La Universidad de Sevilla retoma su modelo "híbrido" de clases y la UGR estudia cómo afrontar los exámenes

La Hispalense reafirma su carácter de universidad presencial y cumple con lo prescrito por las autoridades sanitarias para garantizar la seguridad de las personas

Desinfección en un aula de la Universidad de Sevilla, en una imagen de archivo.
Desinfección en un aula de la Universidad de Sevilla, en una imagen de archivo.

La Universidad de Sevilla (US) retorna a su sistema "híbrido bimodal" según los cupos establecidos en cada centro ante las nuevas medidas anunciadas por la Junta de Andalucía del día 8 de enero para atender a la emergencia sanitaria generada por la Covid-19 y teniendo en cuenta que el distrito sanitario de Sevilla capital se encuentra en el nivel 2 de alarma.

En un comunicado, la Hispalense señala que retomará de modo progresivo a lo largo de esta semana el mismo escenario del documento de criterios académicos para la adaptación de las titulaciones oficiales de la US a las exigencias sanitarias causadas por la Covid-19 durante el curso 2020-21, publicado el 22 de junio de 2020, "decayendo las Instrucciones de la Comisión Covid de la US de 9 y 24 de noviembre".

"Se propone una reincorporación progresiva atendiendo a las necesidades y organización de cada centro de la Universidad. Asimismo, solicitamos la máxima flexibilidad posible en cuanto a la bimodalidad para aquellos estudiantes internacionales que no puedan incorporarse a la docencia presencial, según se indica en el documento sobre movilidad internacional difundido a comienzo de curso", detalla.

En este sentido, explica que los decanos y directores ya han recibido notificación al respecto e informarán a sus comunidades de la planificación de estas medidas en cada uno de los centros.

Además, dado que la norma tiene una vigencia de 15 días, pero revisable semanalmente, informa de que se revisará la situación actual según lo determinen las autoridades sanitarias en cada momento. "De este modo, la Universidad de Sevilla reafirma su carácter de universidad presencial y cumple con lo prescrito por las autoridades sanitarias para garantizar la seguridad de las personas", subraya.

La Universidad de Granada estudia medidas para los exámenes de enero

La Universidad de Granada (UGR) está estudiando una solución para la realización de los exámenes de enero que compatibilice los criterios de seguridad sanitaria contra el coronavirus, que aconseja las pruebas virtuales en la medida de lo posible, y de las autoridades académicas, que abogan por tener la máxima garantía de la autenticidad de los ejercicios para saber si el alumnado conoce la materia.

La UGR retomaba este pasado viernes la actividad docente dando continuidad al modelo de enseñanza teórica online implementado desde el pasado mes de octubre y que el Rectorado ya prorrogó en noviembre hasta final del semestre, si bien previó que los exámenes de enero se realizaran de forma presencial si la evolución de la pandemia lo permitía.

En este sentido, fuentes consultadas por Europa Press en la UGR han indicado que el equipo de gobierno de la institución académica mantiene reuniones este lunes con responsables de decanatos y de direcciones de departamentos para analizar los diferentes aspectos que hacen aconsejable la realización de pruebas presenciales o virtuales, dependiendo también del contenido de las materias, sobre la base de lo estipulado en las guías docentes.

El pasado viernes, la Delegación General de Estudiantes de la UGR pidió, en su cuenta oficial de Twitter, que se garantice la seguridad en la realización de los próximos exámenes y que bajo ningún concepto se adopten medidas que "puedan poner en peligro la salud de toda la comunidad universitaria y de sus respectivas familias".

Fue tras un breve comunicado de la UGR después del anuncio por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, de nuevas medidas preventivas para frenar la expansión de la pandemia de covid-19, en que la institución confirmó que se prorrogaba el actual escenario en lo relativo a las actividades académicas y administrativas, estas últimas reanudadas el pasado jueves.

El pasado diciembre, la UGR elaboró un protocolo de prevención que indicaba que las pruebas presenciales se desarrollarían, si así lo permitía la situación sanitaria, con una ocupación máxima del aula del 50 por ciento del aforo, ventanas abiertas y una cuarentena recomendada de 24 horas para los folios de esos exámenes.

Sería siempre obligatorio el uso de mascarilla y antes de entrar al aula los alumnos deberán lavarse las manos con agua y jabón o aplicarse gel hidroalcohólico. Se garantizaría la distancia de seguridad siguiendo la señalización del aula y, si las condiciones climáticas lo permiten, las ventanas y puertas permanecerían abiertas. De lo contrario, se optaría por ventilar durante 10 minutos cada 50 minutos de ocupación.

Antes, la Unión Sindical Estudiantil había denunciado la "falta de planificación" por parte de la UGR de los exámenes de enero y reivindicó no hacer ningún examen presencial sin determinadas medidas de seguridad, como aforo al 50 por ciento en el aula y garantía de que se cumpliera la distancia de dos metros.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído