"El SAS discrimina a los celadores, tienen incluso que traer su comida de casa, merecen un trato respetuoso"

Podemos critica al Gobierno de Moreno Bonilla, que se 'ahorra' así las medidas de conciliación de 60.000 empleados

Un pasillo del Hospital de Puerto Real, en una imagen de archivo. FOTO: CLAUDIA G. ROMERO.
Un pasillo del Hospital de Puerto Real, en una imagen de archivo. FOTO: CLAUDIA G. ROMERO.

La portavoz y secretaria de Servicios Públicos de Podemos Andalucía, Libertad Benítez, se ha sumado a las reivindicaciones del colectivo de celadores y celadoras de la sanidad pública andaluza, que denuncia un trato discriminatorio por parte de la dirección de la gerencia del Hospital Universitario de Puerto Real.

Según ha explicado el partido en una nota, la portavoz de Podemos Andalucía se ha hecho eco de la problemática que le ha trasladado el colectivo afectado, que se encontró el pasado mes de marzo con que la dirección de la gerencia de dicho hospital les denegó los permisos relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral de conformidad con las medidas legales previstas derivadas de la crisis sanitaria.

El personal afectado ha asegurado que dicho permiso sí se le ha concedido a profesionales de otras categorías en el mismo centro de trabajo, por lo que entienden que existe un "flagrante trato discriminatorio hacia su colectivo".

"El Gobierno de Moreno está discriminando a más de 60.000 empleados públicos porque solo gratifica la labor de un número determinado de profesionales sanitarios", ha resaltado Benítez. Por ello, "desde Podemos Andalucía nos sumamos al requerimiento que este colectivo ha realizado ante el Defensor del Pueblo Andaluz y ante a la direccion general de personal del Servicio Andaluz de Salud para que aclare e informe sobre lo sucedido", ha apuntado.

A esta situación "discriminatoria", la plantilla de celadores y celadoras añade otros problemas derivados de los recortes sufridos en este centro que, según aseguran, les impiden desarrollar su labor en las mejores condiciones, como trabajar con mobiliario "obsoleto" y "tercermundista" o el "no tener derecho a comer en el centro, lo que les obliga a traer su propia comida, entre otros".

"La sanidad pública no puede verse manchada por este tipo de prácticas, nuestros profesionales sanitarios se merecen todo nuestro reconocimiento y un trato respetuoso", ha concluido.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído