Los diputados del PP llegan al Congreso sin saber qué van a votar en la moción de Vox

Pablo Casado ha evitado decir si optarán por el no o por la abstención, pero sí está claro que la propuesta de hacer presidente a Abascal no triunfará este martes

El Congreso de los Diputados, este lunes. FOTO: Congreso
El Congreso de los Diputados, este lunes. FOTO: Congreso

El PP lleva días deshojando la margarita sobre la moción de censura de Vox. Pablo Casado ha rechazado adelantar la postura que tomará su partido. Y no lo ha dicho en los medios de comunicación, a pesar de que en las últimas semanas se le ha preguntado. Tampoco lo ha querido explicar dentro de su partido. Fuentes del partido consultadas por El Español, entre las que se encuentran diputados, indicaban horas antes de la llegada al Congreso que aún no se les había comunicado qué debían votar dentro de la disciplina de partido.

Casado sí ha quierido restar importancia. "El compromiso del Partido Popular es con los españoles. Esta moción de censura es un fracaso. Los políticos no nos podemos dedicar a perder el tiempo. Deberíamos avanzar en propuestas reales para los españoles", indicaba la misma mañana del martes Ana Pastor, uno de los pesos pesados de la renovada cúpula del PP. Sí hay una cosa clara, y es que no se votará en ningún caso por el sí. La situación del PP es la de presentarse como verdadera fuerza de referencia en la oposición, mientras Vox, en la práctica, y según encuestas, va comiendo terreno al PP y afianzándose como tercer partido, en paralelo al descalabro de Ciudadanos.

La moción de censura no tiene en ningún caso opciones de salir adelante. En la práctica implicaría no solo quie votaran a favor de hacer presidente a Santiago Abascal partidos como PP y Ciudadanos, sino también partidos nacionalistas. Por lo tanto, esta primera moción tras la que llevó a Sánchez a la presidencia no servirá más que para plantear críticas al Gobierno por su gestión de la pandemia. 

El Partido Popular, entonces, se mueve entre el no y la abstención. Casado ha optado por un movimiento propio de Mariano Rajoy, mantener la incertidumbre sobre sus movimientos político hasta el último momento, sin comprometerse a la espera de conocer el sentir general. Los votantes de derecha, según una encuesta de RTVE, apoyan en un 80% la moción de censura. Otra cuestión es si sería para hacer presidente a Abascal. 

Voces como las de Cayetana Álvarez de Toledo han pedido públicamente la abstención. De la misma forma, según El Español, se muestran diputados rasos del PP, que entenderían el no como una convalidación formal del Gobierno de Sánchez. Por eso, hay un sector en el PP que no querría dar alas a Vox pero tratar de aprovechar al máximo esta moción para allanar el camino ante otra en el futuro con verdaderas opciones de hacer esta misma legislatura presidente a Pablo Casado. La evolución de la pandemia ha crispado enormemente la situación política, y es difícil pensar que es imposible que algo así pueda ocurrir, según cómo se desarrollen los acontecimientos en el futuro. Tendría que convencer Casado a partidos como el PNV. Pero el número redondo es 176. 

La impresión entonces es que, a corto plazo, comienza un nuevo tiempo con esta moción. El primer intento de la derecha de sacar a Sánchez del poder por la pandemia. Se espera una sesión caliente. No es para menos, viendo las soflamas de los últimos tiempos. Y Casado, mientras, intervendrá, pero será actor secundario. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído