la misma condición que los demás de la fundación. Entró como pudo hacerlo cualquier otro y, si ahora esta fundación va a integrarse en la nueva agencia del SAE, serán todos los que se beneficien de eso, no exclusivamente ella, que no tiene, insisto, ningún trato especial", añadía sobre el proceso de funcionarización.

"Ella es una trabajadora más y no puede deducirse que haya sido beneficiada por mi posición ni nada de eso. Ni siquiera es militante del PSOE ni nada de nada".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído