Las islas Tonga, aisladas del mundo por el tsunami: una ola arrasa con gente que esperaba su llegada

La isla del volcán ha desaparecido en su totalidad y los efectos de este tsunami se han notado en Baleares

Las islas Tonga, aisladas del mundo por el tsunami: una ola arrasa con gente que esperaba su llegada.
Las islas Tonga, aisladas del mundo por el tsunami: una ola arrasa con gente que esperaba su llegada.

Un tsunami provocado por la erupción submarina del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai ha causado graves daños materiales en las poblaciones la línea de playa del reino de Tonga, así como la declaración de alertas de tsunamis y fuertes oleajes por toda la región del Pacífico.

La isla del volcán Hunga Tonga-Hunga Haapai, que registró una erupción violenta el 15 de enero, con un gigantesco hongo de vapor, gas y ceniza, ha desaparecido en su práctica totalidad. Ubicada unos 45 kilómetros al noroeste de la capital de Tonga, Nuku'alofa, y con una longitud de 500 metros, la isla tomó forma entre dos islas anteriormente formadas por el volcán submarino Hunga Tonga después de que entrara en erupción en diciembre de 2015. En las nuevas imágenes, solo quedan vestigios de aquellas dos islas iniciales.

fotonoticia 20220117135256 1920
Una imagen tomada por el satélite Sentinel 2 de la UE el 2 de enero, con otra del Sentinel 1 adquirida 12 horas después de la gran erupción.

La erupción, una de las más potentes de las últimas décadas en el mundo, se escuchó hasta en Alaska. Desencadenó un tsunami que inundó las costas de Estados Unidos hasta Chile y Japón, y mató a dos personas en Perú. La ceniza y la lluvia ácida azotaron gran parte del Pacífico. Tonga es un reino polinésico de más de 170 islas del Pacífico Sur, muchas de ellas deshabitadas y en su mayoría bordeadas de playas blancas y arrecifes de coral, y cubiertas de bosques tropicales. 

Muchas familias esperaban desesperadamente noticias el lunes de sus seres queridos en las islas Tonga, aisladas del mundo desde que la potente erupción volcánica submarina provocara un tsunami en la región del Pacífico Sur. El archipiélago se ve privado de conexiones telefónicas e internet, ya que el cataclismo ha cortado un cable esencial para sus comunicaciones que no podrá ser reparado hasta dentro de semanas, y la nube de ceniza volcánica que cubre la isla impide que los aviones aterricen. Entre las mayores preocupaciones está el acceso al agua potable. 

En un vídeo que se ha hecho viral, un joven, con un chaleco salvavidas, aguarda la llegada de las aguas mientras practica boxeo contra un árbol. A su alrededor, otras personas, armadas con 'palos-selfie', graban el tsunami pese a poner en riesgo sus vidas. Otros vídeos muestran como en cuestión de segundos, las aguas del mar inundan todo lo que pillan, hasta varias decenas de metros adentro.

Mini tsunami en Baleares

La erupción de este volcán submarino ha sido registrada en España y podría haber generado un meteotsunami (tsunami provocado por causas meteorológicas y no sísmicas) en Baleares, según expertos de Meteored. "La violenta explosión del volcán Hunga Tonga, en el Pacífico, ha generado un tren de ondas de presión por el aire, que se ha expandido por toda la atmósfera, registrándose oscilaciones bruscas de la presión a su paso en los observatorios y estaciones meteorológicas de todo el mundo, incluida España", señala José Miguel Viñas, meteorólogo de Meteored.

Tal y como explica el experto, paralelamente a eso, la erupción también generó "un tren de ondas marinas que se ha propagado por toda la cuenca del Pacífico, provocando un tsunami de consecuencias catastróficas en las islas del archipiélago de Tonga, impactando con menor magnitud muchas otras zonas costeras de la citada cuenca".

El penacho volcánico (columna de ceniza) se estima que ha alcanzado los 20 kilómetros de altitud, penetrando en la baja estratosfera. "La onda expansiva atmosférica propagó el sonido de la violenta erupción a larga distancia. Fue de alta intensidad en un radio de centenares de kilómetros en torno al volcán, llegando a registrarse el sonido a miles de kilómetros de distancia, en lugares tan distantes de Tonga como Alaska", indica Viñas.

Por su parte, Francisco Martín, también meteorólogo de Meteored, asegura que la onda de choque emitida por el volcán de Tonga, según los datos de la oficina meteorológica australiana (BOM), viajó a una velocidad de 1.000 kilómetros por hora. "En algunas zonas esto se tradujo en oscilaciones de presión de entre 6 y 7 hectopascales (hPa). Sobre las 21.00 horas de ayer llegó a la Península Ibérica y Baleares con vaivenes de entre 1 y 2 hPa", relata. Según este experto, estando aún pendiente de revisión, se estima que la onda pudo crear este sábado en Baleares "un meteotsunami de varias decenas de centímetros".

Sobre el autor:

V. Reyes

Periodista.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído