Los pensionistas salen a las calles contra las comisiones bancarias, de entre 100 y 336 euros anuales

Exigen al Gobierno medidas que frenen los abusos, que han supuesto 9.000 millones de euros en 2020

Colas en el Caixabank de la calle Lancería de Jerez.
Colas en el Caixabank de la calle Lancería de Jerez. MANU GARCÍA

Los pensionistas gaditanos se concentran este jueves en la plaza San Agustín de Cádiz a las once horas para exigir medidas al Gobierno central que hagan frente a los abusos en comisiones bancarias, en el año 2020 supusieron "alrededor de 9.000 millones de euros, una cifra que ha ido un aumento constante en los últimos años. Una parte importante de estas comisiones provienen de las aplicadas a las cuentas personales y, lógicamente a las cuentas de los diez millones de pensionistas, con obligación de cobrarla a través de ellas", denuncian desde la Coordinadora Andaluza por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, en un comunicado apoyado por la Marea de Pensionistas de Cádiz. De fondo, la existencia de muchas personas que se ven sin cuentas bancarias por no poder afrontar los pagos.

"Al mismo tiempo, la banca está inmersa en un proceso de concentración  empresarial, reducción de personal y potenciación de la banca online que ha dado como resultado un déficit insoportable de atención al público, el  cierre de centenares de oficinas y una dificultad añadida a las personas  mayores poco formadas en usos digitales.  Así pues, quienes cobramos una pensión pública, sea cual sea su cuantía,  no sólo tenemos que abrir o tener una cuenta en la que pueden, ¡y suelen  hacerlo!, cobrarnos comisiones elevadas. Además, cada vez tenemos  menos atención al público, menos oficinas y cajeros y, casi debemos realizar  un cursillo acelerado, por cuenta propia, de utilización de los medios  digitales bancarios (banca online, tarjetas de débito/crédito, etc...). Y todo  esto a personas mayores de 65 años y de una edad media de 80 años, que  no tienen conocimientos, ni medios informáticos", señalan en un comunicado.

Según explican, las comisiones bancarias por tener estas cuentas "varían desde los 100€  anuales en BBVA, pasando por los 120€ de Unicaja o Cajasur, los 240€  de Caixabank y Santander, a los 336€ de Bankia". Las cobran mensual o  trimestralmente "para que no se note demasiado y todos ofrecen no  pagarlas a cambio de determinadas condiciones. Entre ellas, que la pensión alcance un mínimo (más de 300€, Bankia o BBVA, o 600€, Caixabank,  UNICAJA o CAJASUR), que se domicilien cierta cantidad de recibos y/o se  utilice una cantidad de veces tarjetas de crédito/débito del mismo banco.  Otras posibilidades risibles para la mayoría de pensionistas es tener un número de acciones del banco, créditos hipotecarios vivos,  saldos crecidos, fondos de inversión, seguros del banco, etc.".

Es por ello que exigen al Gobierno la aprobación "de una cuenta bancaria especial pensionistas, para el fin  exclusivo del cobro de la pensión que no conlleve ningún gasto añadido en formas de comisiones o cuotas. Su formato, uso y organización es responsabilidad de la administración". Además de que "el Banco de España obligue, mientras tanto, a todas las entidades bancarias que refuercen los recursos para poder ofrecer un  servicio adecuado durante todo el horario de oficina, para cubrir las necesidades de los usuarios, informando a los mismos mediante una  campaña institucionalizada, personalizada y supervisada, sobre cómo  pueden ahorrarse las comisiones si el usuario cumple algunas de las  condiciones antes señaladas", y en paralelo, que se exija "un informe sobre  la cuantía de las cuotas en comisiones cobradas en cuentas de  pensionistas, cuya pensión no alcanza el salario mínimo y las que sí las  sobrepasan. Este informe ha de servir como base para establecer cómo ha  de ser esa cuenta especial pensionista".

Todo ello mientras se obliga a los bancos a que ofrezcan formación sobre cómo hacer uso de los medios digitales para que los pensionistas puedan conocer el estado de sus cuentas y hacer trámites, por ejemplo. "La banca ha conseguido mantener grandes beneficios que alcanzan en  2019 alrededor de 14.000 millones de euros. En gran parte debido al  incremento en las cuotas de sus productos. Ni quienes cobran una pensión  pública, ni las personas más vulnerables debemos permanecer impasibles  a esta práctica que reduce un poco más las ya reducidas pensiones, los  salarios mínimos, el Ingreso Mínimo Vital, etc. Y que sólo engrosan las cuentas de resultados  de los bancos. Hemos de impedirlo como sea". 

 

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído