Los respiradores 'made in Andalucía' tienen deficiencias técnicas a subsanar

La Junta lo achaca a cuestiones burocráticas menores y Sanidad dice que por ahora no se pueden usar

Los modelos de 'Andalucía Respira'. FOTO: Junta
Los modelos de 'Andalucía Respira'. FOTO: Junta

La falta de material sanitario ha provocado que las administraciones sean creativas a la hora de encontrar solución. El tiempo lo exige. Por eso, la Junta puso en marcha de la mano de la Universidad de Málaga un prototipo que fue probado en hospitales de la zona. El resultado fue satisfactorio. Las autoridades sanitarias andaluzas certificaron que al ponérselo a una persona intubada, no se apreciaron cambios en el ritmo respiratorio. Las pruebas eran esperanzadoras.

Sin embargo, hay cuestiones técnicas a subsanar. En concreto, según adelante El País, las pruebas clínicas no fueron firmadas y falta rigor en el aprobado en el apartado técnico. Las pruebas se hicieron con un prototipo que posteriormente ha sufrido cambios. Estos aparatos no tienen una mecánica excesivamente compleja, dentro de todo lo complejo que de por sí es la fabricación en ámbito sanitario. Los modelos llamados Andalucía Respira sirven para dar soporte a personas con deficiencias graves por culpa del coronavirus. Pero sin el recorrido previo, sin las pruebas necesarias, se podrían dar casos graves en entornos hospitalarios: desde algún defecto por el largo periodo de uso ininterrumpido (un respirador debe durar muchas horas sin parar y hasta semanas) hasta una falta sensación de eficacia que podría interrumpirse y costar la vida  a alguien.

La Junta quiere seguir adelante porque confía en los equipos, y todos los resultados son esperanzadores. Pero debe cumplir con los estándares de calidad europeos y con el permiso de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios). La consejería de Salud interpreta que puede correr con la responsabilidad si saliera mal, y que sólo se utilizarían en Andalucía. El Ministerio de Sanidad no lo ve así, pues la agencia es competente en todo el estado.

La Junta está decidida a comenzar su producción masiva. "Sin el certificado no se podría usar. Quedaría guardado en un cajón”, señalan desde el Ministerio. “Un equipo sin estas garantías mínimas podría no resultar útil al paciente que se le aplica, e incluso peligroso para él y los que le rodean".·La Junta responde: "el dispositivo ha superado con éxito distintas pruebas bajo la supervisión de una empresa certificadora, hasta llegar incluso a mejorar los resultados cada día. La última de ellas ha probado el electromagnetismo del equipo, cuestión de especial importancia que incide de manera directa en la seguridad del dispositivo, tanto para el paciente como para la interferencia con el resto de equipamiento sanitario en una unidad de cuidados intensivos".

Lo lógico es que este tipo de productos tarden meses en tener el ok definitivo. Según la Junta, se ha trabajado con la mayor rapidez y no quieren que ahora quede en un cajón, cuando la crisis sanitaria no ha finalizado y aún serían útiles. Las pruebas técnicas apuntan a que todo está bien, pero no hay pruebas suficientes para los estándares de Madrid, que sí ha dado salida a otros modelos fabricados en España, por ejemplo, en la Renault de Vigo. El modelo andaluz es una adaptación de un prototipo de los 80 hecho con piezas no sanitarias, como sistemas de puertas de garaje, los de ventilación de la industria hidráulica y fontanería o los sensores de dispositivos de aire acondicionado. El objetivo es producirlo en la fábrica de Fujitsu en Málaga. Por ahora, el riesgo está en si podrán ser utilizados o no.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído