El lío de las cifras de coronavirus ofrecidas por la Junta: Alcalá del Valle pasa de 11 a 10 fallecidos

Varios casos reportados a la prensa en las últimas semanas no se reflejan en los municipios en los que se produjeron. Esto genera dudas sobre la fiabilidad de las cifras en un momento en el que en base a ellas se realizará el desconfinamiento progresivo

Miembros de la Armada, a las puertas del geriátrico de Alcalá del Valle.
Miembros de la Armada, a las puertas del geriátrico de Alcalá del Valle.

Hace solo dos semanas, la Junta criticó que el Gobierno central no tuviera clara la cifra de positivos, al establecer unos criterios diferentes. Ocurrió cuando Andalucía realizó test rápidos en los geriátricos. Ahora, el Gobierno especifica si los test son PCR (por laboratorio, más fiables).

El recuento de fallecidos puede parecer simple, pero intervienen múltiples factores que pueden provocar confusiones y correcciones posteriores, aunque exista la mayor buena fe y se trabaje duramente para que sean lo más transparente posibles. Y es aplicable también a la situación de positivos e ingresados. Es el caso supuesto de, por ejemplo, un paciente que reside en Cádiz, es hospitalizado en Puerto Real pero en sus documentos reza como nacido y censado en Sanlúcar. ¿Dónde se incluye? Pongamos que posteriormente fallece y se inician nuevos trámites que, digamos, activan la maquinaria legal.

Varios alcaldes gaditanos rechazaron el pasado domingo que la cifra de afectados por coronavirus fuera filtrada por la Junta antes a los periódicos del Grupo Joly que a ellos, que durante semanas reclamaron las cifras para conocer el estado en el que se encontraban sus localidades y actuar en consecuencia. hasta entonces se ofrecían las cifras por cuatro distritos sanitarios en la provincia de Cádiz (Sierra, Costa y Janda, Costa Noroeste con Jerez y Campo de Gibraltar). No fue hasta que se conocieron el lunes oficialmente las cifras de fallecidos y afectados cuando se supo que Jerez era el principal foco con diferencia respecto a las situaciones del resto de localidades de su distrito (Chipiona, Sanlúcar y Rota, con números mucho mejores).

A esta realidad se suma ahora otra, la dificultad para conocer de verdad la situación, debido a la falta de fiabilidad de los datos. Por ejemplo, en Alcalá del Valle se habían contabilizado 11 muertes (una cifra muy alta, debido al foco de su residencia de ancianos detectado al inicio de la crisis sanitaria), pero este miércoles la cifra oficial refleja solamente 10. O la cifra actual es errónea, o la anterior lo era, o ninguna de las dos lo es. Dicho eso, ¿a qué localidad se imputa ahora esa muerte?

Otro caso es el de Sanlúcar. Oficialmente, no hay muertes por coronavirus en la localidad. Sin embargo, se dio a conocer que había muerto una persona hace semanas a través de la prensa. ¿Residente en Sanlúcar, empadronada o nacida allí? ¿Falleció en otro lugar?

La dificultad para que exista un criterio único es complicado. Y quizás los esfuerzos se encaminan actualmente a otras cuestiones: La primordial, salvar vida, dejando algo de lado la labor administrativa, que tiene varias etapas desde que se reporta el fallecimiento en el hospital hasta que se hace pública en las estadísticas autonómicas de coronavirus. Pero no es por ello menos llamativo que la Junta afeara al Gobierno el uso de unos criterios que en el fondo lo que generaban malestar es que colocaran a Andalucía en una situación peor que al resto de autonomías por haber hecho más test a su población más afectada.

Y deja varias cuestiones por aclarar. La más importante es que la Junta debiera explicar bien esos criterios, porque las cifras, por sí solas, no son más que números. El resto de administraciones actuará en consecuencia. Pongamos por caso una labor de Diputación. Sin cifras oficiales fiables, no puede destinar recursos de forma dirigida a aquellas zonas que están en peor situación. El Gobierno necesita esas cifras, además, para tomar decisiones sobre las fases de desconfinamiento. Porque no solo afecta a casos como el de Sanlúcar o Alcalá del Valle, sino que eleva la pregunta a si otros municipios donde no se pueden detectar esas anomalías también preentan cifras que no se correspondan con la realidad, ya sea porque no haya casos detectados o porque estos están sobredimensionados. Si la muerte de la persona que habría muerto en Sanlúcar se produjo en Jerez, ¿significa que Jerez está en peor posición? ¿Significa que en Sanlúcar no exista un foco? Estas dos últimas no son más que preguntas que debe responder la administración. Sobre todo en un momento tan delicado como la de toma de decisiones sobre desconfinamiento territorial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído