El nuevo Unicaja inicia su andadura tras absorbrer Liberbank: se convierte en el quinto banco español

La entidad malagueña se hace con una marca que le permitirá aumentar su cartera de clientes. En principio, se recoge una pérdida de empleo en base a prejubilaciones

Una sucursal de Unicaja, en una imagen de archivo.
Una sucursal de Unicaja, en una imagen de archivo.

Unicaja Banco y Liberbank cerrarán previsiblemente este viernes, 30 de julio, la operación de fusión por absorción una vez se complete el proceso de inscripción de la escritura pública de fusión en el Registro Mercantil de Málaga, lo que creará la quinta entidad financiera española por volumen de activos. En concreto, la absorción de Liberbank por parte de Unicaja Banco dará origen a un grupo financiero con casi 113.000 millones de euros en activos totales. El nuevo grupo reforzará su posición en banca minorista en España, con más de 4,5 millones de clientes y cuotas de mercado sustanciales de todos los productos clave: depósitos (4,7%), créditos (4,2%) y recursos fuera de balance (3,3%), según las cifras manejadas a finales de diciembre, cuando los consejos de administración de ambas entidades dieron 'luz verde' a la operación.

La entidad combinada estará presente en el 80% del territorio nacional, manteniendo su condición como entidad de referencia en Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cantabria y Asturias y con capacidad para competir en otros mercados como Madrid, donde las entidades mantienen una tradicional presencia. Esto permitirá previsiblemente mejorar de forma significativa la ratio de eficiencia, han indicado fuentes bancarias, hasta situarla en torno al 50%; generar mayor capital de forma orgánica; lograr una sustancial mejora de la rentabilidad, hasta alcanzar al menos el 6% en términos de ROTE en 2023, y que el beneficio por acción crezca significativamente, del orden de un 43% para Liberbank, permitiendo una capacidad de remuneración al accionista del 50% en términos de pay out.

Además, Unicaja Banco y Liberbank preveían en diciembre que la entidad combinada, tras realizar "importantes" provisiones para acelerar la reducción de los activos improductivos, alcanzase una ratio de capital de máxima calidad (CET 1 fully loaded) del 12,4%, "la más elevada entre las entidades cotizadas", según datos a septiembre pasado, situándose como la primera en coberturas (67%) y la segunda entre las entidades cotizadas con la ratio de mora más baja, del 3,8%, si bien se da por hecho que estas cifras se actualizarán próximamente.

Integración operativa

Con la inscripción de la operación en el Registro Mercantil de Málaga se cerrará la integración legal de la entidad resultante y se transmitirá en bloque el patrimonio de Liberbank a la entidad combinada, que tendrá sede en Málaga y mantendrá el nombre de Unicaja Banco. En este momento, se abrirán dos procesos, según indican fuentes cercanas a la operación a Europa Press. Por un lado, se llevará a cabo la integración tecnológica y operativa que, si bien se realizará con la mayor diligencia posible, puede llevar de seis a doce meses aproximadamente, siempre según cálculos estimativos.

Por el otro, la reestructuración y captura de sinergias que incluirá el análisis de los solapamientos, duplicidades, economías de escala derivadas del proceso, así como los ajustes de plantilla. En este sentido, la intención de la entidad resultante pasaría por sentarse a negociar con los sindicatos tras el verano. Según recoge la propuesta común de fusión, la operación derivará en la mejora de la rentabilidad con base en la generación de unas sinergias de costes brutos estimadas en 192 millones de euros anuales, de forma plena a partir de 2023. Así, ambos bancos estimaban en diciembre unos costes de reestructuración de 540 millones de euros.

Prejubilaciones

Tanto Unicaja Banco como Liberbank se comprometieron en el pasado mes de diciembre a que la integración de las plantillas se llevaría a cabo respetando los procedimientos legalmente previstos, sobre todo los relativos a los derechos de información y de consulta de los representantes de los trabajadores. Este pasado miércoles, Liberbank informaba de sus resultados junto a Unicaja Banco, e informaba de unas provisiones por valor de 143 millones para la prejubilación de 730 empleados. El banco prevé que estas salidas permitan ahorros anuales de alrededor de 40 millones de euros, desde el 1 de julio, y representarán el 25% de las sinergias anunciadas en la fusión.

Al respecto, fuentes consultadas por Europa Press señalan que se trata de empleados que se encontraban de excedencia voluntaria en la entidad y que las salidas ya se han efectuado. La entidad tendrá, en principio, una plantilla de 9.728 empleados (5.961 de Unicaja Banco a 30 de junio y 3.767 de Liberbank a 31 de marzo) y una red de 1.401 oficinas (826 de Unicaja a 30 de junio y 575 de Liberbank a 31 de marzo).

Resultados en lo que va de año

El Grupo Unicaja Banco registró un beneficio neto de 70 millones de euros durante el primer semestre de este año, lo que supone un aumento del 15% respecto al mismo periodo de 2020. Por su parte, Liberbank perdió 68 millones de euros hasta junio, frente a ganancias de 14 millones un año antes, tras elevar las provisiones hasta 247 millones de euros (204 millones en el segundo trimestre, en el que se anotó un resultado neto negativo de 91 millones).

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído