La Junta expulsa de un colegio público cordobés a un niño de 6 años con autismo

La Junta se niega a abrir un aula específica en el CEIP Nelson Mandela de La Carlota para que el niño pueda seguir escolarizado en el mismo centro el curso próximo

Cristian junto a su hermano en la localidad cordobesa de La Carlota. FOTO: AUTISMO CÓRDOBA.
Cristian junto a su hermano en la localidad cordobesa de La Carlota. FOTO: AUTISMO CÓRDOBA.

Conchi, la mamá de Cristian, un niño con autismo de seis años que actualmente está matriculado en el centro público Nelson Mandela de la localidad cordobesa de La Carlota, lleva desde marzo intentando revertir la orden recibida por la Consejería de Educación. Está dispuesta incluso hasta a ponerse en huelga de hambre en la puerta de la Consejería en Sevilla para evitar que el próximo curso expulsen a su hijo del centro educativo en el que estudia en la actualidad, junto a su hermano mayor. El motivo que alega la Junta es que no existe un aula específica para niños con autismo, compuesto por sendos maestros de audición y lenguaje y educación especial, en el colegio público donde estudia Cristian con absoluta normalidad desde que empezó su vida escolar. "Si no está el recurso, se crea; pero a mi hijo no me lo echan de su colegio porque a mí no me da la gana", alega Conchi.

“Si no están los recursos en el colegio, no pueden mover a los niños como fichas de ajedrez. Tendrán que poner los medios necesarios para los niños”, prosigue indignada Conchi, una mujer de 32 años que trabaja de auxiliar de ayuda a domicilio y no se puede permitir mandar a su hijo a un colegio privado: “No puedo mandar a mi niño a un colegio privado, ni tampoco me da la gana aunque tuviera para pagarlo. La obligación de la Junta es no discriminar a ningún niño y a mi hijo lo están discriminando", mitinea por teléfono, harta de que la administración la ningunee.

La opción alternativa que le han dado en la Consejería de Educación es cambiar al niño de centro, junto con su hermano, a otro colegio de la localidad donde tampoco existe aula específica para niños con trastorno autista. Lo que existe en el colegio que la Junta ha ofrecido como alternativa es un aula de plurideficiencias: “Me duele hasta decir ese nombre”, cuenta la madre, que está dispuesta a organizar una manifestación en el pueblo para obligar a la Junta a que recapacite su postura. "Los niños con autismo necesitan atención especializada y no pueden ser tratados como uno más, a ver si se enteran de una vez", relata Conchi.

“¿Para qué se abren colegios públicos, para no dotarlos de los recursos necesarios para los niños?”, se pregunta irónicamente la madre de Cristian, que ha matriculado a su hijo en el mismo colegio para el curso 2018/2019 a riesgo de que le venga denegada: “A ver si tienen narices de decirme por escrito que no aceptan a mi hijo porque tiene autismo y no les da la gana poner un aula específica”, se despacha esta mujer cordobesa que deja claro que su hijo “tiene el mismo derecho que todos los niños a estudiar en su colegio y a hacerlo junto a su hermano”.

Faltan maestros de educación especial

Desde el sindicato USTEA aclaran que un aula específica sobre trastorno autista se crea con dos profesionales, un maestro de pedagogía terapéutica y otro de audición y lenguaje, que son las materias que necesita reforzar Cristian y todos los niños y niñas que vivan con el trastorno del espectro autista. Antonio Bujalance, portavoz de USTEA, se queja de que la mayoría de los profesores de apoyo que hay en los colegios públicos andaluces "se dedican a cubrir las bajas" que no se cubren, en lugar de atender al alumnado con necesidades educativas especiales. La actual maestra de apoyo que tiene Cristian se divide entre dos centros de la provincia cordobesa porque la atención al alumnado con necesidades educativas especiales "es uno de los aspectos más deficitarios" que tiene la educación pública andaluza, asevera Bujalance.

Autismo Córdoba anuncia movilizaciones

La entidad Autismo Córdoba ha anunciado movilizaciones si la Junta no admite la escolarización en el primer curso de primaria de Cristian en el colegio público Nelson Mandela. “Se produce una doble privación de derechos y una desconsideración hacia estos dos menores, proponiendo el cambio de centro educativo cuando la integración de Cristian está siendo muy positiva en su colegio actual”, apostillan desde la asociación cordobesa de personas con trastorno del espectro autista.

Conchi, convertida en madre coraje, sólo quiere que su hijo se quede escolarizado en el colegio en el que está, junto a su hermano y amigos, porque “cambiarle todo su entorno es perjudicial para los niños sin autismo, imagínese para mi hijo”, manifiesta agotada, tras meses luchando por algo que considera justo y que no entiende cómo la Junta de Andalucía se puede negar a escolarizar a su hijo.

Susana Díaz estuvo de visita oficial en el colegio del que ahora quieren expulsar a Cristian e incluso se hizo una foto con él: "Quién le iba a decir a mi hijo esto, se hizo hasta una foto con él y para qué, ¿para esto, para que me lo echen como si fuera una ficha de ajedrez?”, comenta con sobredosis de indignación Conchi, quien no acepta otra alternativa que su hijo siga estudiando en su mismo centro.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído