Marta Escrivá durante una intervención en el Parlamento Andaluz en una imagen de archivo.
Marta Escrivá durante una intervención en el Parlamento Andaluz en una imagen de archivo.

El Consejo de Gobierno de Andalucía tiene previsto aprobar el próximo martes el cese de la viceconsejera de Educación, Marta Escrivá, que llevaba 10 meses en el cargo, según ha adelantado Diario de Sevilla. Según este periódico, el Consejero de ramo, Javier Imbroda, ha comunicado al vicepresidente de la Junta y líder regional de Ciudadanos, Juan Marín, que no seguirá contando con su número dos "en un cargo tan técnico y complejo", aduciendo "que necesita a una persona con más experiencia".

Escrivá pasará a ocupar el puesto de delegada territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en la provincia de Sevilla tras la renuncia "por motivos estrictamente personales y familiares" de Joaquín Pérez. Cabe recordar que la Viceconsejería de Educación desarrolla la mayor parte de la gestión de un departamento que cuenta con un presupuesto anual de 6.868 millones de euros -el segundo después de Salud- y del que dependen alrededor de 100.000 profesores y 1,6 millones de alumnos en toda la comunidad autónoma.

Esta decisión se toma a pocas semanas de que se cumpla un año de la constitución del actual gobierno andaluz. En este tiempo, la Consejería de Educación ha tenido que afrontar varios conflictos como el despido del colectivo de monitoras escolares, el cierre de comedores en varios colegios de Jaén, o el fracaso de un plan de refuerzo estival contra el abandono escolar, en el que quedaron desiertas el 97% de las plazas. Uno de los más importantes es el de las 1.200 educadoras del Personal Técnico de Integración Social (PTIS), que trabajan, desde el año 2000, subcontratadas por el gobierno autonómico en los colegios públicos andaluces, aunque la Junta ya ha anunciado que recuperará la gestión pública de este servicio.

Fuentes consultadas por eldiario.es han asegurado que "la acumulación de asuntos pendientes y la falta de respuesta efectiva a problemas de cierta urgencia han evidenciado la necesidad de contar con una persona de perfil más técnico para el puesto, con más experiencia y agilidad para dar respuestas".

En declaraciones a este mismo medio, Marta Escrivá admite que "no esperaba" su destitución, y ha negado que sea por falta de experiencia, aunque admite que su sucesora, la actual delegada de Educación en Almería, María del Carmen Castillo, tiene más tablas en la gestión educativa. Castillo es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y funcionaria del cuerpo de inspectores de Educación de la Junta. Escrivá reconoce que "el perfil de la nueva no lo tengo yo, es más mayor, yo tengo 37 años, ella tiene mucha más experiencia, pero no es que yo no la tenga: He estado ocho años en varias etapas educativas, también en otras comunidades. Para mi edad tengo mucha experiencia", ha asegurado a eldiario.es. La todavía viceconsejera considera que la mayoría de los conflictos que se ha encontrado en estos diez meses en el cargo "son problemas heredados del Gobierno del PSOE que nos han explotado a nosotros".

Escrivá se siente "orgullosa" del trabajo que ha realizado en este tiempo. "El consejero quiere que siga en el equipo, por eso seré Delegada en Sevilla, si no, no contaría conmigo. Este puesto requiere un perfil técnico y político, y yo reúno las dos cosas. Mi sustituta tiene un nivel técnico espectacular. Hasta ahora yo era su jefa y ahora será ella mi jefa. Me alegro de que sea ella y no otra persona con un perfil más político", dice. En estas declaraciones, hace alusión a las voces que atribuyen su destitución a razones políticas internas de Ciudadanos. Desde el entorno de Marín descartan que esta decisión se derive de motivos orgánicos relacionados con la formación naranja, aunque cabe recordar que Escrivá ya fue parlamentaria y portavoz de Educación en la pasada legislatura, y se la sitúa como una persona próxima al ex secretario de Organización del partido, Fran Hervías, que presentó su dimisión tras la marcha del líder nacional, Albert Rivera.

Escrivá admite que el momento crítico que atraviesa Ciudadanos "no es fácil" y "cabe pensar cualquier cosa". "Si hubieran puesto a otra persona de otro calibre para sustituirme, habría pensado distinto, pero es verdad que esta mujer tiene mucha más experiencia y no es afiliada de Ciudadanos", afirma la viceconsejera quien prefiere no contestar cuando es preguntada si cree que ha sido destituida por razones internas de partido.

La destitución de Escrivá se suma a la treintena de ceses y dimisiones que se han producido en los últimos 11 meses en el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, a lo que la Junta resta importancia y alude a la simple renovación de equipos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído