Marín lanza a Bonilla un pulso público: "Es potestad del presidente realizar los cambios en el Gobierno"

En una conversación con periodistas recela de la tardanza para afrontar una reestructuración en las consejerías

Juan Marín, en sede del Gobierno andaluz. FOTO: Junta
Juan Marín, en sede del Gobierno andaluz. FOTO: Junta

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, ha abierto ya un debate cada vez más público sobre la remodelación del Consejo de Gobierno. En una conversación con periodsitas, recogida por ABC, ha explicado que es "potestad del presidente de la Junta realizar los cambios" de consejería que Ciudadanos le reclama. Tanto Moreno Bonilla como su segundo, Elías Bendodo, miran para otro lado y no quieren no oír hablar de batallas internas y remodelaciones veraniegas. Por fechas, ya toca. Es el segundo verano de la legislatura y estos momentos de impasse suelen ser los elegidos para reestructurar. Aunque este verano de 2020, con la crisis sanitaria, sea bien diferente.

En el centro del asunto se reafirman disputas ya previas y líos internos del partido de Juan Marín. Por un lado, la coalición de derechas de PP y Cs, apoyados para la investidura por Vox, quiso dar ejemplo con una reducción de consejerías respecto a las anteriores del PSOE. Ahora, una vez que la situación política se agrava, a Juan Marín le pesa ser una figura de superconsejero a la vez que vicepresidente: Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local.

Las circunstancias han cambiado y, como ya señalaban desde Ciudadanos, las previsiones para una legislatura cambian porque han cambiado las prioridades en la gestión. Juan Marín trabaja directamente en la gestión del coronavirus, es parte del gabinete de alto mando de la Junta y comparte espacio con Moreno Bonilla, Bendodo y Jesús Aguirre, presidente, portavoz y consejero de Sanidad, todos del PP. Pero todo está en el tejado del PP, que no quiere ver cómo Ciudadanos asume las mismas competencias pero con dos rostros diferentes. Por ejemplo, si Marín mantiene Turismo y Regeneración pero coloca a otro de Ciudadanos en Administración Local y Justicia, los equilibrios se rompen. Para que no se recarguen los gastos, proponen que entren en el Gobierno personas que ya ostenten plaza en el Parlamento. El PP no lo ve. En todo caso, insiste en esperar hasta septiembre.

Además, esta semana acudía a Sevilla la líder de Cs, Inés Arrimadas. La reunión, privada y no institucional, se produjo en sede andaluza: "Todavía soy vicepresidente, ¿me voy a reunir en un bar?", dijo Juan Marín a la prensa. La situación de Rocío Ruiz, vista en principio con mejores ojos desde Madrid y con una consejería social que le ayuda a apuntarse tantos, mientras que Juan Marín está exponiéndose y lleva un lustro como líder, tuvo que relucir. Cuentan fuentes internas desde hace semanas que hay un gran desapego y que el sanluqueño estaría más cómodo si pudiera cerrarle puertas a la consejera. Mientras, Imbroda es el consejero más frito por la exposición pública, con la cartera siempre difícil de Educación y con muchas dudas de responsables escolares que piden su cabeza, con declaraciones no solo de sindicatos sino de direcciones de centro más o menos privadas donde están muy molestos sobre el nuevo curso escolar.

Marín quiere resolver ya la papeleta de los cambios en el Gobierno. El PP teme debilitarse y darle demasiado protagonismo a Cs en el aumento de dos carteras, y teme acabar con el discurso institucional de reducción. Bendodo y Bonilla no quieren. Marín cada vez habla más abiertamente.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído