Liliana María Rodríguez, natural de La Virginia Risaralda, es la propietaria del restaurante especializado en gastronomía latina ubicado en la jerezana barriada de Los Pinos.

"¿Qué baila Lupita? ¡Sí! ¿Qué quiere bailar? ¡Mambo!", suena por el altavoz del café-bar D'Quattro al tiempo en que Liliana María Rodríguez sube la mirada y sonríe. Hace cuatro años que colgó el sombrero del negocio de copas y karaoke, pero aún añora el ritmo salsero que despedía su antigua discoteca latina La Tropicana, o el Mango-Vixe, en la calle Oso. Durante seis años esta joven colombiana de 39 fue la reina de la noche en la calle Santo Domingo cuando compró la discoteca D'Quattro, en 2007. "Se llamaba así porque era un local que llevaban cuatro personas y no lo cambié porque quería afrontar el reto de sacarlo adelante yo sola". Y tanto que lo hizo. Se convirtió en todo un éxito. No obstante, en 2012 decidió colgar el cartel de cerrado cuando comenzó una relación sentimental. Pero ella, que a los nueve años empezó a vender lotería mientras estudiaba todas las noches, no sabe vivir sin trabajar.

"Pienso que todos tenemos que tener un trabajo. A mí me gusta ser independiente económicamente. Tengo una finca en mi país y no soy la típica de pedirle dinero a la pareja. Y como nunca sabemos lo que va a pasar, necesito ahorrar para mi vejez", apunta mientras se rasca sus uñas largas de gel. Liliana relata que en 2016 su cuerpo le pedía volver al trabajo. Pero ahora, que es abuela desde hace tres años, no quiso retomar la hostelería de la noche. Fue por ello por lo que Liliana decidió abrir de la nada el primer café-bar dedicado al auténtico recetario latinoamericano con productos provenientes de su tierra. "Quiero que mi gente o la gente de España sepa de mis costumbres y transmitir algo de nosotros aquí, en Jerez", expresa la dueña de un pequeño local de la barriada Los Pinos, en la avenida Rafael Verdú. Si bien Liliana aterrizó en España en el año 1999 para mantener a sus dos hijos, hoy —18 años después— ha montado su primer restaurante con la intención de crear un rinconcito latino en Jerez para que todos puedan disfrutar y ser felices. Dio a luz a su pequeña a los 16 años y a su hijo dos años después. Desde entonces, Liliana María Rodríguez, natural del pueblo La Virginia Risaralda (Colombia), es madre soltera. De familia humilde, emigró, como ella misma narra, "por lo que todo el mundo dice: buscando un futuro, estabilidad". "Ahorita Colombia está mejor, pero a principios del 2.000 fue una época muy difícil", señala. Emprendió su aventura en las Rías Altas, en un pub de copas de Lugo, gracias a que una antigua compañera de colegio le consiguió un puesto de camarera. Llegó a España sola, pero al año de asentarse pudo traerse a sus dos hijos. Fue en 2006 cuando decidió bajar al Sur para aproximarse al clima de su tierra, además de buscar esa alegría tan similar que hay entre los latinos y andaluces. Una vez en Jerez, empezó a trabajar de camarera en un karaoke de El Puerto y al año siguiente dio el paso para ser la dueña de su propio negocio. "Al trabajar tantos años en este sector, tomé la decisión de hacerme autónoma". La jugada le salió bien, pero fue ella misma la que prefirió abandonar su famoso karaoke y ahora, "aburrida" y con ganas de volver al trabajo, inauguró el café-bar D'Quattro el pasado 20 de junio de 2016. 

"Quiero que mi gente o la gente de España sepa de mis costumbres y transmitir algo de nosotros aquí, en Jerez"

Los grandes sombreros latinos colgados en las paredes, telas sudamericanas, los colores de la bandera colombiana, el olor a plátano frito y bachato sonando, consigue que el cliente cruce el charco. "No hay nada igual que esto en Jerez o en toda la provincia", comparte Liliana, que confiesa que tenía que desplazarse hasta Sevilla para poder degustar los sabores de Colombia. "Y hay muchos latinos aquí, me di cuenta cuando monté la discoteca latina", agrega. Así nació su empeño en montar el restaurante que hoy regenta. Un negocio que, según informa, ha tenido una buena acogida entre los vecinos de la ciudad y sobre todo, entre sus paisanos. A pesar de que Liliana odia cocinar, conoce la gastronomía de su país y se ha dedicado a instruir a las trabajadoras que han ido pasando por su cocina, ya sean peruanas, españolas o ecuatorianas, para que los platos sean fieles al recetario colombiano. De su extensa carta, destaca la famosa bandeja paisa, un plato de barro que lleva carne molida, arroz, frijoles rojos, plátano maduro, chicharrón, huevo frito, chorizo, morcilla, aguacate y arepa; el sancocho, una sopa con carne, mazorca, de maíz zanahoria, plátano verde, plátano maduro, ñame, yuca, papa, ahuyama, malanga, legumbres, condimentos y verduras; la sobrebarriga, un plato con carne de res y con una salsa de tomate criolla, arroz, patatas, aguacate y arepa; la picada; un plato de tres carnes, papa criolla, ají y chorizo criollo; las empanadas típicas de su tierra con papa cocida, carne deshilachada, aliños y un ají picante; los populares tamales colombianos y el aborrajado, que son plátanos maduros rellenos. Pero más allá de los platos calientes, D'Quattro también tiene un catálogo de productos latinos que venden como si fuesen un supermercado o que ofertan en el restaurante como refrescos y cerveza colombiana. Y además, preparan jugos naturales típicos de su país con frutas exóticas como guanabana, lulo, tomate de árbol o guayaba. 

"Ahora mismo mi intención es trasladar esto a un sitio más grande, a una nave o a un mosto para crear un ranchito latino", anuncia Liliana. Dice que en los fines de semana la cocina se le ha quedado pequeña y que no quiere hacer esperar a su clientela, una cercana y muy habitual. Aunque también resalta que gracias al boca a boca van llegando nuevos rostros. "Mi lucha es que tengamos un local especial, un rinconcito latino donde todos —da igual la procedencia— disfruten y se sientan felices recibiendo algo diferente. Quizá un restaurante discoteca con todo el ambiente que yo pueda brindar", explica. Así, de alguna manera, Liliana aunaría su pasión por la salsa y el ballenato con los platos típicos que se cocinan en su casa. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído