El alegato de Teresa Rodríguez contra los yogures, galletas y cereales azucarados

La política gaditana y diputada en el Parlamento de Andalucía pide copiar a Chile, para favorecer una correcta educación nutricional

La hija de de Teresa Rodríguez comiendo un yogur sin azúcar.
La hija de de Teresa Rodríguez comiendo un yogur sin azúcar.

Un alegato contra los productos que se ofrecen en el mercado para el público infantil. La política gaditana y diputada en el Parlamento de Andalucía, Teresa Rodríguez, ha defendido a través de un hilo publicado en Twitter la necesidad de que la Administración actúe para favorecer una correcta educación nutricional.

Así, pide copiar el modelo de Chile, que establece desde 2016 una serie de medidas para evitar que las marcas que ofrecen productos por encima de unos mínimos de calidad nutricional no tengan tan fácil conectar con el consumidor más joven.

 

"Queridos fabricantes de alimentos. A mis niñas les encanta el yogur, pero a su madre le han enseñado que retrase y reduzca lo más posible el consumo de azúcar. Por eso les gusta sin azúcar (ni edulcorante), con todo su sabor a yogur (ácido) porque nunca lo han probado dulce".

 

 

A partir de este tuit inicial, en el que aparece su hija tomando un yogur sin azúcar, la política andaluza comienza a exponer qué tipo de productos de fácil acceso para los menores tendrían que enfrentarse a una mayor regulación por parte del Gobierno. 

"Sin embargo, cuando vamos al súper, en la guarde o en la plazoleta, a mi mayor se le van los ojos detrás de los yogures azucarados (y de las galletas, bizcochitos...) porque tienen dibujos infantiles que a ella le encantan también. La batalla empieza a ser imposible".

 

 

Legislar para evitar atraer al público infantil con publicidad

 

La lluvia de impactos publicitarios que reciben los más pequeños a través de la televisión o en los propios supermercados han de someterse a un mayor control, según Teresa Rodríguez.

"¿Podrían, por favor, retirar los incentivos hacia los productos menos saludables? Todo esto vale también para los mal llamados "cereales" y para todo tipo de productos de desayuno y merienda tan azucarados que son más "chuches" que comida (galletas, magdalenas, bizcochitos...)", afirma.

Ella misma inicia una conversación en la que va respondiendo a preguntas que lanza al aire. "No soy ingenua, la respuesta es no. Difícilmente existe el autocontrol en el mercado pero...¿No deberíamos legislar para evitar la propaganda orientada al público infantil (sin recursos para discernir) sobre los productos que peor sientan a sus cuerpitos?". 

Hasta que llega a un modelo de referencia, del que dice hay que tomar nota. "¿Sabes qué país lo ha hecho? ¡Chile! desde 2016, tras una laaaarga batalla contra el lobby de la industria. Mira cómo se ven los "cereales"/chuche o las patatas fritas con exceso de sal en un súper chileno. No pueden tener muñequitos, ni regalitos...y los sellos negros advierten".

 

 

A partir de ahí desgrana algunas de las medidas adoptadas en el país chileno. "Tampoco se permite la publicidad de alimentos no saludables en horario infantil. ¿Resultados? Desde que la ley entró en vigor se han reformulado más de 1.500 productos para llevar entre un 20-35% menos de azúcar y entre un 5-10% menos de sal. Y gracias a los sellos negros el 90% de madres dice fijarse mucho más a la hora de qué darle a sus niños de comer".

 

Por último, en la parte final del hilo, plantea algunas cuestiones que se presentarían en cualquier debate sobre el asunto. "Pues nosotros comíamos cereales y galletas y yogures azucarados, de toda la vida y no nos ha pasado nada.  Sí, y a nuestros padres les daban bebidas alcohólicas para abrirles el apetito y ya eso no lo hacemos, ¿no? ¿Y tú? ¿Acaso no comes azúcar y bollería industrial? ¡Zampabollos!  Sí, Lo confieso, soy culpable...Pero me hubiera gustado ser educada nutricionalmente para preferir fruta o un vaso de leche sin más o avena como desayuno o merienda".

Y para evita la crítica y los mensajes fáciles, ella misma se ataca y defiende: "Es que lo queréis prohibir todo, copón.  Hombre, lo suyo es prohibir sólo lo que es injusto, abusivo, dañino, como utilizar la publicidad para atraer a personitas en proceso de maduración hacia productos que no son buenos para [email protected] En fin. No es un plan quinquenal... Es que vaya tontería, estáis na más que a las chorradas, como la alimentación o la educación de los niños, ¿no tenéis nada mejor que hacer?  Pues me parece que no es ninguna chorrada, al final hablamos de salud, de infancia y de la posibilidad de un futuro mejor para [email protected]".

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído