Quieren urbanizar la playa donde se bañó Fraga tras el desastre de Palomares: "Tendrán que limpiarla de plutonio"

Un proyecto contempla la urbanización de 56 hectáreas de suelo para edificar 1.600 viviendas y un hotel

Manuel Fraga bañándose en Palomares.
Manuel Fraga bañándose en Palomares.

A principios de 1966, el entonces mninistro de Información y Turismo del Gobierno de Franco, Manuel Fraga, se bañó en la playa de Quitapellejos para espantar así las informaciones que apuntaban a que estaba contaminada tras el accidente nuclear y tragedia ecológica de Palomares, en la provincia de Almería.

El 17 de enero de ese año, 1966, las Fuerzas Aéreas de EEUU perdieron un avión cisterna y un bombardero nuclear a 10.000 metros de altura. Debido a este accidente fallecieron cuatro de los siete tripulantes del bombardero. Las cuatro bombas termonucleares, 65 veces más destructivas que la de Hiroshima, se precipitaron al vacío y provocaron un desastre sin precedentes, aunque el franquismo llevó con secretismo la limpieza de los restos de las bombas, dejando desde entonces a Palomares como el lugar con más radioactividad de España.

Ahora, hay un proyecto para urbanizar 56,2 hectáreas de suelo a lo largo de dos kilómetros en la playa de Quitapellejos, en Cuevas del Almanzora, y dotarlas con las infraestructuras necesarias para la edificación de 1.600 viviendas y de un hotel ha entrado en trámite ambiental a instancias de la junta de compensación que integran más de 60 propietarios, y que preside la mercantil Bahía del Almanzora SL.

La urbanización del sector, que incluye la construcción de paseo marítimo en un tramo de costa que abarca desde la Rambla del Jatico hasta la desembocadura del Río Almanzora, cuenta con un plazo de ejecución de 18 meses y con un presupuesto que asciende a más de 11,7 millones de euros. La capacidad de edificación prevista es de 936 viviendas plurifamiliares con altura de cuatro plantas y sobre una parcela de 12,23 hectáreas, así como 664 viviendas unifamiliares en parcelas que suman 8,7 hectáreas. Hay también uso hotelero en una parcela de 0,8 hectáreas y se proyecta también una gasolinera.

"Pretenden urbanizar la playa donde se bañó Fraga en 1966 para engañar a la opinión pública diciendo que ya no había radiactividad en Palomares. Si quieren urbanizar, antes tendrán que limpiar Palomares de plutonio y americio", censura José Ignacio Domínguez, abogado de Ecologistas en Acción, una entidad muy crítica con esta actuación.


El suelo dotacional para este sector se reparte en 202.661 metros cuadrados de espacios libres que se dedicarán tanto a zonas verdes como a áreas de juegos ya que se prevé un parque infantil de 1.700 metros cuadrados. Por otro lado reserva, 20.000 metros cuadrados educativos, 12.800 metros cuadrados deportivos, 5.700 metros cuadrados comerciales y 9.500 metros cuadrados de dotación social. Asimismo, el Plan Parcial recoge capacidad para casi 1.000 plazas de aparcamiento en el viario.

El estudio de impacto ambiental presentado por la junta de compensación para evaluación de la administración autonómica valora este como de "baja magnitud" dada la "degradación antrópica" de la zona y sostiene que el proyecto no afecta a ninguna zona de especial protección para aves (ZEPA), ni a lugares de interés comunitario LIC, ni a zonas designadas como de especial conservación.

No obstante, remarca que la "única repercusión negativa" sobre las praderas de posidonia y, por ende, sobre la ZEC 'Fondos marinos del Levante almeriense", se evitaría "con la red de saneamiento prevista" y la EDAR de Palomares-Villaricos, lo que, según indica, "garantiza la inexistencia de vertidos".

El documento sí reseña un informe de la delegación de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico en Almería que condiciona la ejecución de la obra a que se lleve a cabo en su transcurso una "actividad arqueológica preventiva", cuyo proyecto debe ser autorizado, y que marcara su desarrollo debido a que, a un kilómetro al norte, se localiza el yacimiento arqueológico de Villaricos que abarca desde la Edad del Hierro hasta la época romana.

Sobre estas 56,2 hectáreas se proyectó hace más de dos décadas una urbanización de lujo que, con el nombre de Puerto Marqués, sería rebautizada después como 'minivenecia' ya que el proyecto vendía que cada vecino podría llegar a la puerta de su casa en barco a través de canales marinos artificiales. Fue desestimado al recibir informes sectoriales desfavorables de Costas y de Medio Ambiente debido al proceso de erosión costero y el Tribunal Supremo (TS) desestimó años después que la administración debiese indemnizar a la promotora.

Sobre el autor:

logo lavozdelsur

F. R.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído