Ayuso 'pasa' de Moreno para la campaña a pesar de que hay más de 250.000 andaluces viviendo en Madrid

El presidente andaluz dice que su homóloga es "un revulsivo" gracias "a su carácter y su impronta"

Moreno Bonilla saluda a Díaz Ayuso, en presencia de Casado, en una imagen de archivo. JUNTA DE ANDALUCÍA
Moreno Bonilla saluda a Díaz Ayuso, en presencia de Casado, en una imagen de archivo. JUNTA DE ANDALUCÍA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, y candidata del PP a la reelección, está realizando una campaña electoral que puede calificarse como personalista y a su aire. Este fin de semana, llegó a un acto de campaña sin ninguna referencia al logo de los populares. Y, en paralelo, Isabel Díaz Ayuso está olvidando a los barones populares, además de que Pablo Casado no está siendo tan proganista de la campaña como lo está siendo Pedro Sánchez de la de los socialistas.

Así, hay dos barones que representar al sector más alejado de Ayuso. Son el presidente gallego, Albero Núñez Feijoo, y el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. Llama la atención porque la Comunidad de Madrid tiene un evidente componente cosmopolita: hay números importante de españoles de otras comunidades que viven allí.

A pesar de un pequeño descenso a raíz de la crisis sanitaria, lo cierto es que oficialmente son alrededor de 250.000 los nacidos en Andalucía que están desplazados o establecidos en la Comunidad de Madrid. De ellos, mucha gente joven que no encontraban oportunidades laborales en Andalucía, pero también de otras generaciones que se marcharon hace años.

Así, Madrid es la segunda comunidad no limítrofe donde más andaluces hay desplazados, solo por detrás de Cataluña. Y, con todo, Díaz Ayuso ha decidido renunciar a que Moreno Bonilla sea un activo en campaña. De hecho, apenas hay declaraciones de apoyo a la popular desde la Junta. 

"Ayuso va a sacar un resultado espectacular. Se ha convertido en un fenómeno social y político en la Comunidad de Madrid y con ella el PP va a recuperar un porcentaje de la etapa del bipartidismo", señalaba en Onda Cero días atrás Moreno. "El ambiente que ven en las calles mis amigos de Madrid es de apoyo a Díaz Ayuso. Ha generado interés y respaldo de sectores liberales e incluso de la izquierda".

En el PP, en cualquier caso, no desean interferir especialmente. Porque el equilibrio político que parece haber alcanzado Ayuso, el de confrontar con Sánchez en base a las medidas más laxas de Madrid con especial atención a hostelería y comercio, puede romperse si figuras como Moreno o Feijóo, con políticas más restrictivas en los pasados meses, se contrapone. 

"Los partidos se mueven con dinámica de marca y creo que Isabel es un revulsivo que el PP necesitaba, después de languidecer con porcentajes de voto del 18 o el 19%, porque va a conseguir un 40% y eso será un reactivo para el PP", señalaba Moreno. "Ella se lo ha construido con su carácter, personalidad e impronta", venía a decir para referirse a las salidas de tono de forma velada que ha protagonizado la dirigente.

Estas señales de Moreno sí hacen ver de forma explícita que los populares andaluces estarán atentos a lo que pase. El presidente opinaba en la entrevista que si Ciudadanos sigue rompiéndose, pueden volar los apoyos en Andalucía. Parece difícil que cualquier voladura o salida de altos cargos de Ciudadanos no redunde positivamente en el PP, que se perfila como principal beneficiario en esa pesca. "Pero confío en nuestro socio", señalaba Moreno. 

Donde sí está Bonilla es en la confrontación con Pedro Sánchez, al igual que Ayuso, con tres asuntos: uno, la vacunación, pues sigue pidiendo más dosis para Andalucía, rechazando que "países como Marruecos" avancen más rápido que Europa, aunque sea en base a un acuerdo entre el Reino Alhauita con las autoridades chinas para una vacuna no aprobada en Andalucía; otra, la financiación, al reclamar más y más pronto la llegada de fondos europeos; y por último, y eso es lo que más le diferencia de Ayuso, en qué pasará a partir del nueve de mayo. Moreno quiere respuestas y ya dejó entrever que era partidario de una prórroga aunque fuera menos restrictiva que el decreto actual; Ayuso y el sector más conservador del PP, evitar cualquier apoyo si el PSOE cambia de discurso a pocos días del nueve de mayo, solo cinco después de las elecciones madrileñas.

Sea lo que sea, la noche electoral del 4 de mayo la verá desde Andalucía. No habrá foto de barones, al parecer, en Génova en la noche electoral. No solo porque sea martes. Sino porque Ayuso no necesita o siente que le restan altos cargos como el presidente andaluz.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído