La única empresa que fabrica mermeladas con vinos del Marco de Jerez está en Sanlúcar

Los dueños de la fábrica Productos Gourmet El Tesorillo revolucionan el terreno del maridaje creando mermeladas con seis vinos de la tierra: manzanilla, moscatel, amontillado, cream, Pedro Ximénez y oloroso

Mermeladas El Tesorillo
Mermeladas El Tesorillo

Si algo tiene el Marco de Jerez de lo que presumir es de su variada gama de vinos que pueden acompañar cualquier comida. Otra cosa que sobra en la provincia de Cádiz es ingenio, esa capacidad de reinventarse y de innovar. De la fusión de estos dos factores nacen las mermeladas de Productos Gourmet El Tesorillo, una empresa sanluqueña que produce este tipo de salsas gelificadas con seis tipos de vinos de la tierra: Manzanilla, Moscatel, Cmontillado, Cream, Pedro Ximénez y Oloroso.

Al mando están los hermanos Jesús y Manuel Álvarez. Todo comenzó siendo una idea que poco a poco fue creciendo y cogiendo forma. En 2016, Jesús tenía una quesería artesanal en Lanzarote y los gajes del oficio le hacían probar diferentes mermeladas y vinos para maridarlas. Cuando al probar una mermelada de vino de la isla se le ocurrió hacer lo mismo, pero con vinos de su tierra. Se trasladó a Sanlúcar y junto a su hermano Manu empezaron la aventura para convertirse en la única empresa que crea mermeladas con la gama de productos vinícolas del Marco de Jerez.

Manu Álvarez elaborando las mermeladas de El Tesorillo
Elaboración de mermeladas El Tesorillo

Se pusieron manos a la obra y empezaron a probar poco a poco. “En el primer intento me salió un caramelo de manzanilla, así que algo tuve que hacer mal”, cuenta Manu Álvarez entre risas a lavozdelsur.es. “Tras tres meses de trabajo al final dimos el clavo con la fórmula y por fin salió”, narra. En febrero de 2017, buscaron un local situado cerca del Mercado de Abastos de Sanlúcar, lo que sería una pequeña fábrica, además de un sitio de donde vender su producto y realizar degustaciones. Por trámites urbanísticos, no salió adelante la idea del obrador, pero abrieron su propio restaurante: La abacería y bar El Tesorillo.

En el gastronómico vendían sus productos y elaboraban recetas para degustar cada tipo de salsa gelificada que elaboraban. “Nos sirvió de estudio de mercado, hasta que en 2019 traspasamos el bar y empezamos a dedicarnos a la producción de nuestra mermelada. A los cuatro meses empezó la pandemia y se complicó”, cuenta Manu. Sin embargo, no bastó para que no siguieran expandiéndose: “Hemos conseguido mandar nuestro producto a Austria, Suiza, Reino Unido, Alicante, Madrid, Segovia, Sevilla, Mallorca, Pais Vasco. Estamos creciendo poquito a poco”.

Mermeladas El Tesorillo.
Mermeladas El Tesorillo.

La fama sobre la calidad de las elaboraciones ha ido creciendo, es por ello por lo que no solo fabrican mermeladas para su marca, sino que también lo hacen para bodegas de toda España. Mandan su vino y en su obrador elaboran las pruebas para que lo degusten y vean si es lo que estaban buscando. Sin embargo, su producto principal y mimado son con los productos vinícolas de Cádiz: “Nosotros aquí empezamos a realizar nuestras salsas gelificadas con vinos de la Bodega Barón y ahora, a la vez, seguimos con Delgado Zuleta”, cuenta y aseguran que lo importante es la buena calidad.

Vinos untables

“Se trata de poner los vinos sobre la mesa en un formato diferente, el untable. Y como ocurre con los vinos de Jerez, el maridaje es muy diverso: para inspirar a los clientes, en cada etiqueta damos algunas recomendaciones de maridaje”, cuentan desde El Tesorillo y añaden que uno de sus objetivos es intentar llevar la cultura del vino también a los más jóvenes. En sus tarros ponen Salsa dulce gelificada, porque debe tener un 30% de fruta para llamarse mermelada, aunque a largo plazo les gustaría experimentar y hacer elaboraciones de vinos con fruta.

Cada una, como el vino, marida mejor con unos alimentos u otros: “Nosotros siempre recomendamos, por ejemplo, el amontillado que lo tomen con marisco, pescado, frutos secos y ahumados; la manzanilla mejor con una carne blanca, un pollo, un langostino; El Cream para alimentos orientales; El Pedro Ximénez incluso para frutas y carnes”. “Ahora mismo queremos asentarnos en nuestras seis variantes, pero queremos experimentar. En la Abacería lo mezclábamos con boniato y estaba delicioso”, comenta Manuel.

“Al final está todo inventado, mermeladas de vino puedes encontrarlas en más sitios de España, pero vinos de la tierra de Cádiz solo lo hacemos nosotros. Además, en nuestras recetas el vino es el principal ingrediente: desde un 69% que lleva la mermelada de manzanilla hasta el 80% la de Pedro Ximénez”, narra. Su producto puede comprarse en diversos comercios, pero también su página web, donde puede encontrarla en diferentes formatos disponibles para su elaboración.

Sobre el autor:

Lucía Velázquez

Natural de Sanlúcar de Barrameda, estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Aprendió el oficio entre las paredes de la redacción de Europa Press y luego pasó a seguir creciendo en el diario Público. Especializada en temas de feminismo, migración y fake news, cree en un periodismo comprometido con el derecho a una información veraz a través del respeto de testimonios, las fuentes y la empatía.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Patricia Hace 1 mes
Felicidades por tus artículos sobre empresas sanluqueñas innovadoras y creativas.
Ahora en portada
Lo más leído