La alcaldesa del pueblo cordobés que se vacunó sin ser grupo de riesgo: "No hurté la dosis"

El PSOE abre expediente y suspende de militancia cautelarmente a cuatro alcaldes por vacunarse contra la covid, entre ellos a Francisca Alamillo, regidora en Torrecampo

Paqui Alamillo, en una imagen de Socialistas Torrecampo.
Paqui Alamillo, en una imagen de Socialistas Torrecampo.

Tras conocerse las informaciones sobre su acceso a la vacunación contra el covid sin pertenecer a los grupos de riesgo declarados por los organismos oficiales pertinentes, el PSOE, según ha anunciado en un comunicado, ha decidido abrir expediente y suspender cautelarmente de militancia, desde el pasado 16 de enero, a los siguientes militantes, que además ostentan cargos públicos: Fran López, alcalde de Rafelbunyol, provincia de Valencia; Ximo Coll, alcalde de el Verger, provincia de Alicante; Carolina Vives, alcaldesa de Els Poblets, provincia de Alicante; y Francisca Alamillo, alcaldesa de Torrecampo, provincia de Córdoba.

El PSOE pide a sus militantes y, especialmente, a sus cargos públicos y representantes en las instituciones, "ser los primeros en dar ejemplo en estos tiempos en los que la sociedad apela a la unidad, la colaboración, la solidaridad y al respeto de las normas que persigan el bien común. No nos queda más que lamentar y reprochar la actitud de estos alcaldes que, en ningún caso, puede empañar la labor que tantos responsables públicos están llevando a cabo para gestionar la pandemia".

"A todos ellos, así como a todos los trabajadores y trabajadoras que han prestado un enorme servicio público durante estos meses, singularmente a los sanitarios, el PSOE quiere reconocer y agradecer su esfuerzo", ha zanjado el comunicado.

Alamillo: "La dosis no ha sido hurtada"

En relación a toda la polémica, la alcaldesa socialista de Torrecampo ha aclarado, en su muro de Facebook, que "el día 18 de diciembre a las 21:00 horas el Área Sanitaria informa a los directores de residencias que se va a empezar a vacunar a las residencias de mayores y que deben enviarles una relación de trabajadores y residentes a la mayor brevedad posible para poder gestionar la vacunación. En el caso de la Residencia de Torrecampo, de la que soy presidenta, el día 19 de diciembre a las 17:00 horas se remite un documento a la directora de Enfermería de dicho Área Sanitaria indicándole las personas (residentes y trabajadores) que desean vacunarse y las que no, las personas que estaban en situación de baja puesto que desde el Área Sanitaria Norte se indicó que a esas personas no se las vacunaría, quienes no ha comunicado nada y quienes finalizan en breve contrato y pueden seguir o no. Igualmente, se comunica la relación que me vincula a la residencia y mi deseo expreso de no ser vacunada hasta que me corresponda por el grupo de población al que pertenezco".

"Cuando comienzan a realizarse los test de antígenos, y teniendo en cuenta que visito la residencia semanalmente como componente del organigrama de la misma al ser presidenta, la enfermera gestora de casos da su autorización a que me realicen dicho test. En principio la fecha de vacunación era el día 5 de enero, pero debido al retraso en este proceso que hay en Andalucía el Área Sanitaria comunica que avisarán el día antes de llevar a cabo la vacunación. El día 11 de enero a las 10:20 horas se produce ese aviso, indicando que al día siguiente, el día 12 de enero, se vacunaría a las personas de la residencia. Es en ese momento cuando la dirección del centro, sin seguir las indicaciones, envía un segundo listado modificado al Área Sanitaria, el documento inicial actualizado ya que se habían producido variaciones con respecto al que se remitió el día 18 de diciembre".

"El día 12 llegan a la residencia las vacunas y las enfermeras vacunan sobre el documento que poseen en ese momento. A la cita no acude una trabajadora y otra que en principio se la iba a poner porque no está prestando servicios por fin de contrato. Al final, sobran dos vacunas y las enfermeras pidieron a la dirección del centro que llamara a “dos personas rápidamente y el director dijo que en 30 segundos se presentarían dos personas”.

Ante esta situación, "y teniendo en cuenta que habían indicado que las personas de baja no se vacunan, la dirección del centro llama a la auxiliar que inicialmente estaba en el listado pero ahora no está prestando servicio en el centro y será la próxima auxiliar que se contrate y que no está de baja y me llama a mí, como presidenta, puesto que acudo centro todas las semanas. Por lo tanto, la dosis que me ponen no le ha sido hurtada a ningún trabajador del centro y, por supuesto, a ningún residente".

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído