El líder del Frente Polisario viaja a Argelia tras partir de madrugada desde España

España había acogido a Ghali, que declaró ayer mismo ante el juez, por "razones humanitarias", según el propio Gobierno

Brahim Ghalim, en una imagen de archivo.
Brahim Ghalim, en una imagen de archivo.

El secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, ha abandonado España a las 01.30 horas de este miércoles en un avión que ha despegado del aeropuerto de Pamplona con rumbo a la capital de Argelia, Argel.

Fuentes consultadas por Europa Press han confirmado este abandono del territorio español, que se ha producido sin incidentes. Según el portal de noticias marroquí 'Le desk', el Gobierno argelino había fletado un avión medicalizado francés.

Ghali había abandonado el Hospital San Pedro de Logroño donde ha permanecido ingresado un mes y medio para ser tratado de COVID-19 sobre las 21.30 horas de forma discreta, después de pedir el alta de forma voluntaria y apenas unas horas después de declarar de forma telemática ante la Audiencia Nacional. Sobre él no pesa medida cautelar alguna, por lo que puede salir de España sin trabas.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, aseguró que la "atención humanitaria" al secretario general del Polisario había concluido y aclaró que saldría en las próximas horas. "No tiene más sentido que permanezca en España. La atención humanitaria ha concluido", ha asegurado este martes en una entrevista en TVE.

España había acogido a Ghali por "razones humanitarias", según el propio Gobierno, que respondía de esta forma al empeoramiento de la salud del líder saharaui tras contagiarse de coronavirus. Según Exteriores, el líder del Polisario entró con su propio pasaporte argelino y se cambió de identidad en el propio hospital.

La acogida de Ghali ha servido a Marruecos como detonante de una crisis que derivó hace dos semanas en la entrada de miles de personas a Ceuta y en un pulso político entre Rabat y Madrid que implicó la llamada a consultas de la embajadora marroquí en España.

Declaración ante el juez: niega las acusaciones de Marruecos

Antes de despegar, el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ha negado cualquier implicación en las graves violaciones de Derechos Humanos que le atribuyen las dos querellas presentadas en su contra, durante la declaración que ha tenido lugar este martes ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que ha vuelto a rechazar las medidas cautelares solicitadas —prisión provisional y retirada de pasaporte— al no ver ni riesgo de fuga ni indicios de delito.

Ghali, que ha declarado por videoconferencia desde el Hospital de Logroño, estaba citado por una querella formulada por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) y por otra presentada por el activista saharaui Fadel Breica. "El presidente Ghali ha explicado que su participación, como ministro de Defensa en aquella época, no tenía ningún tipo de responsabilidad ni de acción en la conducta que se le imputaba por parte de las acusaciones", ha dicho su abogado, Manuel Ollé, a los medios de comunicación al término de la comparecencia judicial.

Pedraz ha llamado la atención sobre el hecho de que "en cuanto ha tenido conocimiento de los hechos investigados se ha personado en la causa y ha accedido a la práctica de su declaración, incluso a la vista del estado de salud en el que se encuentra, que bien le hubiera permitido a su defensa solicitar posponer la declaración". Asimismo, ha señalado que "no puede seguirse que pueda ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento, máxime a la vista de la fecha de los hechos investigados", algunos de hace más de una década, "y menos aún que el mismo pueda actuar contra bienes jurídicos de víctima alguna".

Sin indicios

Pedraz ha apuntado igualmente que "el informe de la acusación (...) no ha suministrado elementos siquiera indiciarios que avalen la existencia de motivos bastantes para creerle responsable de delito alguno". A este respecto, ha detallado que "las declaraciones de los testigos en la causa no tienen prueba corroborativa". De acuerdo con el magistrado de la Audiencia Nacional, en dicho informe solamente se alerta de que Ghali sería culpable de delitos muy graves y se advierte de que podría fugarse porque ingresó en el hospital de Logroño de forma "extravagante" con una supuesta documentación falsa.

El magistrado ha querido aclarar en este punto que "no consta" que hiciera uso de documentación falsa y que, en cualquier caso, afirmar que Ghali habría entrado en territorio español "ilícitamente" no basta para acordar las medidas cautelares planteadas. Por todo ello, ha decidido que "no ha lugar a decretar la prisión provisional ni otro tipo de medida cautelar personal" contra el jefe del Frente Polisario, aunque sí ha requerido a su representante legal para que "aporte un domicilio y teléfono en España a fin de estar localizado".

El letrado de la defensa ha destacado que Ghali ha hecho "un tremendo esfuerzo" por comparecer "voluntariamente" ante la justicia española, aseverando que sigue "muy débil". Además, Ollé ha aprovechado para poner de relieve que Ghali entró en España con su pasaporte y subrayar que, a su llegada, "estaba más cerca de la muerte que de la vida".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído