Si ya lo más típico de la gastronomía gaditana es el pescaíto frito, al combinarlo con la taberna más señera de la capital, Casa Manteca, tenemos un lugar de visita obligada en el corazón del barrio de La Viña. El Freidor de Casa Manteca abría sus puertas el pasado 22 de diciembre para deleite de los amantes de lo más auténtico.

El lugar elegido no es otro que justo enfrente de la mítica taberna viñera, en el número 59 de la calle Corralón de los Carros, con lo que los asiduos al Manteca tendrán una nueva opción gastronómica a tan solo unos metros de distancia. Se trata de un despacho de pescado frito al estilo tradicional, un clásico freidor de los que antaño salpicaban la ciudad y hoy, sin embargo, quedan muy pocos.

Fachada del nuevo freidor ubicado en el barrio de La Viña.

El pescado se vende en cartuchos, como manda la tradición, y la idea es que el producto sea para llevar. De hecho, los cartuchos de pescaíto frito también se pueden degustar en la propia taberna donde se siguen sirviendo los imprescindibles papelones de jamón, queso, butifarra o chicharrones.

Pescado fresco traído directamente del mercado como boquerones, chocos, salmonetes, pijotas, acedías o el omnipresente cazón en adobo, con el toque justo de fritura, algo que no es tan fácil de encontrar, tienen ahora su lugar en también La Viña, con el sello y el arte inconfundible de Casa Manteca.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído