El infierno de Tocina: cinco detenidos por usar como esclavo en el campo a un joven con discapacidad

La víctima fue "vendida" cuando llegó a España y se le obligó a trabajar sin remuneración, bajo vigilancia hasta que pudo escapar

La casa en la que malvivía la víctima. FOTO: CNP
La casa en la que malvivía la víctima. FOTO: CNP

La Policía Nacional ha detenido en las localidades de Tocina (Sevilla) y Valladolid a cinco personas por los presuntos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral, falsedad documental y contra la Seguridad Social acusados de recluir durante meses a una persona de 22 años con una discapacidad mental leve obligada a realizar labores agrícolas sin percibir remuneración.

Según informa la Jefatura Superior de Andalucía Occidental en un comunicado, la víctima se valieron de la discapacidad mental leve de la víctima para hacerle creer que existía una oferta de empleo y nada más llegar a España fue "vendida" a la organización, siéndole retirada su documentación y sometida a vigilancia y control, obligándola a trabajar sin percibir remuneración en labores agrícolas.

La investigación dio comienzo cuando la víctima de 22 años pudo escapar de la vigilancia del grupo y contactar con la Policía, que tras las primeras indagaciones consiguió reunir indicios suficientes para determinar la veracidad de los hechos. En una primera fase de la investigación, los agentes localizaron una finca en la localidad sevillana de Tocina, donde esta persona había sido retenida y explotada laboralmente, procediendo a la entrada y registro de un domicilio en noviembre del año pasado, así como a la detención de tres personas.

Finalmente, el pasado día 9 de julio concluyó la operación con la entrada y registro de otro domicilio que poseía la organización en Valladolid, donde también había sido controlada y utilizada en labores agrícolas, procediéndose a la detención de otras dos personas. En ambos registros se intervino abundante documentación relacionada con las actividades del grupo criminal.

La investigación también ha permitido conocer que el grupo criminal utilizó la discapacidad de la víctima para realizar gestiones presenciales en diferentes administraciones y así conseguir que figurase de alta como autónomo, llegando a contar con hasta un total de 22 trabajadores a su cargo, siendo el objetivo simular cotizaciones y conseguir ayudas o subvenciones.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedad Documental de la Policía Nacional de Sevilla en colaboración la misma Unidad de Valladolid. La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de dos de las cinco personas de nacionalidad rumana integrantes de la organización criminal.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído